Gobierno dividido

Iglesias cuestiona a los que aplaudieron a Juan Carlos I el 23-F tras su nueva regularización fiscal

  • Calvo asegura que no es una "buena noticia", pero pone el foco en el "rigor" del Estado con todos los ciudadanos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  y sus vicepresidentes, Carmen Calvo y Pablo Iglesias, en el Congreso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sus vicepresidentes, Carmen Calvo y Pablo Iglesias, en el Congreso. / EFE / Emilio Naranjo

Se lee en minutos

Las informaciones sobre Juan Carlos I y una nueva regularización fiscal de cuatro millones de euros han vuelto a desatar la polémica. Varias formaciones políticas han criticado al monarca, incluida Unidas Podemos. Pablo Iglesias ha cuestionado en redes sociales cómo hay todavía quien aplaude la figura del rey emérito. Mucho más precavida se ha mostrado Carmen Calvo, que pese a señalar que no es una "buena noticia", se ha centrado en resaltar que este es el mejor "ejemplo" de que el estado de derecho funciona igual para todos.

"La pregunta no debería ser por qué nosotros no aplaudimos ciertas cosas, sino por qué aplauden los demás", ha publicado el vicepresidente segundo y líder de los morados en Twitter, en referencia al acto del pasado 23 de febrero. Iglesias, junto al resto de dirigentes de Unidas Podemos que acudieron al evento, no aplaudió el discurso de Felipe VI en el que ensalzó la figura de su padre por su actuación en el golpe de estado de 1981.

Mucho más contundente se ha mostrado el ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón. A través de las redes sociales, ha mostrado su sorpresa por el hecho de que cada cierto tiempo haya informaciones sobre "los oscuros -y se ve que también ilegales- movimientos financieros realizados desde la institución que debiera ser la más fiscalizada de toda la democracia, por ser la más protegida y privilegiada: la monarquía". "Quizás durante años se aplaudió tanto y de manera tan cortesana que luego sólo había ceguera voluntaria ante lo que sucedía", ha añadido.

Te puede interesar

Ejemplo de fiscalización

La vicepresidenta primera se ha mostrado mucho más cauta a la hora de valorar la regularización hecha por el rey emérito. Calvo ha señalado que no es una "buena noticia", pero ha evitado hacer una crítica más profunda. No obstante, sí ha insistido en varias ocasiones en que este es el "ejemplo de un país que funciona y exige cuentas a todo el mundo". "Y tiene que exigir por igual, porque nuestro país es una democracia con un Estado de derecho riguroso en que nadie se puede saltar la ley", ha subrayado.