EN CLAVE MADRID

Semana de relevos en el Gobierno

  • Sánchez ultima los cambios en su gabinete: toca decir 'adéu' a un Illa con rumbo al 14-F

  • En manos de Darias quedará decidir si se va o no al confinamiento: el martes, la clave

  • Iceta se perfila como ministro, se busca Jemad y el PP abre debate sobre vacunación del Gobierno

Miquel Iceta y Salvador Illa en una imagen de archivo.

Miquel Iceta y Salvador Illa en una imagen de archivo. / Efe

Se lee en minutos

Estrena semana el presidente del Gobierno con una cumbre internacional de relumbrón, la de Davos, en la que por motivos pandémicos tendrá que participar a través de una pantalla. Es lo que tiene este Covid tan endemoniadamente sociable. Sánchez estará este lunes codeándose (esta vez metafóricamente) con mandatarios de medio mundo para hablar, en clave económica y social, de "reconstruir confianza" en plena batalla contra un virus que va mutando y nos va matando a puñados día a día. ¿Soluciones claras? De momento una esperanza, la escasa vacuna, y muchas dudas de los gestores nacionales e internaciones sobre cuándo, cómo y hasta qué punto abrir o cerrar las manos con las restricciones para aplanar curvas incontroladas. El equilibrio entre salud, respeto a derechos fundamentales como la movilidad y la economía sigue siendo utopía.

Los datos coronavíricos en España también son malos. Nefastos. Hay algún territorio que tiene menos presión que otros, pero ninguno roza la tranquilidad. Estamos en tiempo de récord. Estamos en tiempo de miedo (otra vez) y de cansancio notable (también otra vez) en el gremio sanitario. Tampoco hay novedades sobre el tira y afloja entre Ejecutivo central y autonomías. Ahí sigue. Las comunidades van endureciendo las medidas para tratar de proteger a sus vecinos, después de las semanas de disloque navideño. ¡Hasta Madrid cierra antes la hostelería y pide no visitar a la familia!. Muchos gobiernos autonómicos exigen a Sánchez capacidad para confinar o una vuelta de tuerca al decreto de estado de alarma. Sánchez prefiere esperar…. Al menos hasta el martes. El martes está marcado en la agenda monclovita como fecha relevante.

A la espera del descenso

El 26 de enero de 2021 creen los especialistas que asesoran al presidente que debe haber bajado el número de hospitalizados -que roza los 28.000- de forma visible, aunque se mantenga la enorme ocupación en las UCIs. Si los cálculos que hacen no fallan, ya se habría pasado hace días el pico máximo de transmisión, pese a que quede como poco una semana para que los ingresos por covid superen a las altas. Si esa previsión se cumple, es bastante improbable que el presidente cambie algo más que….al titular de Sanidad. Ya toca. Salvador Illa ha puesto rumbo a una convocatoria electoral, el 14-F, que ya parece inamovible. El resto de candidatos catalanes ha puesto rumbo hacia él, dado que la demoscopia lo coloca como favorito.

Si no hay sorpresas de última hora, su sucesora será Carolina Darias, la hasta ahora ministra de Política Territorial y Función Pública. Ha estado trabajando mano a mano con Illa en el consejo Interterritorial de Salud y conoce bien cómo está el cotarro autonómico en esta crisis. Sabe lo que le espera. Y sabe además que si este martes no se cumplieran las proyecciones de los técnicos, será ella la que debería lidiar con un endurecimiento global de medidas anticovid. ¿Confinamiento?. Casi nadie se atreve a descartar ni eso ni nada y, los que sí lo hacen, se cuidan mucho de añadir la coletilla "por el momento".

Cúpula del ejército

Pero no es el único movimiento de piezas pendiente. A Darias habrá asimismo que sustituirla y entregarle a otro su cartera de Territorial. Todo apunta a que, esta vez sí, Miquel Iceta regresará al Madrid donde vivió residió antaño para ocupar un ministerio. Se comprobará en las próximas horas si él ya estará, o aún no, sentado en la mesa de ministros que también el próximo martes ha de certificar el cese acordado por Margarita Robles con su Jemad, el general Miguel Ángel Villaroya. Y buscarle y nombrar un sustituto.

Es posible que Robles se está afanando en buscar un alto cargo militar que, a diferencia de Villaroya, no haya sido vacunado cuando aún esperaban turno los sanitarios que deben ocuparse en primera línea de los infectados por el virus… aunque conviene destacar que el PP sostiene, por boca de su portavoz, José Luis Martínez-Almeida –a la sazón alcalde de Madrid-, que no es malo que Gobierno y mandos del Ejército reciban primero la profilaxis. Que un país no puede quedarse sin autoridades ni sin defensa. Interesante debate para la semana que comienza.

Te puede interesar