La alcaldesa de Tossa, otro cargo que se vacuna contra el covid-19

La dirigente de Junts x Tossa recibió el inyectable en una residencia geriátrica de la localidad

Imma Colom lo justifica porque ejerce de "médico colaboradora" en el centro de mayores

Imma Colom, alcaldesa de Tossa de Mar

Imma Colom, alcaldesa de Tossa de Mar / YOUTUBE

Se lee en minutos

El Periódico

La alcaldesa de Tossa de Mar (Selva), Imma Colom, es el último de los cargos públicos que se ha vacunado contra el covid-19. Colom, de Junts per Tossa, se vacunó aprovechando que personal del departamento de Salut acudió al centro geriátrico del municipio para suministrar el inyectable a sus usuarios. Colom lo ha justificado aduciendo que visita "muy a menudo" la residencia de mayores y a su condición de médico. Sin embargo, la oposición le ha recordado que está en excedencia desde que ocupa la alcaldía, labor a la que dedica el 95% de la jornada. La alcaldesa ha asegurado que no ha hecho "ninguna trampa" y que se siente "muy contenta" de haber recibido ya la vacuna.

Ante la polémica desatada, este martes Colom ha declarado que ejerce de "médico colaboradora" en la residencia de ancianos a partir de la hora en la que el centro de atención primaria (CAP) ya ha cerrado. En una entrevista de TV3, ha explicado que, como antes de ser alcaldesa era médico, desde hace 17 años ayuda en una residencia geriátrica cuando se lo piden, por lo que el centro la incluyó en la lista de vacunación como "personal sanitario que colabora en el centro". Colom ha recriminado a la oposición haber criticado que se haya vacunado y lo ha diferenciado de otros cargos públicos que "se ha aprovechado del poder" para vacunarse.

La vacunación fue el pasado 12 de enero y el ayuntamiento colgó una imagen del momento en sus redes sociales. Eso destapó la polémica en la localidad. Tossa Unida, un grupo de la oposición, acusa a Colom de haber protagonizado un "acto insolidario" y de tener "falta de respeto por el resto de vecinos del municipio". La formación ha pedido un pleno extraordinario para reprobar el comportamiento de la alcaldesa.

Te puede interesar

En el pleno del pasado 19 de enero, Colom ya explicó que era colaboradora de la residencia, motivo por el cual la visitaba "muy a menudo". Por ese motivo, apuntaba, la dirección de la residencia la incluyó en la lista de vacunados, lo mismo que hizo con el podólogo o el peluquero que acuden al centro para atender a los mayores.

La vacunación de cargos políticos ha desencadenado ya diversas dimisiones (la del consejero de Sanidad de MurciaManuel Villegas, la renuncia del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Ángel Villarroya, o la del consejero de Sanidad de Ceuta, Javier Guerrero. Pero esta pandemia de insolidaridad política se extiende por todo el territorio y ha abierto un debate sobre si los dirigentes políticos deben o no saltarse el orden de vacunación establecido por Sanidad atendiendo al nivel de riesgo de cada grupo de población.