La vacunación de las infantas añade más presión sobre Felipe VI

  • El Rey sigue analizando con el Gobierno qué medidas de regeneración impulsar mientras le explotan nuevos escándalos

  • Elena y Cristina dicen que se pusieron el antídoto para lograr el "pasaporte sanitario" y visitar a Juan Carlos I "regularmente"

Felipe VI, el pasado 10 de agosto, en el Palacio Real de La Almudaina, en Mallorca.

Felipe VI, el pasado 10 de agosto, en el Palacio Real de La Almudaina, en Mallorca. / Jaime Reina / Afp

Se lee en minutos

Felipe VI y el Gobierno de Pedro Sánchez llevan al menos tres meses analizando posibles iniciativas para mejorar la transparencia de la monarquía. Tres meses en los que ya no es solo Juan Carlos I y las investigaciones sobre su fortuna lo que inquieta al actual jefe de Estado. Este martes se supo que las hermanas del Rey, Elena (57 años) y Cristina (55), se han vacunado en Emiratos Árabes Unidos, donde el padre tiene fijada su residencia desde agosto. El gesto de las infantas ha desatado críticas en la mayoría de los partidos políticos y en el Gobierno y ha añadido más presión a un Monarca que sigue sin tener un papel proactivo en su momento más difícil desde que llegó al trono.

La Zarzuela, a través del jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, y el Ejecutivo, con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, como negociadora, tienen sobre la mesa varias medidas con el objetivo de regenerar la institución. Entre otras, según fuentes de la Moncloa, se está estudiando la publicación del patrimonio de Felipe y Letizia (una obligación que cumple cualquier cargo público desde 2007), detallar los gastos de la jefatura del Estado, la renuncia por parte del Monarca de la inviolabilidad para sus actos privados y la retirada del título de rey a Juan Carlos. Para esta última iniciativa, sería necesario modificar un real decreto que el Gobierno de Mariano Rajoy cambió en 2014, cuando se preparó la abdicación, para que el exjefe de Estado y la reina Sofía pudieran mantener el carácter honorífico de reyes y "honores análogos" a la Princesa Leonor. Este paso también supondría la salida de Juan Carlos de la "familia real", de la que forma parte todavía junto a su esposa, los Reyes y sus dos nietas. La Zarzuela no concreta por ahora por qué vía se inclina.

El código de conducta

Hasta este momento, la Casa del Rey ha intentado desvincularse del escándalo de Elena y Cristina diciendo que ya no forman parte de la "familia real" y que Felipe VI "no es responsable de los actos de sus hermanas". Respecto a su padre, la Zarzuela insiste desde hace meses en dos argumentos: en junio de 2019, Juan Carlos puso fin a toda su actividad institucional u oficial y, en marzo de 2020, designó como representante al abogado Javier Sánchez-Junco. Sin embargo, el emérito sigue siendo miembro de la "familia real" y sujeto, por tanto, al código de conducta que Felipe VI aprobó cuando ascendió al trono y que prohíbe, entre otras cosas, recibir regalos de dinero y préstamos por debajo del valor del mercado, aspectos que están en cuestión por ahora con las dos regularizaciones ante Hacienda que ha hecho estos últimos meses.

La publicación del patrimonio de los monarcas y la retirada del título de rey a Juan Carlos I, entre las iniciativas que están sobre la mesa

El comportamiento de las infantas fue censurado por el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, que afirmó que su acción impulsa el debate en España hacia "un horizonte republicano". En su opinión, la sociedad española "no acepta" que miembros de la familia del Rey se vacunen en Abu Dabi, cuando "hay muchos ciudadanos que están disciplinadamente a la cola para cuando tengan la disponibilidad" de recibir la inyección. En estos momentos, el gran grueso de los que están recibiendo el antídoto son los mayores de 80 años.

Al ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, le parece "muy mal" que se hayan aprovechado de su "posición" para "saltarse" el orden de vacunación, una conducta que genera "mucha desconfianza" en la población. En cambio, el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, aseguró que no ve "perjuicio" porque "no le han quitado la vacuna a ningún español".

Las hermanas dicen que se vacunaron para obtener el "pasaporte sanitario" y visitar a su padre "regularmente"

Las restricciones en Emiratos

Noticias relacionadas

Al ver la polvareda que la noticia había levantado, Elena mandó un comunicado a algunos medios en el que, en nombre de su hermana también, explicó por qué habían recibido el antídoto en Emiratos Árabes Unidos en su visita de la semana del 8 de febrero. "Se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos. De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunación en España, cuando nos hubiera correspondido", se puede leer en la nota. El objetivo era obtener "un pasaporte sanitario" que les permitiera visitar a su padre "regularmente", sin guardar la cuarentena de 10 días que ese país exigía a los visitantes hasta hace poco. Desde hace unas semanas, sin embargo, ante el empeoramiento de los contagios de coronavirus, las autoridades han endurecido las restricciones y piden confinamiento para todos los que llegan a los emiratos, estén o no vacunado, de manera que las infantas no tendrán tan fácil salir y entrar en el país para ver a Juan Carlos I como pensaban.

Tras otra mañana de tensión en el Pardo, Elena acudió este miércoles a mediodía en su propio vehículo al palacio de la Zarzuela, informó la agencia Europa Press. Según explicó un portavoz oficial de la Casa del Rey después, la visita no se debió a que Felipe VI la hubiera convocado para tratar este asunto, sino que fue a ver a su madre, la reina Sofía.