EL TABLERO CATALÁN

Satisfacción con sordina en ERC por el triunfo de Borràs en JxCat

Los republicanos se muestran cautos pero consideran que con Calvet, JxCat tenía más matices

EL PDECat considera que la elección de la diputa "clarifica" el panorama electoral

Laura Borràs y Gabriel Rufián, ante el Tribunal Supremo.

Laura Borràs y Gabriel Rufián, ante el Tribunal Supremo. / JOSÉ LUIS ROCA

Se lee en minutos

Xabi Barrena

Máxima cautela. En ERC hay un respeto reverencial hacia las opciones políticas de la posconvergencia y del puigdemontismo. Ello hace que sea misión casi imposible sonsacar una valoración del triunfo de Laura Borràs en las primarias de Junts. Pero de los retales de información que las fuentes republicanas van soltando se puede deducir que hay satisfacción. No porque crean que Borràs no sea una candidata poderosa, "porque lo es", sino porque la candidatura que se configura, en el tándem con Carles Puigdemont, puede favorecer sus intereses.

"Un tándem Puigdemont-Calvet hubiera sido de más amplio espectro. Se hubiera dirigido a los sectores más hiperventilados, con el 'expresident', y a los que no quieren correr para echar otro pulso al Estado, con el 'conseller', miembro del alma convergente de Junts. Esa apuesta por la gestión interseca con lo que ofrece ERC", apunta una voz. "Clarifica el panorama", coincide otra fuente de ERC y, también, una del PDECat.

"Hay el espacio del independentismo pragmático, uno de centro-izquierda y, otro, de centro-derecha (PDECat) y hay el del independentismo de confrontación, uno de izquierda (CUP) y otro que exactamente no se sabe qué es", apunta una voz republicana. También en el PDECat apuntan al flanco ideológico: "Más allá del 'no' a todo sabemos pocas cosas de lo que piensa JxCat y su candidata en la gestión del día a día".

Respuesta en forma de pacto

La respuesta del PDECat al triunfo de Borràs fue plenamente simbólico: anunciar su acuerdo de presupuestos con el Gobierno PSOE-Podemos. Justo cuando, en la primera jornada del debate de enmiendas parciales, la flamante 'presidenciable' de Junts per Catalunya afirmó que "quien defiende" que se debe "aparcar todo esto", en referencia a la amnistía de los presos y a un referéndum de autodeterminación, para dar prioridad a la crisis sanitaria cae en una táctica política "cortoplacista" y que su fuerza "no puede darles el sí a cambio de nada ni tampoco a cambio de casi nada".

Ferran Bel, del PDECat y hasta hace unos meses compañero de grupo parlamentario, reprochó a Borràs, sin citarla, que "alguien pudiera pensar en tumbar el Presupuesto... pero, si es así, al Gobierno no le quedaba más remedio que convocar otras elecciones y esta situación no mejoraría la situación de Catalunya ni del Estado español".

"Compañeros de viaje"

Te puede interesar

Tampoco ERC entró al trapo explícito contra Borràs. La portavoz republicana, Marta Vilalta, felicitó a la puigdemontista, pero le criticó "obsesión de atacar a ERC". En una rueda de prensa junto a Arnaldo Otegi (telemáticamente), la también secretaria general adjunta señaló: Con JxCat somos compañeros de viaje y, por lo tanto, pongámonos a trazar la unidad estratégica".

Eso sí, a cuenta del soniquete habitual de que los republicanos preparan un tripartito de izquierdas, pese a que todas las instancias del partido lo han desmentido con vehemencia, Vilalta, recordando el pacto posconvergente con el PSC en la Diputación de Barcelona sí preguntó: "Si esto va,  como apuntan las encuestas, entre Pere Aragonès y Miquel Iceta, ¿qué hará JxCat cuando llegue el momento?"