No son imprescindibles para los PGE

El PNV, entre el rabo de toro y las lentejas

  • Los nacionalistas vascos, que no son imprescindibles para estos Presupuestos, siguen en contacto con el Gobierno para obtener más réditos

  • Aitor Esteban lamenta que Bildu les haya tratado de "traidores" durante "décadas" y ahora les imiten negociando con el Ejecutivo los Presupuestos

Aitor Esteban, el pasado 13 de octubre.

Aitor Esteban, el pasado 13 de octubre. / David Castro

2
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El PNV ha tenido que estrenar estrategia negociadora este año. A regañadientes. No le ha quedado otra. Su cualidad de imprescindible para los Presupuestos Generales del Estado no ha sido tal esta vez. El Gobierno de coalición del PSOE y Podemos ha dado prioridad a ERC, EH Bildu, a los partidos enclavados en el grupo plural (PDECat, Más País y Compromís) y a los regionalistas de Nueva Canarias, PRC y Teruel Existe, y ha dejado a los nacionalistas vascos en un segundo plano al que no están acostumbrados. Sus seis escaños no son necesarios para aprobar las Cuentas del 2022, que este jueves saldrán aprobadas del Congreso y continuarán su camino en el Senado.

"En esta ocasión no ha habido acuerdo global. No por nuestra voluntad, sino porque el Gobierno lo ha querido así, hemos ido negociando poco a poco. No tenemos cerrada la negociación, esto sigue abierto y seguiremos hablando. Todavía hay temas que nos preocupan", dijo este miércoles Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso. Especialmente orgulloso está de la mejora de la prestación para las familias que tengan niños con enfermedades graves. "Para no ser imprescindibles, somos bastantes buenos. Hemos logrado que aprueben otras 44 enmiendas más”, añadió. Pero quieren hablar de más asuntos. A los nacionalistas vascos les preocupa el tren de alta velocidad y, en concreto, cómo entrará "en las capitales vascas". También "temas" de la ley audiovisual que ERC no ha tratado con el Ejecutivo. "Hay que depurar bastante el texto del anteproyecto", llegó a decir, lanzando una pulla a los republicanos catalanes, que se han apuntado el tanto de lograr que el 6% de las plataformas audiovisuales tenga que estar en una de las lenguas cooficiales (catalán, gallego o euskera).

Noticias relacionadas

Las conversaciones con el Gobierno continúan y la formación vasca no descarta introducir enmiendas en la tramitación en el Senado. "Hasta el rabo todo es toro. Las negociaciones se afrontan de una manera u otra, según las situaciones", afirmó. De hecho, cuando lo estaba contando en la sala de prensa le sonó el móvil. Era el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, uno de los negociadores de Pedro Sánchez para los Presupuestos.

Esteban tuvo que responder varias preguntas sobre cómo está encajando el PNV que Bildu también haya negociado con el Ejecutivo y haya podido volver a Euskadi con tres acuerdos principales: la consolidación de las medidas del llamado escudo social, un fondo para compensar a las víctimas del amianto y la posibilidad técnica de que el canal infantil en euskera ETB3 se pueda ver en todo el territorio de Navarra. El dirigente jeltzale quiso dejar claro que no está molesto por que el Gobierno haya negociado y pactado con Bildu los Presupuestos. "Eso es lógico y cada uno juega sus cartas", afirmó. Pero dejó una reflexión con cierto poso de lamentación: "Lo que sí me sorprende es que, después de décadas de estar diciéndonos desde la izquierda abertzale, desde Bildu y todas las denominaciones que ha tenido, que éramos unos traidores, que estábamos vendiéndonos por un plato de lentejas, que lo que hacía el PNV no valía para nada, ahora se pongan a hacer lo mismo. Les ha costado no sólo décadas, sino también mucho sufrimiento, del  que ya no hay vuelta atrás, para llegar a la conclusión de que el PNV tenía razón".