02 jul 2020

Ir a contenido

Torra da positivo y redobla la presión al Gobierno para decretar el confinamiento

El 'president', aislado en la Casa dels Canonges, aprueba un plan propio a expensas de la aprobación del Ejecutivo

"El Gobierno está en otra lógica, de negación", denuncia un miembro del Govern, en el que ERC cierra filas

Fidel Masreal / Xabier Barrena / Júlia Regué / Roger Pascual

Torra, este lunes. / FOTO: ACN / VÍDEO: EFE

El anuncio en pocas horas del positivo en coronavirus del 'vicepresident' Pere Aragonès y del 'president' Quim Torra, sirvió de palanca para que todo el Govern exigiera de nuevo al Gobierno español medidas más drásticas contra la pandemia, en concreto el confinamiento de Madrid y Catalunya de forma obligatoria. "El Gobierno está en otra lógica, de negación", se quejaba un miembro del Consell Executiu. En esta posición política, Torra tuvo el apoyo absoluto de su socio de Govern, y recabó la posición del resto de grupos parlamentarios en una videoconferencia desde la Casa dels Canonges, donde se halla instalado en régimen de aislamiento desde este lunes.

En una declaración institucional, el propio Torra explicó que tras haber presentado "alguno de los síntomas" del covid-19, se hizo el test y este dio positivo.

De nuevo, exigencia al Gobierno 

En su declaración, el 'president' avisó de que las personas afectadas en los próximos días seran "muchas más" en lo que definió como un "reto formidable" que requiere, insistió, "una actitud más cívica, más solidaria, más generosa que nunca". Por ello, Torra volvió a pedir el "autoconfinamiento solidario de todos" y que el Gobierno "autorice de forma inmediata el plan de confinamiento que le hemos hecho llegar y las medidas que hemos ido proponiendo".

Prohibición casi total

Minutos antes de esta declaración de Torra, el 'conseller' de Interior, Miquel Buch detalló la resolución aprobada por el Govern para este confinamiento, basada, dijo, en la información de los expertos del plan Procicat. Un plan consistente en la prohibición de ciruclar a pie, en vehículo privoad, transporte público o privado, colectivo o individual, como mínimo durante los próximos 15 días, salvo los desplazamientos al lugar de trabajo en caso de servicios de seguridad, emergencias, penitenciarios y de justicia juvenil, servicios sociales y residenciales, forenses y fúnebres, de prevenención meteorológica, radio y televisión con contenidos informativos de servicios público; electricadad y agua potable, carburante y gas, residuos, suministros sanitarios y farmacéuticos y de servicios a la industria química.

Respecto a las salidas del domicilio para la compra de alimentos, bebidas y medicamentos de primera necesidad y repostaje de vehículos, según la resolución, se deberían hacer de forma individual y ajustando un "tiempo mínmo" y no hacerse en grupo excepto en caso de menores y dependientes. El transporte público quedaría reducido al 5% del habitual en jornada laboral. Al que contrasta con las prestaciones vigentes del transporte público, de entrada en la ciudad de Barcelona. "O bajamos la demanda de usuarios o cualquier reducción de oferta de transporte puede provocar aglomeraciones", advertía ayer un miembro del Govern.

La propuesta de confinamiento, firmada por Interior y Salud, debería ser aceptada por el Estado "lo antes posible", pidió Buch, que compareció por videoconferencia junto a la titular de Salud, Alba Vergès y la de Presidència, Meritxell Budó. En esta comparecencia se dejó abierta la puerta a restricciones de los transportes públicos en los próximos días en función de la evolución del virus.

Cierre de filas

ERC mostró pleno apoyo a Torra minutos antes de estos anuncios. "El Estado está en peores cifras que Italia y China. No entendemos porque no se ha confinado a la población de Madrid. Y no entendemos porque no se toman medidas contundentes”, como el confinamiento generalizado, opinó la portavoz republicana Marta Vilalta. Para Esquerra, "no se puede activar un estado de alarma para recentralizar competencias pero no para tomar efectivas. Mostramos pleno apoyo a las decisiones tomadas por el ‘president’ Quim Torra.¿ Quién mejor que la Generalitat para tomar las decisiones que afecten a Catalunya?”, se preguntó Vilalta.

También la oposición cerró filas con el Govern, aunque Ciutadans y el PPC pidieron la misma "lealtad" al Gobierno central. Los naranjas mandaron un mensaje de "lealtad institucional" para superar esta crisis e instaron a la "plena coordinación" de las instituciones. En este aspecto también insistieron los populares, quienes pidieron una "cooperación y lealtad" al Ejecutivo de Pedro Sánchez y sus medidas contra la pandemia. Fuentes de la reunión agradecieron el "buen tono" empleado por el ‘president’ y por los representantes de todos los grupos parlamentarios durante la reunión.

Plan de choque de los 'comuns'

Jéssica Albiach, líder de los 'comuns', pidió a Torra que  es el momento de "cooperar y no de competir" y que "todas las administraciones vayan de la mano". Los 'comuns' solicitaron a Torra que pusiera lo antes posible los recursos de la sanidad privada en manos de la pública, el refuerzo de la renda garantizada de ciudadanía y las inspecciones de trabajo para que los empresarios no obligaran a trabajar a sus empleados. Y también un "plan de contingencia" para ver cómo se hace frente a los gastos extraordinarios en el ámbito local fruto de la lucha contra el coronavirus.

Por su parte, la CUP pidió que se pare toda la actividad laboral "que no sea imprescindible para la vida", más recursos sanitarios y que se ordene un confinamiento máximo para evitar la propagación del virus, en linea con el criterio del Govern.

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones

Reproche del PSC

El líder socialista Miquel Iceta sí aprovechó la videoconferencia para afearle que se desmarcara del comunicado conjunto de la Conferencia de Presidentes. Tras expresarle su "indignación", le planteó la necesidad de una respuesta unitaria contra el virus, incidiendo en la colaboración de la Generalitat con el Estado y con los ayuntamientos. "Nos hemos puesto de acuerdo en muchas cosas pero sobre todo en una: esta batalla la ganaremos y la ganaremos entre todos", afirmó Iceta.