Charlas con el monarca

Laurence Debray, la periodista de confianza del rey Juan Carlos I e hija de guerrilleros

  • La mujer que copa las portadas tras haber logrado entrevistar al Rey emérito en Abu Dabi esconde tras de sí una curiosa historia familiar

Miguel Courtois y Laurence Debray, con el Rey Juan Carlos.

Miguel Courtois y Laurence Debray, con el Rey Juan Carlos. / LNE

3
Se lee en minutos
Natalia Vaquero
Natalia Vaquero

Periodista

ver +

Laurence Debray (París, 1976) copa las portadas de los periódicos tras haber conseguido entrevistar al rey Juan Carlos I en su exilio de Abu Dabi. Historiadora y periodista de confianza del monarca, Debray publica este 6 de octubre en Francia un libro sobre las conversaciones telefónicas y a través de whatsapp mantenidas con don Juan Carlos acerca de su salida de España y de la tensa relación que tiene ahora con su hijo, el rey Felipe VI, según algunos extractos del trabajo publicados por ‘Paris Match’. No es la primera vez que la escritora francesa se aproxima a la figura del emérito. Junto al guionista Miguel Courtois realizó el documental ‘Yo, Juan Carlos Primero, rey de España’, un trabajo que RTVE emitió seis años después de su producción, en 2020, poco después de que la Casa Real anunciase el exilio del monarca.

Pero, ¿quién es esta parisina criada entre algodones en la capital gala?

Padres guerrilleros. Hija del filósofo Regis Debray y de la escritora de origen venezolano Elisabeth Burgos, Laurence Debray creció ajena al pasado guerrillero de sus padres en América Latina, experiencia que plasmó tras analizar cientos de archivos en ‘Hija de revolucionarios’, un libro que Anagrama publicó en octubre de 2018.

Muerte del Che Guevara. La historiadora no logró la colaboración de su padre, “un hombre cerrado y arrogante” que pasó cuatro años en una cárcel de Bolivia y al que algunos responsabilizan de la muerte del Che Guevara. Para Debray, esa acusación es falsa y niega tajante que su padre delatase al Che, tal y como denuncia la hija del revolucionario argentino-cubano. “Los americanos ya sabían dónde estaba y salvaron al final la vida de mi padre porque los bolivianos querían matarlo a toda costa”, asegura.

Charles De Gaulle y Alfonso Guerra. Criada por sus influyentes abuelos, muy cercanos al general Charles De Gaulle, evoca con respeto y admiración sus charlas en Sevilla con Alfonso Guerra. “Me contaba anécdotas que demuestran que la gran obra de la historia reciente de España es la redacción de su Constitución”, afirma esta mujer menuda y entusiasta de la Transición española.

Hija de extraterrestres. Para Debray, sus padres son una especie de “extraterrestres”, unos personajes de película por lo extraordinario de sus vidas. “Aún tengo muchas preguntas sobre ellos sin resolver”, reconocía a Prensa Ibérica en 2018.

No ha conseguido entender aún por qué un brillante estudiante de filosofía de la mejor escuela de Francia decidió irse a 5.000 kilómetros de su país a tomar las armas.

Un niño le gritó que su padre era un terrorista. Los niños son muy crueles y el padre de Laurence era en la década de 1980 muy conocido porque trabajaba con el presidente Francois Mitterrand. En el recreo un niño le dijo que su padre había estado preso repitiendo lo que escuchaba a sus padres en casa. Laurence tenía ocho años y al llegar a casa preguntó. “Mi padre no dijo ni mú y mi madre tan sólo me reconoció que había estado preso en Bolivia”, revela.

Héroe de la revolución. Laurence Debray descubrió a los 10 años que su padre, íntimo de Fidel Castro, era tratado en Cuba como un héroe de la revolución. “Me quedé alucinada”, confiesa.

Distanciada de su padre. Laurence se ha topado con un muro cada vez que preguntaba algo a su padre sobre su pasado. “Va de sabio distante hasta con su hija”, se resigna al tiempo que recuerda su propio pasado burgués y materialista. “La verdad es que lo sigo siendo porque fui criada por mis abuelos paternos que eran unos grandes burgueses de París. La historia de mis padres está llena de recuerdos crueles”, reconocía a Prensa Ibérica.

Noticias relacionadas

Su familia venezolana se muere de hambre. La madre de Laurence Debray abandonó hace años el activismo revolucionario y ahora se dedica al análisis intelectual para mostrar la influencia del castrismo en la evolución de América Latina. Es una mujer lúcida. “A mi padre no le perdono que no haya condenado el chavismo. Él vive muy bien en París, pero mi familia de Venezuela se muere de hambre”, concluye.