Cumbre UE-Balcanes Occidentales en Eslovenia

Sánchez intenta tranquilizar con la ley de vivienda y pide al PP sumarse a un pacto de Estado

  • El presidente remarca que será una norma "respetuosa" con la propiedad privada y "equilibrada" y cree que ha de abrir "un nuevo tiempo en la política española"

  • Argumenta que el problema de la vivienda trasciende las "ideologías" y exige una "respuesta común" de administraciones y partidos, un acuerdo "nacional"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es recibido por el primer ministro esloveno, Janez Jansa, para la cumbre UE-Balcanes Occidentales en el Brdo Congress Centre, cerca de Liubliana, este 6 de octubre de 2021.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es recibido por el primer ministro esloveno, Janez Jansa, para la cumbre UE-Balcanes Occidentales en el Brdo Congress Centre, cerca de Liubliana, este 6 de octubre de 2021. / AFP / JOE KLAMAR

6
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Los socialistas han tratado de suavizar en lo posible la ley de vivienda, y su impronta en el acuerdo cerrado con Unidas Podemos es clara, ya que se incluyen incentivos fiscales para los propietarios, se limita la intervención del Estado en las zonas que se declaren tensionadas —afectará la obligación de rebaja de precios solo a los grandes tenedores (más de 10 inmuebles) que sean a la vez persona jurídica— y se completa con un bono de 250 euros mensuales, y por dos años, para el alquiler, para ayudar la emancipación de los jóvenes de entre 18 y 35 años. El mensaje que busca ahora trasladar el PSOE, y que este miércoles verbalizó el presidente desde Eslovenia, es que la norma, cuando nazca, será "respetuosa" con la propiedad privada y "equilibrada", así que demanda dar una "oportunidad" al texto y que este sirva para construir un gran acuerdo de Estado para dar salidas a un problema cada vez más acuciante.

La ley de vivienda saldrá en unas semanas del Consejo de Ministros y sería aprobada por las Cortes Generales, eso espera el Gobierno, en el plazo máximo de un año. Pero ya está recibiendo durísimas críticas por parte del PP, por "intervencionista". Pablo Casado adelantó este miércoles en Telecinco que la recurrirá ante el Tribunal Constitucional, como promete hacer la Comunidad de Madrid. Las autonomías lideradas por el PSOE sí celebran el texto pero algunas ya avisan de que en sus territorios no existen áreas tensionadas, caso de Extremadura. El Govern de Catalunya también ha anticipado que llevará la ley ante el TC si observa que invade las competencias autonómicas.

"No se puede decir que no a un proyecto de ley que no se ha tenido la ocasión de poder leer", lanzó Pedro Sánchez desde Kranj, en Eslovenia, donde participó en la cumbre UE-Balcanes Occidentales. El jefe del Ejecutivo explicó que lo que ha pretendido el Gobierno es convertir la vivienda en "un derecho", como proclama la Constitución en su artículo 47, aunque hasta ahora no haya sido garantizado por los poderes públicos. El Gabinete de coalición, indicó, ha puesto encima de la mesa un conjunto de respuestas "equilibradas", como demanda la Carta Magna, "respetuosas" con la propiedad privada y a la vez "comprometidas" con el acceso de los jóvenes a la vivienda, ya que su edad de emancipación es muy superior a la media europea, que es de 26 años. Además, el futuro proyecto de ley también aborda uno de los principales "déficits", como es la falta de vivienda social, al destinar el 30% de todas las promociones a inmuebles protegidos, y la mitad de ese 30% habrá de destinarse al alquiler.

