El futuro de la Monarquía

Felipe VI sopesa hasta dónde quiere llegar con las medidas de transparencia

  • La vicepresidenta Calvo y Alfonsín, jefe de la Casa del Rey, analizan las medidas, que no se aprobarán de forma "inminente"

  • El objetivo del Gobierno es actualizar "los valores éticos" de la Corona y "proyectarla a futuro", según fuentes de la Moncloa

Felipe VI, el pasado 17 de diciembre, durante su visita a una exposición dedicada a Manuel Azaña.

Felipe VI, el pasado 17 de diciembre, durante su visita a una exposición dedicada a Manuel Azaña. / EFE / Mariscal

5
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El Gobierno y la Zarzuela llevan semanas trabajando con discreción reformas concretas que aporten más transparencia a la institución monárquica, en crisis por los escándalos de Juan Carlos I. Según fuentes de la Moncloa, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, se han reunido varias veces en los últimos meses para "reflexionar" y "trabajar" sobre cómo "proyectar a futuro la institución con valores éticos actualizados".

En el núcleo duro de Pedro Sánchez entienden la presión mediática y de su socio, Unidas Podemos, en este asunto, pero aseguran que los cambios legales y las medidas de regeneración que se puedan aprobar no son "inminentes". La razón, añaden esas fuentes, es que no se están pensando solo en superar la desafección ante las informaciones sobre la presunta fortuna del rey emérito, sino que la voluntad es adaptar la Monarquía a las exigencias de una sociedad del siglo XXI.

Felipe VI ha encargado a Alfonsín esta delicada tarea. El actual jefe de la Casa del Rey lleva asesorando al Monarca desde 1995, cuando Juan Carlos creó la llamada secretaría del Príncipe y lo puso a él al frente. Alfonsín, que es abogado del Estado, ha estado alumbrando el camino del hoy jefe de Estado desde hace 25 años, pero nunca había encontrado tantos obstáculos. Es serio, discreto y distante con la prensa. Y, en consonancia, la Zarzuela sigue esquivando las preguntas de los periodistas sobre Juan Carlos I (pese a que sigue siendo familia real) o, en este caso, sobre los planes que Felipe VI tiene para dar más transparencia a su cargo.

El Ejecutivo de Sánchez descarta por ahora el desarrollo de una ley de la Corona, tal como reclama Pablo Iglesias, ya que trasladaría el asunto al Congreso y sería imposible frenar el debate sobre si España debe volver a ser republicana. El vicepresidente segundo ha dejado en manos del presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, la campaña para defender la necesidad de esa norma. Asens considera que sería útil para acabar con la "opacidad" y los "privilegios" de la institución y saber qué puede hacer o decir el Rey. El diputado no ha presentado aún el texto de su propuesta.

Conocer el patrimonio de Felipe VI y Letizia o los gastos detallados de la institución son opciones que están sobre la mesa

Sin embargo, fuentes de la Moncloa aclaran que se puede avanzar mucho en la claridad de las cuentas de la jefatura del Estado con iniciativas impulsadas por la Zarzuela. De hecho, Felipe VI dio varios pasos en ese sentido cuando asumió el trono, en junio de 2014, pero el ímpetu reformador le duró apenas un año. En esos 12 meses, aprobó un código de conducta para los trabajadores de la Casa del Rey, prohibió recibir regalos caros o de dinero y sometió las cuentas a una auditoría externa. Sin embargo, a partir del verano del 2015 asumió un perfil bajo en esta materia que solo rompió en marzo pasado, cuando, después de que se publicaran informaciones en la prensa británica que le afectaban, decidió anunciar que retiraba la asignación a cuenta de dinero público a Juan Carlos y que rechazará la herencia que pueda tocarle cuando este muera.

El patrimonio de los Reyes

Entre las ideas que manejan Calvo y Alfonsín se incluyen la posibilidad de que Felipe VI y Letizia tengan que hacer público su patrimonio y la evolución del mismo. Es algo a lo que, desde 2007, está obligado hasta el concejal del municipio más pequeño de España.

Los gastos de la institución siguen siendo también un secreto. La Zarzuela y el Gobierno se han escudado siempre en la dificultad de desglosarlos, ya que las partidas afectan a varios ministerios: aviones (Defensa), coches (Hacienda), residencias (Presidencia)... De hecho, este diario intentó en octubre conocer, entre otros detalles, el coste de los aviones y helicópteros usados por Felipe VI. La respuesta fue que hay gastos del Ministerio de Defensa que "no se pueden disociar".

El escudo de la inviolabilidad

Noticias relacionadas

La inviolabilidad del Rey, recogida en el artículo 56 de la Constitución, también se está sometiendo a debate. La Carta Magna concede al jefe de Estado un escudo de carácter medieval que ampara todos sus actos (privados o públicos). De hecho, esa inviolabilidad puede llevar en los próximos meses a que los tribunales españoles descarten juzgar a Juan Carlos si los delitos son anteriores a junio de 2014, cuando abdicó. Eliminar ese privilegio supondría una reforma agravada de la Constitución que requeriría de elecciones y referéndum. Una opción imposible en estos momentos. Una posibilidad, estudiada por algunos diputados del PSOE, es que Felipe VI pueda renunciar voluntariamente a la inviolabilidad para sus actos privados.

Una Pascua Militar con las polémicas cartas de fondo

Felipe VI presidirá este miércoles, junto al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, la ceremonia de la Pascua Militar en el Palacio Real. Esta conmemoración, que se inició en 1782 para celebrar con todo el Ejército que Menorca volvía a estar bajo soberanía española, llega este año marcada por la pandemia y la polémica protagonizada por los exmilitares. Un grupo de 73 militares retirados mandó al jefe del Estado hace unas semanas una carta en la que le alertaban del "deterioro" que vive la "cohesión nacional" y señalaban como culpable al Gobierno del PSOE y Podemos. Felipe VI recibió alguna misiva más y también se filtró un chat en el que uno de los 73 firmantes hablaba de "empezar a fusilar" a la mitad de los españoles. El Rey, jefe supremo de las fuerzas armadas, pronunciará un discurso en el acto en el que podría hacer alguna alusión concreta a esa polémica. También tomará la palabra antes la ministra de Defensa, Margarita Robles.