El punto de inflexión de la campaña del 4-M

La Sexta y RTVE cancelan sus debates tras la negativa de PSOE, Podemos y Más Madrid a discutir con Vox

  • Los dos grupos de comunicación anulan los espacios previstos para el lunes 26 y el jueves 29 de abril. El de la SER, de este viernes, acabó abruptamente tras las provocaciones de Monasterio

  • Las tres formaciones muestran su rechazo a la formación ultra después de que pusiera en duda las amenazas a Iglesias, Marlaska y la directora de la Guardia Civil

  • PP y Cs condenan los hechos, pero equiparan la actitud de Monasterio respecto a la violencia con la de los dirigentes morados

Pablo Iglesias se marcha del plató

Pablo Iglesias se marcha del plató

Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Los candidatos de PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid a las elecciones madrileñas del 4 de mayo, Ángel Gabilondo, Pablo Iglesias y Mónica García, respectivamente, no asistirán a más debates a los que también vaya la cabeza de lista de Vox, Rocío Monasterio. Una respuesta contundente de las tres formaciones de la izquierda después de que la dirigente de extrema derecha hubiera puesto en duda este viernes la veracidad de las amenazas a Iglesias, al ministro del Interior, Fernando Grande-Maslaska, y a la directora de la Guardia Civil, María Gámez. Respuesta que desencadenó la cancelación, por parte de La Sexta, del debate que tenía programado para este próximo lunes, 26 de abril. Lo mismo hizo RTVE, que tenía el suyo previsto para el jueves 29. Así, no habrá más enfrentamientos entre aspirantes del 4-M en lo que resta de campaña.

"Se acabaron los debates con la ultraderecha. No podemos debatir con quien está en contra de la democracia", sentenció el exvicepresidente segundo del Ejecutivo después de levantarse del debate celebrado por la Cadena SER. El líder de Unidas Podemos avisó al comienzo del programa de que su permanencia estaba condicionada a que Monasterio retirara sus dudas sobre las amenazas que llegaron el pasado jueves al Ministerio del Interior con balas de un fusil de asalto que le habían dirigido a él mismo, a Grande-Marlaska y a Gámez. Sin embargo, la candidata ultra se negó a retractarse y provocó al candidato morado: "Si usted es tan valiente, levántese y lárguese".

Gabilondo y García permanecieron cerca de una hora debatiendo, pero finalmente decidieron levantarse de la mesa en protesta a la posición de Monasterio, y la conductora de 'Hoy por hoy' y del debate, Àngels Barceló, cerró el encuentro.

Desde el PSOE insisten en que "no cabe dar cobertura a las amenazas de muerte": "Esto va de democracia"

A la salida del estudio de grabación, la candidata de Más Madrid dejó claro que "en estas circunstancias no se dan las condiciones para hacer un debate" y que no participará en ninguno más al que asista la formación de extrema derecha. "Me gustaría que en esta campaña, en los diez días que quedan, fuéramos capaces de apartar a la ultraderecha de Monasterio del debate político", argumentó.

"Espero que este gesto llegue a los ciudadanos. La democracia está en contra de la violencia", aseguró Gabilondo antes de marcharse. Además, se dirigió directamente a la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, para preguntarle si seguiría dispuesta a pactar con Vox.

Después, el PSOE tomó una decisión congruente con la de las otras dos formaciones del bloque: condicionó la presencia de Gabilondo a que la extrema derecha "condene sin generalidades y de forma concreta" las cartas con envíos de balas, un gesto que parece poco probable, dada la actitud de su candidata este viernes. "No cabe dar cobertura a las amenazas de muerte [...]. Esto va de democracia", explicitó la coordinadora de campaña de Gabilondo, Mónica Carazo, en Twitter. Es decir, que el PSOE hará como Más Madrid y Podemos: no ir a más careos con la cabeza de cartel de Vox.

