14 jul 2020

Ir a contenido

ANUNCIO DE SANIDAD

Barcelona y Lleida pasan a fase 3

El ministro Illa autoriza el cambio de etapa y alaba "la actitud de prudencia" de la Generalitat

El Govern decretará unas horas o un día después el acceso a la 'nueva normalidad' de toda Catalunya

Manuel Vilaseró

Aspecto de la C-32, a la altura de la entrada de Sitges.

Aspecto de la C-32, a la altura de la entrada de Sitges. / DIEGO CALDERÓN

Catalunya inicia este jueves una recuperación acelerada de la normalidad (la 'nueva') que culminará la madrugada del domingo. El Ministerio de Sanidad ha aceptado este miércoles que las regiones sanitarias del área metropolitana de Barcelona y Lleida, las únicas que quedaban en fase 2, pasen el jueves a la fase 3, pero en esta situación apenas estarán unas horas o un día. Entre el jueves y el viernes, la Generalitat, una vez recuperadas las competencias plenas, acordará que todo el territorio acceda a esa ‘nueva normalidad’. Unas horas después, la medianoche del sábado al domingo, el fin del Estado de  Alarma  permitirá a los catalanes viajar por toda España, como al resto de los españoles. El BOE ya publica este jueves la orden de Sanidad que convierte a Catalunya en unidad territorial única, con capacidad de movimiento por toda la comunidad.

Lo más trascendente de la entrada este jueves en la fase 3 es precisamente eso, que cualquier residente en Catalunya, viva donde viva, podrá desplazarse por todo el territorio. Todo el mundo podrá disfrutar íntegramente del puente de San Joan. El resto de medidas que comporta el cambio de etapa, como poder consumir en las barras de los bares o la apertura de los centros de ocio nocturno, no merece la pena tenerlas en cuenta, dado que sólo estarán vigentes unas horas, según adelantó el martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó.

Más importantes serán las normas específicas que dicte la Generalitat sobre la nueva normalidad, porque previsiblemente son las que regirán hasta que la enfermedad pueda combatirse con una vacuna. El Gobierno ya dictó a través de un real decreto las que regirán en toda España, principalmente la mascarrilla obligatoria siempre que no pueda mantenerse la distancia de seguridad de 1,5 metros.

mapa de la fase 3 del desconfinamiento en Catalunya

Reunión bilateral

El visto bueno para que Barcelona y Lleida pasen a la fase 3 lo ha dado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una reunión con la consellera de Salut, Alba Vergès, en la que también han estado presentes técnicos de sus departamentos.

Illa, este mismo miércoles por la mañana había asegurado que "en prinicpio se dan las condiciones" para que Barcelona y Lleida pasen a fase 3 de desconfinamiento, aunque ñadió que prefería esperar a la reunión. Pocas horas más tarde se ha confirmado el cambio. 

"Creo que las cosas en Catalunya se han hecho correctamente. Ha habido una actitud de prudencia", ha destacado el ministro en una entrevista este miércoles en TV-3 recogida por Europa Press, que ha valorado que los brotes en Lleida se han controlado con rapidez.

También ha explicado que el estado de alarma ha funcionado y que se podría volver a activar si hubiera un rebrote "que no se pudiese controlar".

Ampliar los test PCR

Por otro lado, el ministro ha adelantado que se prevé ampliar las pruebas PCR a los contactos directos de las personas infectadas, aunque no tengan síntomas, en una decisión que previsiblemente se tomará en el consejo interterritorial de sanidad.

Illa ha apelado a la responsabilidad individual de los ciudadanos a la hora de afrontar la nueva etapa de desconfinamiento de la pandemia, en la que se prevé cambiar los protocolos epidemiológicos para poder atajar posibles nuevos casos de forma rápida.

Uno de estos cambios será hacer pruebas PCR a los contactos estrechos de las personas que den positivo, incluso sin síntomas, una decisión que aún no se ha tomado definitivamente porque el ministro quiere consultarlo con los responsables de salud de las comunidades autónomas, ha precisado.

A su juicio, los servicios asistenciales "han hecho un trabajo magnífico" en los últimos tres meses de pandemia, una grave situación que ha supuesto "una buena lección de humildad para todos", ha opinado.

Reforzar la salud pública

Una de las lecciones aprendidas en esta pandemia, ha indicado el ministro, es la necesidad de "reforzar los servicios de salud pública, con más recursos y medios" y también el Sistema Nacional de Salud.

Por otra parte, ha descartado que el Ministerio de Sanidad se plantee recentralizar algunas de las actuales competencias en salud que tienen las comunidades, y ha respondido a la pregunta con un contundente "no estamos en esto".

En cuanto a una futura reunión bilateral Gobierno-Govern de Catalunya, el ministro ha recordado que ese era un compromiso del presidente Pedro Sánchez y que la mesa se retomará, sin precisar fechas, cuando las condiciones sanitarias lo permitan.