"No se puede decir que no a un proyecto de ley que no se ha tenido la ocasión de poder leer", arguye Sánchez, quien reclama que se dé una "oportunidad" a la tramitación parlamentaria

Sánchez pidió al PP que "se lea el texto" antes de ir al Constitucional y dé una "oportunidad a la tramitación parlamentaria". "Este es un tema que afecta al conjunto de la ciudadanía por encima de las ideologías" y de lo que se vote, ya que el acceso a la vivienda, sobre todo para los jóvenes, es un "auténtico problema" al que los poderes públicos han de dar una respuesta. A continuación, se mostró "profundamente orgulloso" de que su Ejecutivo haya sido "capaz, en plena pandemia" de poner en pie una ley. Claro que ha hecho falta casi un año para que socialistas y morados alcanzaran un acuerdo. Cree el presidente que el "hito" de que se haya podido consensuar la primera ley estatal de vivienda en 40 años de democracia merecería el "respeto" de todas las fuerzas políticas.

Que "reflexione"

Es más, debería ser, a su juicio, una norma que abriera "un nuevo tiempo en la política española", que se convierta esta ley en "un acuerdo de Estado, un gran acuerdo nacional". Son los jóvenes, son los ciudadanos los que hoy sufren la vivienda como un problema, como un bien inaccesible", por lo que deben ser el Gobierno, comunidades, ayuntamientos y partidos los que entiende que deben unirse para ofrecer esa "respuesta conjunta y común". Su deseo es que la oposición "reflexione", porque hay "muchos votantes de centro derecha y de derecha que tienen problemas con la vivienda".

El presidente anuncia un bono cultural de 400 euros para los jóvenes que cumplan 18 años, para que consuman cultura

Fuera de la ley de vivienda está una medida que sí recogerán los Presupuestos y que Unidas Podemos no conocía previamente: el bono joven de 250 euros mensuales para los jóvenes de 18 a 35 años, una subvención finalista para ayudarles a que se independicen de sus padres. Los morados recelan porque creen que puede contribuir al alza de los precios, como a su juicio ocurrió en 2007, cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, a las puertas de las siguientes generales, implementó un cheque similar. Sánchez defendió desde Eslovenia que estas ayudas directas "incentivarán" la emancipación. Garantizó que será una medida estatal: se podrán beneficiar todos los jóvenes, con "independencia" de lo que hagan las comunidades autónomas, que tienen en su mano solicitar al Ejecutivo la declaración de un área tensionada.

Sánchez aprovechó la rueda de prensa en Eslovenia para colar el anuncio de una medida que recogerá el proyecto de Presupuestos del Estado que mañana jueves aprobará el Consejo de Ministros y que se enviará al Congreso para su tramitación la próxima semana: un bono cultural, una ayuda de 400 euros para los jóvenes que cumplan 18 años en 2022. Se les dará esa cantidad para que compren libros o entradas de cine o teatro o asistan a espectáculos en vivo. Para que consuman cultura, en definitiva. El objetivo es, dijo, "seguir protegiendo" a la juventud y "echar una mano" a una industria muy castigada por la pandemia. Esta iniciativa sí ha sido consensuada entre PSOE y Unidas Podemos (a diferencia del cheque vivienda), y de hecho los morados reivindican su paternidad.

El líder socialista reivindica la "libertad" de que ha gozado la Fiscalía para investigar al rey Juan Carlos I y no valora si este puede regresar

Noticias relacionadas

El presidente fue preguntado en Kranj sobre el próximo archivo, por parte de la Fiscalía, de la investigación sobre Juan Carlos I, que adelantó este miércoles 'El Confidencial'. Sánchez aseguró, como en otras ocasiones, que no le "corresponde" valorar si el Rey emérito debe regresar a España. Y, también como en otras ocasiones, incidió en que este caso ha demostrado que "la igualdad de todos los españoles, se llamen como se llamen y se apelliden como se apelliden" ante la Justicia.

"Lo que ha hecho la Agencia Tributaria y lo que ha hecho la Fiscalía es trabajar en absoluta libertad, con todos los recursos económicos y materiales que necesitan, para poder investigar hasta el último de los hechos que tuvieran que ser susceptibles de investigación —indicó—. A partir de ahí, estaremos a lo que nos diga la Fiscalía General del Estado".