Ayuso adelanta el cierre de bares y comercios a las 21.00 y el toque de queda, a las 22.00

  • Prohíbe las reuniones en casas y en la hostelería no podrá haber más de cuatro comensales

  • La consejería de Sanidad afirma que la cepa británica tiene ya una prevalencia del 9% en Madrid y en dos o tres semanas será dominante

Ambiente en un bar de Madrid, este viernes.

Ambiente en un bar de Madrid, este viernes. / David Castro

Se lee en minutos

La variante británica de coronavirus, mucho más contagiosa, ha penetrado ya con fuerza en la Comunidad de Madrid. Representa el 9% de todos los contagios y en algún Centro de Salud han llegado a encontrar el 33% de los casos asociados a esta cepa. La información la ha suministrado el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, cuya estimación es que en dos o tres semanas la B117 sea la variante predominante en la autonomía presidida por Isabel Díaz Ayuso. Estos datos y la abultada incidencia que acumula, 907 casos por 100.000 habitantes, han llevado a la Comunidad a acentuar las restricciones. Las reuniones de personas que no sean convivientes en las casas quedan prohibidas y el toque de queda se adelanta de las 23.00 a las 22.00 horas, el máximo que permite el decreto del estado de alarma.

Además, como medida para frenar el avance del coronavirus, la hostelería y el resto de los establecimientos tendrán que cerrar a las 21 horas. El número de personas que podrán encontrarse en un bar baja de seis a cuatro personas tanto en interior como exterior, pero no es necesario que sean convivientes. En la casas sólo podrán haber convivientes pero fuera de casa sí. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha hecho un llamamiento a que se impulse el teletrabajo, en aquellas empresas que puedan organizarse con sus empleados. Las medidas estarán en vigor un mínimo de dos semanas. También ha recomendado a los ancianos que no salgan de sus casas si no es "absolutamente imprescindible". "Estamos ante un virus muy contagioso", ha recalcado.

"Estamos es un nuevo escenario que obliga a cambiar las reglas del juego", había anunciado al principio de su intervención. Madrid era la autonomía con las medidas más laxas de todas las afectadas por el aumento disparado de casos pero con la vuelta de tuerca que ha dado hoy seguirá siéndolo. Tampoco tiene nada que ver con los confinamientos estrictos aplicados por los países más afectados por la variante, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal. Fernando Simón estimó el pasado jueves una prevalencia de la cepa británica del conjunto de España de entre el 2% y el 4% y que sería dominante hacia mediados de marzo.

Ante la pregunta de porque no se cierran los bares y los comercios no esenciales como han hecho otras autonomías, Zapatero ha respondido que "no se descarta nada si la próxima semana la tendencia sigue". "Hay que prepararse para un escenario en el que las medidas que dictamos las comunidades sean insuficientes y necesitemos más herramientas. El Gobierno debe salir de su parálisis", ha reclamado por otra parte, Escudero, que tampoco se se ha olvidado de criticar al Ejecutivo por los "insuficientes" controles en Barajas.

Cuatro comensales en la hostelería

En horario nocturno solo podrán abrir farmacias, establecimientos médicos, veterinarios, gasolineras y aquellos que presten servicios imprescindibles e inaplazables.

Según ha explicado Escudero, la prohibición de las reuniones en las casas no rige en los casos que tienen que ver con el cuidado, la atención o el acompañamiento de personas menores de edad, mayores o dependientes con discapacidad.

El espacio de los aforos en los centros de ocio en los centros comerciales será del 50%. Además el aforo será de un 75% en teatros, cines y otras instalaciones culturales, un 40% en las salas multiusos polivalentes (como el Wizink Center), las terrazas al aire libre que permanecen al 75%, y los centros de formación no reglada, también al 75%.

Una terraza de Madrid, este viernes, antes de las nuevas restricciones.

/ DAVID CASTRO

Más zonas básicas de salud afectadas

La Comunidad aumentará desde el lunes a las 56 zonas básicas de salud (ZBS) y 25 localidades de la región las áreas estarán cerradas perimetralmente.

Escudero ha detallado que estará restringido el 24% de los madrileños en estas zonas, que concentran cerca del 28% de los nuevos casos de covid. El aumento de casos en la última semana en la región ha sido del 15%.

A las zonas básicas de salud ya restringidas se suman otras nueve y seis localidades que tendrán medidas hasta el 8 de febrero, inicialmente. Estas nuevas áreas son la de La Ribota, Ramón y Cajal, Doctor Laín Entralgo y Doctor Trueta, en el municipio de Alcorcón; y en la zona básica de salud de Las Ciudades, en Getafe.

Además, se amplían las restricciones a todo el perímetro del término municipal de Collado-Villalba y a todo el perímetro de Rivas-Vaciamadrid. Asimismo, se limitan las entradas y las salidas en las localidades Cercedilla, Navacerrada, Los Molinos, Colmenar de Oreja, Quijorna y Serranillos del Valle.

Los mayores de 16 años que vivan en las zonas de salud confinadas recibirán un SMS informando de estas restricciones; recurso que se añade a la información que alberga la web de la Comunidad de Madrid dedicada específicamente al covid.

Umbral máximo de 1.000 casos por 100.000 habitantes

El umbral máximo de incidencia para imponer restricciones se ha vuelto a elevar hasta los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. La semana pasada se situó en torno a los 600; criterio al que se tiene que sumar la observación de transmisión comunitaria y una tendencia creciente significativa. Es la técnica de la Comunidad para no tener que confinar a todo el territorio.

Además, se prorrogan las limitaciones hasta las 00:00 horas del lunes 1 de febrero en todo el Distrito de Barajas en Madrid capital, con las zonas de Barajas y Alameda de Osuna.

Te puede interesar

También en Madrid se mantienen las limitaciones hasta ese mismo día en las zonas de Andrés Mellado (Chamberí), Aravaca (MoncloaAravaca), General Moscardó (Tetuán); Sanchinarro, Virgen del Cortijo, Benita de Ávila y Silvano (Hortaleza), Mirasierra y Las Tablas (Fuencarral-El Pardo); Jazmín (Ciudad Lineal); Montesa, General Oráa y Baviera (Salamanca), y Alpes y Rejas (San Blas-Canillejas).

Escudero ha pedido la colaboración "activa" de la Delegación del Gobierno y de las policías municipales para el control de estas medidas. En este sentido, ha recordado a los ciudadanos que las infracciones por incumplimiento están entre los 600 y los 600.000 euros. Así, ha pedido "prudencia, responsabilidad y precaución".