Sánchez e Iglesias pactan negociar un borrador de Presupuestos antes de dialogar con Cs

Ambos se reunieron este lunes para desbrozar el camino hacia las cuentas públicas del 2021

El vicepresidente demanda estar en las conversaciones que se lleven a cabo con los de Arrimadas

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante la conferencia ’España puede’ pronunciada por Pedro Sánchez, este 31 de agosto en la Casa de América de Madrid. 

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante la conferencia ’España puede’ pronunciada por Pedro Sánchez, este 31 de agosto en la Casa de América de Madrid.  / EUROPA PRESS

Se lee en minutos

El camino hacia los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 parece que vuelve a allanarse. Tras las tensiones de las últimas semanas entre los socios de Gobierno, este lunes Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reunieron para hablar de las futuras cuentas públicas y de la vía a seguir para lograr la mayoría necesarias. En esta conversación, Iglesias trasladó al líder socialista su demanda de negociar primero un borrador presupuestario en el seno del Ejecutivo sobre el que después se pueda trabajar con el resto de formaciones, según fuentes cercanas al presidente del Gobierno. Los socialistas no se niegan a esa alternativa. "Es lo normal. Presupuestos de un Gobierno formado por dos partidos", indican las citadas fuentes a EL PERIÓDICO. Este giro aplaca el enfado de los morados por la mano tendida del sector socialista del Consejo de Ministros a Ciudadanos

La continuidad de la legislatura —y de la alianza de PSOE Unidas Podemos— pende en gran medida de la aprobación de los PGE. Sin embargo, en los últimos meses los socios de Gobierno han discrepado en la forma de lograrlo. El elemento discordante es Ciudadanos. Los socialistas quieren amarrar los 10 escaños naranjas porque no creen que ERC, con unas elecciones catalanas en el horizonte en las que disputa la hegemonía del independentismo con JxCat, esté disponible para apoyar el texto. Una estrategia que rechazan los podemistas —principalmente Iglesias— por sus discrepancias con los liberales. El pasado viernes, los portavoces morados, Isa Serra y Rafa Mayoral, sostuvieron que sus principios son "incompatibles" con los de Cs

Sin embargo, la solución parece estar en una primera negociación en el seno del Consejo de Ministros que permita poner de acuerdo a los miembros de la coalición y que después se ofrezca al resto de partidos. En los últimos días, desde la formación liderada por el vicepresidente segundo ya se venía rebajando el enfrentamiento y se ponía esta posibilidad encima de la mesa. Una vía que, finalmente, aprobó este lunes la Asamblea Confederal de Unidas Podemos, donde están representados los dirigentes de PodemosIUEn Comú Podem y Galicia en Común, y que Iglesias le ha planteado a Sánchez, según voces cercanas al jefe del Ejecutivo. 

Cesiones

El acuerdo entre el presidente del Gobierno y el vicepresidente iría más allá. Según ha adelantado 'El País'Iglesias no solo habría exigido pactar un borrador de los Presupuestos antes de abrir la puerta a una negociación con Arrimadas, sino que también ha puesto sobre la mesa la necesidad de que Unidas Podemos forme parte de esas conversaciones. Es decir, los podemistas no quieren que sea el PSOE quien dialogue de manera individual con los naranjas y, haciendo valer su peso dentro del Gobierno, pretenden estar también presentes en cualquier posible reunión sobre las cuentas para 2021. En Podemos no gustó que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, pilotara este verano las conversaciones con los naranjas. 

Pese a la cesión de Iglesias, los morados siguen pensando que la aprobación de los Presupuestos no debe centrarse en lograr los 10 escaños de Ciudadanos y temen que el apoyo de Arrimadas suponga la marcha de otros socios, como Más PaísCompromís o el BNG, que votaron a favor de la investidura de Sánchez. En este sentido, existe cierto nerviosismo dentro de la formación porque el acercamiento a los naranjas sea visto por sus militantes como una renuncia a las políticas que pactaron con el PSOE para vertebrar la legislatura. 

A quien no parece importarle las desavenencias entre los socios de Gobierno es a Inés Arrimadas. "Estoy convencida de que a Podemos le gusta más negociar con Bildu y con ERC que con Ciudadanos", admitió este lunes la líder liberal antes de señalar que la posición de los morados no supondrá impedimento alguno para que su formación entre de lleno en la negociación presupuestaria para lograr un proyecto "sensato, moderado" y con el que se pueda "ejecutar de la mejor manera posible la ayuda que vendrá de Europa". En este sentido, Arrimadas explicó que el próximo miércoles acudirá a la cita con Sánchez en la Moncloa "con responsabilidad y espíritu constructivo pero exigente". 

Te puede interesar

Preguntada por las desavenencias en el seno del Gobierno a raiz del diálogo entre socialistas y naranjas, Arrimadas dijo que no va a "profundizar en los problemas evidentes que tiene" el Ejecutivo que "ni en este momento puede ser un Gobierno fuerte". "Si todos nos quitamos de la cabeza las luchas partidistas vamos a ser mucho más útiles", había sostenido momentos antes.