Reunión de la ejecutiva en Ferraz

El PSOE pide al PP que "tome nota" de la CDU y haga un cordón sanitario a Vox

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, conversa con el secretario de Organización, Santos Cerdán, durante la reunión de la ejecutiva permanente del PSOE, este 27 de septiembre de 2021 en Ferraz.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, conversa con el secretario de Organización, Santos Cerdán, durante la reunión de la ejecutiva permanente del PSOE, este 27 de septiembre de 2021 en Ferraz. / PSOE / EVA ERCOLANESE

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El PSOE se felicita, como no podía ser de otra manera, de la victoria de sus hermanos del SPD en Alemania —aunque por un margen ajustadísimo—. Cree que el triunfo de Olaf Scholz es una "excelente noticia" para todos los socialistas y también para Europa, para los que creen en una UE capaz de unir "no solo mercados, sino pueblos y gente". Pero también entiende que hay una lección que podría importarse, y es el aislamiento de la ultraderecha.

El argumento no es nuevo, pero sí retorna al primer plano del combate del PSOE contra el PP tras las elecciones germanas de este domingo y el compromiso de todos los partidos, incluida la CDU de Angela Merkel —encabezada en este caso por su candidato, Armin Laschet—, de no pactar con la extrema derecha de la AfD, que se mantiene en el Bundestag, aunque con peores resultados. Este lunes, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y tras la reunión de la ejecutiva permanente que ella misma presidió, lanzó a Pablo Casado esa promesa firme de los democristianos.

"La lección más importante [de las elecciones alemanas] es cómo el cordón a la extrema derecha funciona. Creo que desde aquí se podía tomar nota", subrayó. La número dos recordó que esta semana el PP celebra su convención itinerante, que se cerrará el sábado en València, con la que Casado pretende "ensanchar" el PP, a izquierda y derecha. El cónclave de los conservadores "sería un buen momento —siguió— para que pusiera en marcha ese cordón sanitario, y dejara de subcontratar sus propuestas y sus ideas a Vox. Debería hacer ese cordón sanitario necesario, porque está poniendo en riesgo la institucionalidad en este país y la propia democracia". La responsable socialista insistió en que la "defensa de la democracia" va "más allá de los intereses electorales y partidistas", la democracia "se defiende levantando un muro frente a quienes la amenazan, no pactando con ellos".

La dirigente sostiene que, a diferencia de lo que ocurrió en 2008, los últimos procesos electorales han demostrado que el "sálvese quien pueda" ya no sirve

Para Lastra, el PP solo persigue "ensancharse" hacia la ultraderecha, a la que "blanquea". "No busca derrotar a Vox, busca convertir al PP en un sucedáneo de Vox". Los socialistas "lamentan" no tener una "derecha equiparable" a la europea, ya que el PP ha hecho "lo contrario" que sus socios en la Unión, ya que cuando ha tenido ocasión, "ha elegido siempre a la ultraderecha".

No a la gran coalición

La vicesecretaria general subrayó la "gran trascendencia" que tiene el triunfo del SPD y de Scholz después de años empeorando resultados, y la posibilidad de que pueda liderar el Ejecutivo alemán. La dirigente unió estos comicios a la victoria, el 13 de septiembre, de los laboristas noruegos o la de los socialistas portugueses en las municipales, ayer domingo —aunque perdieron Lisboa—. Si la crisis financiera de 2008 impulsó la receta "austericida", que pasó la factura a la clase trabajadora, otra crisis, la generada por el covid, ha puesto de manifiesto, argumentó Lastra, que no hay una "mano invisible", sino "las manos visibles de los servidores públicos" que han acudido a "ayudar, sosegar y sanar" a los ciudadanos.

Los últimos comicios en Europa, pues, estarían demostrando, para el PSOE, que "el sálvese quien pueda" no sirve para afrontar retos como la transición digital o ecológica, o para profundizar en la igualdad. En este contexto hace falta, cree Ferraz, "más compromiso colectivo", y una socialdemocracia "fuerte" es la "respuesta" a este nuevo tiempo.

