Diputación Permanente

El Congreso toma la temperatura al arranque del curso político

  • El PP llega al pleno con el paso cambiado tras los apoyos de la UE y de Biden a Sánchez

  • Las tensiones en el Gobierno de coalición podrían quedar al descubierto por el precio de la luz

La Diputación Permanente del Congreso

La Diputación Permanente del Congreso / E. Parra / Europa Press

2
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Las vacaciones dan para mucho. Sobre todo, en política, donde el frenético ritmo de la actualidad obliga a cambios, giros de estrategia y nuevos posicionamientos de manera continua. La Diputación Permanente del Congreso, que se reunirá el próximo miércoles, permitirá tomar la temperatura al arranque del curso político y resituar a todos los actores. Desde el PP, que en los últimos días ha reajustado su estrategia, a las relaciones en el seno del Gobierno de coalición, tensas por el precio de la luz y el envío de menores a Marruecos.

Tras un verano de altas temperaturas, la vuelta a la actividad en la Cámara Baja será para decidir si Pedro Sánchez y una decena de los miembros de su Gabinete -todos socialistas- deben comparecer en el Congreso. Los populares, artífices de todas las peticiones, quieren forzar un pleno extraordinario en el que el jefe del Ejecutivo tenga que dar cuenta del conflicto de Afganistán. Sin embargo, no contaban con el apoyo de la UE y del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la evacuación impulsada por España, lo que les ha obligado a cambiar de estrategia, ni con la oferta hecha este martes por el Gobierno de que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, acuda a dar explicaciones sobre este asunto a petición propia.

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, confirmó este martes que, además, la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, informará en el Congreso sobre la subida de la luz y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, hará lo propio con el proceso de vacunación. Los tres ministros lo harán antes del 31 de agosto. Este movimiento del Gobierno, registrado el lunes por la noche en la Cámara baja y adelantado por EL PERIÓDICO, desarticula otras dos peticiones de los populares. Además, fuentes del PSOE explican que en julio todos los nuevos miembros del Ejecutivo ya solicitaron acudir al Congreso en cuanto llegue septiembre. Este gesto debería servir para desactivar las solicitudes de los populares y que los socios del Gobierno de coalición voten en contra.

Revelar las tensiones

Aun así, el PP confía en lograr los apoyos para que Sánchez y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, den cuenta sobre la decisión del Tribunal Constitucional de declarar inconstitucionales algunos artículos del decreto del estado de alarma. Será más complejo que logren los 'síes' de los socios del Ejecutivo para sacar adelante las peticiones para que las ministras de Política Territorial y la de Transportes, Isabel Rodríguez y Raquel Sánchez, respectivamente, informen sobre reunión de la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat.

Las iniciativas que completan la carga del PP son la solicitud para que comparezca la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, por la aprobación de la OPA de IFM a Naturgy, la ministra de Justicia, Pilar Llop, por la denegación de las solicitudes de nacionalización a descendientes de sefardíes y la responsable de Hacienda, María Jesús Montero, para dar cuenta del rescate a la aerolínea Plus Ultra.

Noticias relacionadas

Las otras derechas

El debate en el Congreso permitirá también volver a tomar el pulso a Vox y Cs tras el parón veraniego. Los de Santiago Abascal amenazaron con una nueva moción de censura en este periodo de sesiones y habrá que ver si pretenden cumplir con el aviso. Los naranjas, por su parte, se refundaron en pleno julio y ahora tendrán que ponerlo en práctica.