DESESCALADA EN CATALUNYA

Torra apela a la responsabilidad en la fase de "reanudación"

«Depende de todos nosotros y de la solidaridad», reclama la 'consellera' Vergès sobre el nuevo decreto del Govern

Las escuelas en septiembre abrirán de forma presencial, promete el 'president'

Torra ha firmado este mediodía un decreto que, a efectos de esta próxima medianoche, designa a la Generalitat como autoridad competente en la regulación de la desescalada, incluso antes de que termine el estado de alarma (el 21 de junio). / EFE VÍDEO

Se lee en minutos

Fidel Masreal

El ‘president’ Quim Torra compareció ayer para dar el pistoletazo de salida a una nueva fase de la lucha contra la pandemia, la que gestionará la Generalitat con plenas competencias y que propone que se base en pocas reglas pero claras: distancia, mascarilla e higiene.

Torra intervino junto a los titulares de Salud e Interior, Alba Vergès y Miquel Buch, en el Palau de la Generalitat, para dar solemnidad a la recuperación del mando en la actuación contra la covid-19. Y explicó que en lugar de llamarla «nueva normalidad», como el Gobierno, la Generalitat describirá la nueva etapa como de "reanudación" ("represa", en catalán), centrada en la idea de que «protegiéndonos, nos protegemos a todos». En concreto esto significa que se establece una distancia interpersonal de 1,5 metros y un espacio de 2,5 metros cuadrados por persona en recientos cerrados y abiertos. El uso de la mascarilla sigue siendo obligatorio en recintos cerrados y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. Y la higiene de manos es otra regla básica.

Regulación sencilla

La comparecencia no sirvió para dar muchos más detalles por que se trataba de lanar el mensaje de que tras un período marcado por las distintas y en ocasiones cacofónicas normativas contra la pandemia, el Govern opta ahora por la simplificación del mensaje, sin perjuicio de poder adoptar sanciones o medidas excepcionales si se produce un rebrote. Dicho en palabras de la ‘consellera’ de Salud, Alba Vergès, se trata de una "regulación sencilla no basada en prohibiciones sino en dar mensajes y en la corresponsabilidad y autorresponsabilidad de todos y todas como cuidadanía".

La definición de los aforos máximos tendrá un período de adaptación de unos días, hasta el 25 de junio. Respecto a las residencias geriátricas, epicentro de buena parte de la crisis, Vergès no fue excesivamente precisa sobre la nueva normativa. Se basó en los planes de desescalada que ya se han aprobado en las últimas semanas (basados en el grado de afectación del virus en cada centro) y en los planes de contingencia que elabore el Govern. "Las residencias sabrán qué hacer y lo hemos trabajado con el sector", aseguró Vergés, quien se mostró claramente contraria al período de las distintas fases de desescalada por el que ha pasado Catalunya y el conjunto de España, que calificó de "concurso".

Otro estado de alarma

Torra aprovechó la comparecencia para insistir en el mensaje crítico respecto a la gestión estatal del estado de alarma y se reafirmó en que la Generalitat hubiera pilotado  mejor esta fase. "Hubiéramos deseado que el confinamiento total hubiera llegado veinte días antes. ¿Qué hubiera pasado? No lo sabemos. ¿Hubierámos podido hacerlo de otra manera? Sí", aseguró.

En definitiva, se pasa ahora de un período marcado por las regulaciones a otro en el que, al menos la Generalitat, pone el acento en la autogestión.

Noticias relacionadas

Escuela presencial, en septiembre

Torra valoró uno de los elementos más polémicos de la actuación gubernamental: la escuela. Admitió que ha generado «contradicciones» ver lo que sucedía «en los parques y en las escuelas». y adujo que el plan de retorno parcial de junio se elaboró en un contexto de pandemia  aguda. Dicho lo cual aseguró que "al final se ha dialogado con la comunidad educativa, con los padres, con la administración local y de todo esto lo más importante son las lecciones". Y añadió que la experiencia acumulada junto a la que se extraiga del próximo período de ‘casals’ de verano, permitirán encarar el nuevo curso. Torra prometió recuperar la educación presencial a partir de septiembre: "Las escuelas tienen que abrir, estoy completamente seguro de que lo harán, lo haremos dialogando con todo el sector".