Libro en Francia

Juan Carlos I y su relación con Felipe VI: "Ni siquiera me felicitó por mi aniversario"

  • Sale a la venta en Francia una biografía del rey emérito que recoge algunas de sus pocas declaraciones tras dejar España

  • La autora Laurence Debray, admiradora del monarca, se entrevistó con él en el país del Golfo

El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo

El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

3
Se lee en minutos
Enric Bonet

Tras su inesperada marcha de España en agosto del año pasado, el rey Juan Carlos I se ha mantenido alejado de los focos mediáticos. La escritora francesa Laurence Debray publica este miércoles en Francia una nueva biografía sobre el emérito en la que se recogen algunas de sus pocas declaraciones desde entonces. Mon roi déchu es un libro elogioso con el polémico rey, algo que no sorprende teniendo en cuenta la admiración —o más bien dicho fascinación— de la autora por Juan Carlos y su rol durante la Transición. Pero el principal interés del libro se debe a los contactos, tanto telefónicos como en persona, que la biógrafa mantuvo con el emérito hacia finales del año pasado.

El libro 'Mon Roi déchu', de venta en Francia.

/ El Periódico

Según Debray, el rey la llamó de manera inesperada a mediados de noviembre y esa conversación telefónica desembocó en una entrevista en Abu Dabi. “Me imaginaba que mi rey continuaba siendo un soberano, en un castillo, incluso al otro lado del mundo. Que se fue solo por poder seguir siendo un monarca respetado”, explica sobre el lugar lujoso en que esperaba que la recibiera. La conversación tuvo lugar, sin embargo, “en un lugar discreto, alejado”. Allí se encontró con un Juan Carlos, 83 años, mucho más delgado, que presume de haber “perdido 12 kilos”. Y que iba vestido con un polo blanco, que le iba grande, y un pantalón de tela.

“Podríamos confundirle con un turista estadounidense, con un banquero de Manhattan jubilado que se pasea por Florida”, asegura la biógrafa sobre un Juan Carlos que desde Abu Dabi sigue por internet las misas de la Zarzuela. Sobre sus impresiones de ese encuentro, destaca que “España sigue evidentemente en el centro de sus preocupaciones. El futuro de la monarquía es su principal inquietud”. Cuando le pregunta lo que más echa en falta de su país, le responde “la comida” y le confiesa que tiene un “cómplice” que le envía jamón serrano desde la península. El emérito también le reconoció que “ahora debo pensar en el mío”, en referencia a su entierro, durante una conversación en que hablan sobre la ceremonia funeraria de Felipe de Edimburgo. “Me fui desorientada, dejando detrás de mí a un gran hombre abandonado por sus errores y debilidades”, asegura Debray sobre su visita a Emiratos.

“Sufrí muchas presiones”

Más interesante resultó la conversación telefónica que mantuvieron a mediados de noviembre, una que ya había sido revelada la semana pasada en la revista Paris Match. Ante la pregunta de si volvería pronto a España, respondió: “No tengo ni idea. ¡Algunos están muy contentos de que me fuera!” “Sufrí muchas presiones”, lamentó el emérito, quien reconoce que sus relaciones con el rey Felipe VI son tan frías que este último ni siquiera le felicitó por su aniversario.

“¿Por qué te fuiste a Abu Dabi?”, le pregunta la biógrafa francesa . “En otro sitio, me hubieran perseguido por todos lados los periodistas. Aquí no molesto a la Corona” española, sostuvo. Cuando Debray le pregunta sobre una vuelta a España, Juan Carlos se defiende: “Solo tengo que coger un avión”.

Noticias relacionadas

Una edición en castellano llegará a las librerías en España en la primavera del año que viene. Los españoles interesados en la Casa Real no aprenderán gran cosa, más allá de la singular visión de una francesa apasionada por la figura de Juan Carlos.

De hecho, Laurence Debray es conocida en su país por ser la hija del intelectual francés Régis Debray y de la escritora venezolana Elizabeth Burgos. Ambos combatieron al lado del Che Guevara en Cuba y Bolivia. Pero su hija renegó de este universo revolucionario que conoció de primera mano durante su infancia. Y prefirió labrarse una carrera en el sector bancario y como biógrafa entusiasta del rey Juan Carlos.