La formación ultra, en las horas siguientes, se mantuvo de hecho en sus trece, y solo anunció que pedirá personarse en la causa judicial -aún no abierta- como acusación popular para que se determine "quiénes son los autores de las cartas". Más aún: el líder del partido, Santiago Abascal, lejos de retractarse, afirmó después en un mitin con Monasterio en Parla que lo ocurrido "apesta a montaje".

En el PSOE, la idea de declinar la asistencia a los dos debates restantes, el de La Sexta el lunes 26 de abril y el de TVE el jueves 29, se fue gestando después del fortísimo choque en la SER. Pero en la cúpula del partido se veía cada vez más claro que lo ocurrido en la radio marcaba un punto de inflexión clarísimo. "La actitud de la ultraderecha hay que enfrentarla ya sin contemplaciones. Se ha dibujado una línea que nos obliga a los demócratas a fijar posición", señalaba a este diario un alto mando de la ejecutiva de Pedro Sánchez

La campaña acababa reventando, pues. "No debemos ir. ¿Para qué, para debatir con el pitbull de Ayuso [Rocío Monasterio] y con ella [la presidenta regional] ausente? -continuaba este mismo responsable-. No es de recibo que quien convoca elecciones y sigue siendo presidenta no vaya a los debates cuando es ella la que tiene que rendir cuentas de su gestión. Unas elecciones para un Gobierno es un ejercicio de rendición de cuentas".

Respuesta escueta

"Iglesias, cierra al salir. 4 de mayo", escribió el PP madrileño en Twitter, mensaje que luego borró

La presidenta madrileña quiso zanjar una controversia que amenaza con nublar su campaña con un escueto mensaje en Twitter: "Sin ninguna duda condeno cualquier amenaza, como he hecho siempre". Ella no había acudido al debate de la SER: siempre dejó claro que solo participaría en un encuentro -y fue el de Telemadrid, el miércoles-, y este viernes además participó en los actos celebrados en Alcalá de Henares por el Día del Libro con los Reyes.

Antes que Ayuso, el PP de Madrid había publicado en Twitter un mensaje en el que se podía leer: "Iglesias, cierra al salir. 4 de mayo". Rápidamente el partido borró la publicación que podía entenderse como un respaldo a la estrategia de Vox.

En la misma línea, el líder de los conservadores, Pablo Casado, señaló que "no condenar este tipo de agresiones personales es muy grave". No obstante, el portavoz nacional del partido y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, comparó la actitud de Vox con la de los morados: "Me extraña que Pablo Iglesias se haya levantado de esa mesa, porque Vox haya hecho exactamente lo mismo que hace él. Vox en este episodio ha hecho lo mismo que hace Podemos: negarlo cuando no le parece que sea conveniente condenar la violencia".

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, compartió esta visión y comparó a Podemos y Vox: "Lo sucedido en el debate de la SER es un ejemplo terrible para la sociedad. No quiero esta España para nuestros hijos. Los extremos se necesitan y se retroalimentan, hoy se ve con más claridad que nunca lo imprescindible que es la sensatez de Cs. Gracias, Edmundo Bal, por tu dignidad".

El cabeza de cartel naranja, por su parte, confirmó su decisión de participar en más debates para "defender" el programa de su partido y confrontar con el resto de adversarios. Pero todo apunta a que ya no habrá más encuentros entre candidatos en esta tensísima campaña del 4-M. La Sexta, pasadas las 16 horas de este viernes, lanzó un comunicado en el que anunciaba su decisión de cancelar el programa del lunes 26 "tras evaluar los acontecimientos sucedidos este viernes en la campaña electoral madrileña y tras conocer la negativa de varios candidatos a mantener nuevos debates".

RTVE reservó el jueves 29 para su debate, el que habría de ser el último en la carrera electoral del 4-M. Pero, mediada la tarde, la corporación pública lanzó un comunicado semejante al de la cadena de Atresmedia: "Ante la anunciada ausencia de varios candidatos y para no perjudicar la obligada proporcionalidad y neutralidad de RTVE, el mencionado debate ha sido cancelado, decisión que ya ha sido comunicada a la Junta Electoral Provincial de Madrid".

Noticias relacionadas