El bloqueo institucional

Lesmes medió ante Casado el 12-O para renovar todas las instituciones menos el Poder Judicial

  • El presidente del CGPJ aconsejó empezar por este acuerdo como paso previo a negociar sobre el órgano de gobierno de los jueces, y el líder del PP accedió

Carlos Lesmes y el presidente del PP, Pablo Casado en el Real Monasterio de Yuste

Carlos Lesmes y el presidente del PP, Pablo Casado en el Real Monasterio de Yuste / Manuel Ángel Laya / Europa Press

4
Se lee en minutos
Marisol Hernández
Marisol Hernández

Periodista

ver +
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +

Pablo Casado accedió a desbloquear la renovación del Tribunal Constitucional y otras instituciones pendientes, como el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos, después de una conversación con el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, en el acto del Doce de Octubre. Ambos coincidieron en la celebración de la Fiesta Nacional en el Paseo de la Castellana y Lesmes aprovechó para insistir al presidente del PP en que se debe acometer esta actualización.

En su discurso de apertura del año judicial, en septiembre pasado, ya había advertido públicamente en que la situación era "insostenible" y en la urgencia de un desbloqueo. Y en los últimos años ha sido constante en su reclamación, tanto en público como en privado, de que se cumpla la Constitución y se renueven las instituciones. Pero Casado se niega a acordar un nuevo CGPJ mientras el Gobierno no acceda a un cambio en la ley para dar más poder a los jueces en la elección de sus miembros.

Para intentar salvar este enroque diferentes fuentes judiciales confirman que fue Lesmes quien "aconsejó" empezar por el resto de instituciones pendientes, como paso previo para alcanzar un pacto posterior sobre el Consejo General del Poder Judicial, que el PP continúa rechazando.

Lesmes "ha influido"

Los diferentes vocales del Poder Judicial consultados recuerdan que no es la primera vez que Lesmes trata de convencer a los dirigentes del PP y del PSOE para que desbloqueen las negociaciones: "La autoridad del presidente del CGPJ ha influido a la hora de poner sobre la mesa esa solución. Estoy convencido de que ha sido así", defiende uno de los integrantes del órgano de gobierno de los jueces, que prefiere no revelar su nombre.

Este vocal, elegido dentro del cupo del PP, asegura que el también presidente del Tribunal Supremo es un hombre "muy accesible" que ha recibido en su despacho a todos los dirigentes políticos que lo han solicitado: "No se podrá decir que el presidente es ajeno. Más bien al contrario, ha jugado un papel importante", concluye.

Vocales del CGPJ defienden que "la autoridad" del también presidente del Tribunal Supremo "ha influido a la hora de poner sobre la mesa esa solución"

Y como prueba de la relevancia que habría tenido Lesmes en la reactivación del acuerdo entre PSOE y PP, el mencionado vocal dice que "es evidente" que sus opiniones "han calado" en la opinión de Casado, a quien habría comunicado la conveniencia de desligar la renovación del CGPJ del resto de órganos constitucionales, pero también la de promover un cambio legislativo para que los integrantes del Poder Judicial sean elegidos conforme a la normativa que exige la Unión Europea, es decir, por los propios jueces y magistrados. Un tercer vocal del CGPJ ha confirmado que un día antes de la mediación de Lesmes las posiciones entre los socialistas y la formación conservadora seguían muy alejadas.

Fue fundamental

La intervención del presidente del Tribunal Supremo en este sentido durante su encuentro con Casado el 12-O, aseguran también las fuentes políticas consultadas, fue fundamental. Y es lo que llevó al presidente del PP a ofrecer esta salida a Pedro Sánchez solo unas horas después, en su intervención al día siguiente en el Congreso durante la sesión de control. El presidente del Gobierno recogió el guante y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, anunció públicamente que se pondría en contacto con el PP.

El deshielo entre populares y socialistas había tenido un prolegómeno el pasado lunes, en la fiesta de presentación de 'El Periódico de España'. Bolaños y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, se vieron en el acto de inauguración del nuevo rotativo y abordaron, precisamente, esta cuestión. A pesar de las malas relaciones entre el Ejecutivo y la dirección del PP (Sánchez y Casado ni siquiera se saludaron el 12-O), Bolaños y García Egea evidenciaron en ese momento que su interlocución es mucho más fluida de lo que públicamente trasciende.

Noticias relacionadas

Han sido ellos quienes han cerrado el acuerdo en tiempo récord. El miércoles por la mañana, Casado planteó esta opción, y por la tarde ya estaban reunidos el ministro y el secretario general del PP. Estuvieron en el Congreso hasta las ocho de la tarde y prosiguieron con la negociación por la noche a través de mensajes. Este jueves, a primera de hora, se volvieron a ver en la Cámara y muy poco después se anunció que había consenso.

Una situación límite

A la espera de comprobar si este acuerdo puede conducir a otro sobre el CGPJ, la intervención de Lesmes y su Consejo para que se empezara por el resto de órganos pendientes logra al menos desatascar parte del caos en la cúpula judicial. La falta de acuerdo político entre los grupos parlamentarios de PSOE y de PP, necesarios para lograr una mayoría constitucional de tres quintos, y la entrada en vigor de la modificación legislativa que limita al Consejo para nombrar los puestos vacantes, ha llevado al Constitucional y al Tribunal Supremo a una situación límite.


Cuatro magistrados del Tribunal Constitucional han cumplido su mandato y en julio otros cuatro jueces culminan su mandato. Dos los escoge el Gobierno y dos el CGPJ, si es que está en condiciones de poder hacerlo. Esta situación ha enturbiado el ambiente en el tribunal de garantías, en el que a la acumulación de recursos ante prácticamente todas las decisiones del Gobierno suma la desazón de los magistrados que podrían optar a la presidencia. Esto explica la dificultad para encontrar la unanimidad en las últimas deliberaciones.