Encuesta del GESOP

Sondeo elecciones catalanas 2021: Los catalanes prefieren un Govern de izquierdas antes que independentista

  • Los comicios del 14 de febrero despiertan menos interés a la ciudadanía que los del 2017 y el 2015
Gente votando en noviembre en las elecciones del 10-N de 2019.

Gente votando en noviembre en las elecciones del 10-N de 2019. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

Pese que tanto ERC como el PSC huyen del fantasma del tripartito, los catalanes prefieren un pacto postelectoral entre las fuerzas de izquierdas que un acuerdo de gobierno sólo entre partidos independentistas, es decir, una reedición de la alianza entre republicanos y posconvergentes, que podría contar con el apoyo de la CUP.

Según el último sondeo del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, el 35,7% de los ciudadanos llamados a las urnas el próximo 14 de febrero --si la situación epidemiológica permite su celebración-- es partidario de aunar fuerzas entre formaciones de izquierda para gobernar unidas desde el Palau de la Generalitat. El 26,6%, en cambio, se decanta por un pacto netamente independentista, mientras que sólo uno de cada cinco catalanes defiende un acuerdo sólo entre partidos contrarios a la secesión. A la cola queda el 5,1% que abraza una conjunción de las derechas, sean o no soberanistas.

La política de pactos no impacta por igual en la bolsa de votantes. Seis de cada diez independentistas prefieren reeditar el Govern actual, mientras que un tercio del secesionismo aboga por un acuerdo de izquierdas. Los catalanes no soberanistas se dividen a la hora de elegir entre un pacto desde el eje nacional o desde la izquierda.


El votante de los ‘comuns’ es el más decidido a recuperar un tripartito de izquierdas (82%). Los simpatizantes de ERC, en cambio, están divididos: un 49,6% prefiere a JxCat y la CUP, mientras que un 41,4% opta por la fórmula de las izquierdas --PSC, 'comuns' e incluso los anticapitalistas--. La división también se palpa en el campo socialista: el 43,5% de sus votantes apuesta por un Govern no independentista, mientras que un 39% se abre a las izquierdas.  

Los posconvergentes no tienen dudas: un 68% aboga por un acuerdo independentista y tan sólo el 16,9% preferiría explorar vías con las izquierdas. Estas cifras se invierten en el caso de Cs, ya que el 69,4% apuesta por la unión constitucionalista. En el PPC esta misma preferencia es del 63,3% al tiempo que la alianza de derechas gana adeptos (23,3%). Los anticapitalistas se dividen entre priorizar a ERC y JxCat o plantear nuevos socios casi al 50%.


¿Elecciones de menor peso?

Sea cual sea la aritmética que permita gobernar tras las elecciones, el próximo 14 de febrero genera poco interés a los catalanes. El sondeo del GESOP expone que la ciudadanía da menos importancia a la próxima contienda electoral que a las dos autonómicas que la precedieron, la del 21 de diciembre del 2017 y la del 27 de septiembre del 2015. Estas dos últimas citas estuvieron marcadas por el mantra del plebiscito, después de haber celebrado la consulta del 9-N y el referéndum del 1-O, pero las elecciones del 2021 parten sin una hoja de ruta compartida y con una pandemia que gestionar.

Noticias relacionadas

Hace tres años, el 92,9% de los encuestados sostenía que los comicios que se celebrarían tres meses después eran “muy o bastante importantes”. En el 2015 así lo consideraba el 78,6%. Ahora la cifra desciende hasta el 76,3%.

Sin embargo, el electorado independentista sigue movilizado y da más importancia a la contienda electoral (85,3%) que el sector que desdeña la secesión (70,9%). Los ciudadanos que dan más envergadura al 14-F son los votantes de JxCat, seguidos por los de ERC, los ‘comuns’ y la CUP. Pese a que el furor del 'procés' se ha desvanecido, la batalla por la hegemonía en el Palau de la Generalitat está más viva que nunca.