Tras el durísimo informe del Supremo

El Gobierno se reafirma y recuerda que la decisión de los indultos es suya

  • Ábalos insiste en que el Ejecutivo se guiará por razones de "utilidad pública" e "interés general", y con el objetivo de "normalizar la vida política en Catalunya"

  • El ministro recalca que el único órgano competente para resolver los expedientes es "el Consejo de Ministros"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del plan de internacionalización de la economía española, este 26 de mayo en Madrid. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del plan de internacionalización de la economía española, este 26 de mayo en Madrid.  / EFE / JAVIER LIZÓN

4
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno no se arruga pese a la contundencia del informe negativo del Tribunal Supremo sobre los indultos a los 12 condenados del 'procés'. Mantiene su argumentación. Sus tesis, su convicción de que es necesario "normalizar la vida política en Catalunya", y para ello hay que lanzar gestos, aunque tengan coste electoral. Y recuerda, además, que la prerrogativa de conceder la medida de gracia es enteramente suya.

El ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, fue taxativo durante una entrevista en 'Las cosas claras' (TVE): ahora que se conoce el durísimo dictamen del Supremo, el Ejecutivo lo estudiará "con detenimiento", porque a fin de cuentas se trata de un proceso "abierto, reglado, conforme a derecho", en el que está "todo dentro de la ley".

Documento

Informe negativo del Tribunal Supremo sobre los indultos a los condenados del ’procés’

Informe negativo del Tribunal Supremo sobre los indultos a los condenados del 'procés'

"Con razón de utilidad pública y de interés general es como se tiene que plantear la medida, si finalmente se adopta, que lo será en función de los informes del Ministerio de Justicia y la decisión que tome el Consejo de Ministros, que lo hará en base a un proceso reglado, conforme a Derecho, no solo en ese contexto meramente legal, sino con la voluntad de convivir pacíficamente", sostuvo el número tres de los socialistas y uno de los ministros de mayor peso del Gabinete de Pedro Sánchez. El secretario de Organización reivindicó, como ayer aseguró el jefe del Ejecutivo, la "inspiración de los valores constitucionales". Esa apelación forma parte del relato que está empezando a desplegar la Moncloa, dentro de su intención de hacer pedagogía con una medida muy delicada y que marcará, sin lugar a dudas, esta mitad de legislatura.

El “enfoque” que le da el Ejecutivo, dijo Ábalos en TVE, es “político”, porque la crisis es "política" y “trasciende la situación jurídica y penal” de los 12 condenados por el Supremo. Lo que el Gabinete progresista persigue, subrayó, es la “normalización de la vida política en Catalunya”.

El secretario de Organización, pues, reproducía los argumentos esgrimidos por el presidente: que el Gobierno se guiará por la "concordia", el "entendimiento" y el "diálogo" a la hora de decidir sobre los indultos, y no por la "venganza" y la "revancha". Hay que "superar fracturas" del pasado, "aprender errores", sentenció este martes desde Bruselas. "Hay un tiempo para el castigo y otro para la concordia", abundó este miércoles frente a Pablo Casado en la sesión de control en el Congreso, en la que agregó que adoptaría la misma decisión incluso aunque tuviera 300 escaños.

El jefe del PP le había acusado de "poner en riesgo la continuidad de la España constitucional a cambio de continuar en el poder". "A quien le hicieron un 1 de octubre [un referéndum ilegal] y le plantearon una declaración unilateral de independencia no fue a este Gobierno progresista, fue a un Gobierno del PP", respondió Sánchez. 

"Con claridad"

Es decir, que el Ejecutivo entiende que hay que tender puentes con Catalunya, al margen de que su estabilidad parlamentaria dependa de ERC, que ahora preside la Generalitat. También la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, defendió, poco antes de que trascendiera el informe del Supremo, que la medida de gracia es un derecho que tienen todos los españoles.

El número tres insiste en que el Ejecutivo busca el "encuentro" y la "concordia" y alejarse de "cualquier elemento de venganza"

Ábalos insistió en televisión en que el Gobierno busca el "encuentro" y distanciarse de "cualquier elemento de venganza". A la pregunta de si era esperable la contundente resolución del Supremo, el ministro apuntó que “cada poder [del Estado] toma sus decisiones con absoluta independencia y con claridad”.

"Al final es un órgano el que tiene potestad para resolver finalmente -remachó-. Estamos hablando de informes que tienen que acompañar y contribuir a la deliberación del Consejo de Ministros, pero obviamente es una decisión del Consejo de Ministros". Es decir, que el Gobierno atiende los dictámenes preceptivos, pero reivindica su potestad exclusiva para decidir sobre los indultos. En definitiva, la posición del Ejecutivo no cambia tras conocerse el parecer del Supremo.

Noticias relacionadas

Para Casado, los posibles indultos son un "pago" del PSOE a sus socios independentistas. Y eso le costará caro, será el "finiquito" de Sánchez, su "epitafio", auguró. Tampoco eso afecta en el ánimo del Gabinete y de los socialistas. Así lo dijo Ábalos: "Nos han finiquitado desde un principio. Nos han tachado de ilegítimos, nos han querido finiquitar de nacimiento". Eso no quita para que los socialistas sean conscientes, reconocen en la cúpula, del "vértigo" de una decisión compleja y costosa políticamente. 

A Sánchez le pilló la noticia del dictamen del TS en un acto de presentación del plan de internacionalización de la economía española 2021-2022. Pero en su discurso no hizo referencia a esta cuestión. No hacía falta. Él y su Gobierno no cambian por ahora de planes.