Juicio de la caja b del PP

Bárcenas llama "cobarde" a la excúpula del PP por no reconocer la financiación ilegal

  • Detrás de su colaboración "no hay ningún delirante acuerdo con la fiscal general para perjudicar al PP en las elecciones", afirmó

  • El extesorero asegura que Mariano Rajoy cobró en negro de empresarios desde 1996 hasta 2008

Bárcenas: Nos interesaba pagar entre un 25 y un 30% de la reforma de la sede en b. / SEÑAL AUDIENCIA NACIONAL / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha calificado de "cobarde" y "moralmente reprochable" la actitud de la "antigua cúpula" del PP, "no de la de (Pablo) Casado", quiso precisar, por "no dar la cara y no reconocer lo que se hizo mal". "Lo único que me molesta es la cobardía de no reconocer que nos hemos equivocado, que hemos cometido errores y que nos hemos financiado ilegalmente. Están fuera de la política y ya no se les puede ni exigir responsabilidad política", ni reproche penal, aseguró.

Bárcenas comenzó la sesión corroborando la verosimilitud de los "papeles" en los que reflejaba la contabilidad en b del partido, gracias a las preguntas de la abogada del Estado Rosa María Seoane que le permitieron declarar que cuando abandonó el partido no guardó documento alguno sobre la reforma de la sede y, sin embargo, los apuntes reflejan perfectamente lo pagado en negro.

"Lo único que me molesta es la cobardía de no reconocer que nos hemos equivocado, que hemos cometido errores y que nos hemos financiado ilegalmente"

A preguntas de su abogado, Gustavo Galán, aclaró todo lo que tenía pendiente desde hacía días, como negar intenciones ocultas tras su intención de colaborar con la justicia. "No hay ningún delirante acuerdo con la fiscal general para perjudicar al PP en las elecciones", aseveró.

Explicó que su escrito a Anticorrupción respondía a la inminencia del juicio, porque, según él, colabora desde julio de 2013, cuando entregó al juez la documentación contable que guardaba. "Estoy pagando parte de mis errores con una pena de prisión (en referencia al 'caso Gürtel') y sin mi declaración no estaríamos aquí en este momento", dijo para pasar a enumerar lo poco que habría tenido Pablo Ruz sin aquella declaración: las fotocopias de 'El País' y un certificado que el PP les hizo redactar al tesorero del partido ya fallecido Álvaro Lapuerta y a él mismo negando que fueran la contabilidad del partido.

"Estoy pagando parte de mis errores con una pena de prisión y sin mi declaración no estaríamos aquí en este momento"

Recordarle que cobraba

Según Bárcenas, durante el interrogatorio del fiscal Antonio Romeral tuvo "la impresión" de que le acusaba de "modificar un papel malintencionadamente" para introducir el apunte de "M. Rajoy" como perceptor de los fondos reservados. Precisó que solo lo copió en un lugar más visible, porque Lapuerta había pedido "con insistencia" una reunión con él, pero "no había sido atendida su demanda" y "había que recordarle que cobraba del partido". Insistió en que solo sustituyó por siglas el nombre de Gonzalo Urquijo, el propietario de Unifica, que se encargó de la reforma de la sede y con el que comparte banquillo.

Aseguró que los pagos al expresidente del Gobierno se mantuvieron desde 1996-97 y se prolongaron hasta 2008. Como decía en el escrito que presentó ante Anticorrupción, aseguró que le llevó una copia de la contabilidad en b a Rajoy, al que explicó que la tenía para que nadie les atribuyera a Lapuerta o a él una apropiación indebida. El expresidente del partido "se gira en el sillón y destruye las hojas de la caja B en la destructora que tenía detrás".

"Rajoy se gira en el sillón y destruye las hojas de la caja B en la destructora que tenía detrás"

'Operación kitchen'

Bárcenas negó actuar por animadversión hacia nadie y menos hacia el partido para el que trabajó 32 años. Incluso se permitió decir que si alguien la tenía era la exsecretaria general María Dolores de Cospedal hacia él. Pero resultó difícil creerle cuando introdujo la 'Operación kitchen', desarrollada "bajo el mandato de Mariano Rajoy" y en la que incluyó "el secuestro" de su familia, en referencia al falso cura que amenazó a su esposa e hijo en su casa.

Le quitaron la documentación que guardaba y dos grabaciones, una del propio Rajoy y otra del exsecretario general del partido Javier Arenas, en la que le decía que se deshiciera de la caja b y le entregara el contenido al primero. Para reforzar sus palabras rememoró cómo en el sumario se oye a Adrián de la Joya, amigo el excomisario José Manuel Villarejo, jactarse de que tenían esas cintas.

Noticias relacionadas

Para no dejar sin aclarar extremo alguno, dijo que el actual consejero de Justicia madrileño, Enrique López, le presentó a un amigo suyo al abogado del PP, Jesús Santos, pero "no fue una negociación, sino un planteamiento de posturas". 

Tras él declaró Urquijo, que aseguró que en 2005 "Bárcenas era alguien intocable. Era como dios. Nadie trataba con él". Seis años después negó ante el tribunal que le propusiera cobrar en negro. Y atribuyó a una "mala expresión" las referencias a b, caja b o facturas ficticias de sus correos. Junto a su socia, la también acusada Belén García, regularizaron 2,18 millones en la amnistía de Cristóbal Montoro.