Por las licencias de edad

El exletrado mayor del Parlament exige que se investigue a la secretaria general

  • Bayona considera que su superior ha obstaculizado que salieran a la luz las retribuciones de los altos funcionarios de la Cámara

Antoni Bayona. 

Antoni Bayona.  / Albert Bertrán

1
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

La polémica por las licencias de edad en el Parlament continúa. El letrado de la Cámara catalana, Antoni Bayona, ha hecho llegar este martes una misiva a los miembros de la Mesa en la que acusa a la secretaria general, Esther Andreu, de haber obstaculizado las peticiones de información pública para conocer las retribuciones de los que fueran altos funcionarios y en la que reclama que se abra una investigación sobre su actuación, a juicio de que es "susceptible de consideración y valoración jurídica".

En la misiva, avanzada por RAC-1, el letrado asegura que su superior actuó de forma "totalmente improcedente", en contra de las elementales normas de la función pública "que exigen el respecto a los subordinados y de los procedimientos de tipo disciplinario, que se basen en la confidencialidad y la presunción de inocencia y son incompatibles con el hecho de preestablecer conclusiones o formular prejuicios que pueden contaminar los órganos que después pueden intervenir". Y justifica su dimisión del órgano de transparencia por los constantes baches que puso Andreu.

"Ha llegado a mi conocimiento que en la última reunión de la Mesa, la Secretaría General defendió su gestión en este asunto haciendo comentarios inapropiados hacia mi persona e insidiosos", afea Bayona, negando que fuera él responsable de que la información no se proporcionara en un primer momento, y de no haber actuado cuando hubo la primera dimisión, la de una persona encargada del archivo.

"Considero muy grave que la Secretaría General utilizara ante la Mesa el escrito de renuncia de la archivera - que tenía en su poder desde hacía dos meses – sin haberle dado ninguna tramitación. Si este escrito era “sensible” se injustificado haberlo retenido. Quizás hay otra explicación", apunta el exletrado mayor de la Cámara catalana.

Noticias relacionadas

Pero va más allá: "Considero especialmente grave que la Secretaría General hiciera una lectura parcial de este escrito para deducir del mismo un supuesto de acoso laboral imputable a mi persona", concluye.

La Mesa se reúne este martes, pero fuentes cercanas a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, señalan que el escrito no ha sido registrado, por lo que se abordará verbalmente.