"No somos adanistas. Somos hijos de nuestro pasado. Estamos muy orgullosos de nuestra historia, de nuestra trayectoria y de nuestros compañeros", remarca Lastra

Los socialdemócratas han crecido pese a haber gobernado en gran coalición con la CDU de Merkel en 12 de los últimos 16 años. Para el PSOE, el ejemplo germano no es comparable: primero, porque el de Sánchez es el primer partido del país (no lo era el SPD) y, después, porque entendió que no cabía entenderse con una fuerza como el PP, "corroída por la corrupción desde sus cimientos" y defensora de políticas neoliberales que no comparte. Y puso el ejemplo de la reforma de las pensiones, cuyo primer bloque pasa este jueves por el Congreso, tras el pacto con patronal y sindicatos, y que sin embargo el PP enmienda a la totalidad, y reivindica el factor de sostenibilidad que aprobó en solitario y que será reemplazado.

El PSOE opone la imagen del PP a la suya propia, a la que exhibirá en el 40º Congreso Federal, que se celebrará en apenas tres semanas en València. Será un cónclave de relanzamiento del partido de cara al ciclo electoral de 2023 y en el que Pedro Sánchez podrá lucir, por vez primera desde 2014, una foto de unidad, con los tres ex secretarios generales vivos a su lado: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Joaquín Almunia. Ferraz busca mostrar una formación "unida y cohesionada y con un proyecto claro para España", la "España real que no quiere la confrontación" y que quiere "unirse para construir un futuro mejor".

Lastra subrayó que lo que trasladará el congreso, con esa foto con los tres exlíderes del PSOE —solo faltará Alfredo Pérez Rubalcaba, fallecido en mayo de 2019— será esa imagen de concordia interna y de "liderazgo claro" de Sánchez. "Para todos es una gran noticia que participen nuestros secretarios generales. Estoy segura de que Rubalcaba también habría participado —aseguró la vicesecretaria—. No somos adanistas. Somos hijos de nuestro pasado, de los dirigentes del partido que en un momento de sus vidas dieron un paso al frente, lideraron este país y consiguieron que este país avanzara. Por eso es importante que estén en el congreso. Siempre España avanza con gobiernos socialistas. Estamos muy orgullosos de nuestra historia, de nuestra trayectoria y de nuestros compañeros. Tenemos los proyectos, los equipos y el liderazgo".

Ferraz se guarda los detalles

Lastra confirmó que los tres ex secretarios generales participarán en el cónclave de València, aunque no dio más detalles. Tampoco de quiénes serán los invitados internacionales. Ferraz quiere guardarse sorpresas para irlas desgranando en las próximas semanas. Sí anticipó que se hablará mucho de Europa y de los cuatro ejes que propugna el PSOE para la próxima década: transición ecológica y digital, cohesión social y territorial e igualdad de género.

La vicesecretaria general no avanzó detalles de la negociación presupuestaria ni con Unidas Podemos ni con los socios de investidura, con el argumento de que ha de ser el Ejecutivo quien comente los avances. O quien confirme si el proyecto de ley, que se presentará en los próximos días, contendrá la fijación de un mínimo del 15% del impuesto de sociedades, como exigen los morados. La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, sí abrió la puerta a esa posibilidad este domingo en una entrevista en 'El País', de manera más clara a como lo había hecho Sánchez el pasado miércoles desde Nueva York.

Lastra recalca con contundencia, en respuesta a Escrivá, que el PSOE "no se plantea" alargar la edad de jubilación

Lastra sí fue más contundente respecto a la prolongación de la edad de jubilación. En una entrevista publicada ayer domingo en 'Ara', el titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, reivindicaba como necesario un "cambio cultural" para trabajar más entre los 55 y los 75 años. Este lunes, en Twitter, el ministro se matizaba: decía que "lo que más refuerza la sostenibilidad del sistema es acercar la edad efectiva a la ordinaria de jubilación y mejorar la empleabilidad de los mayores de 55 e incentivar la jubilación demorada". Dos "mecanismos claves", aseguraba, "sin que en ningún caso se plantee cambiar la edad de jubilación".

Noticias relacionadas

La número dos subrayó contundente que "el PSOE no se plantea alargar la edad de jubilación de los trabajadores", y añadió que Escrivá fue "meridianamente claro" a la hora de "aclarar" sus palabras.