01 abr 2020

Ir a contenido

EL LABERINTO CATALÁN

Los avisos de Artur Mas sobre el diálogo

El expresidente de la Generalitat advierte de que el Estado "tiene muchos tentáculos" y puede revertir pactos

Convergentes de todas las familias y generaciones fueron a la presentación del libro del exjefe del Govern

Daniel G. Sastre

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, en la presentación de su último libro, en Barcelona.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, en la presentación de su último libro, en Barcelona. / ÀNGEL GARCÍA

Cuando un político publica un libro, la primera pregunta que se hacen los periodistas suele ser la maliciosa "¿y quién lo ha escrito?". Sin embargo, con el de Artur Mas es fácil creerse que sí, que el texto es de su puño y letra. 'Cap fred, cor calent' (que también está disponible en castellano) es un compendio de las características del personaje: uso cartesiano del lenguaje, talante amable pero algo huero, sensación constante de que falta por explicar lo más importante, quizá lo más comprometedor.

Por ejemplo, el libro no aclara si, cumplida esta semana su inhabilitación por organizar el 9-N, Mas tiene previsto volver a la política. Y eso que está claro que el 'expresident' sigue moviendo masas, al menos en su espacio político: todas las generaciones convergentes se dieron cita este jueves en el auditorio de La Pedrera de BarcelonaJordi PujolJosep Maria Cullell (de la mano de quien Mas formó parte por primera vez de la lista de CiU al Ayuntamiento de Barcelona); miembros de sus gobiernos como Joana OrtegaFrancesc HomsSanti VilaFelip Puig o Boi Ruiz,  o 'consellers' actuales como Miquel BuchDamià CalvetÀngels Chacón o Mariàngela Vilallonga fueron a escucharle.

Y también Jordi Puigneró, que, como Elsa Artadi o Josep Rius (también presentes en el acto) formaron parte de la delegación catalana que se reunió con representantes del Gobierno el miércoles. Mas dedicó a la apertura del diálogo las frases más noticiosas de su intervención. "Hay que ir con cuidado, porque una cosa son los partidos y el Gobierno y otra cosa el Estado español, que tiene muchos tentáculos y puede revertir pactos", dijo. Aun así, se felicitó por la iniciativa porque "abre una oportunidad de hablar civilizadamente", que es lo que el independentismo "había pedido siempre". 

El 'expresident' también dio algunas pistas de por qué la lectura de 'Cap fred, cor calent' deja el resabio de las cosas ya conocidas. Dijo que no quería explicar nada que afecte a quienes "están inmersos en procesos judiciales abiertos", porque él sabe -a cuenta de su inhabilitación- que esa es una "zona de peligro total".

Saber hacer política

En cualquier caso, el tono de su charla con Mònica Terribas -que recordó que Mas es el personaje a quien más veces ha entrevistado- no fue triunfalista, sino reflexivo. El 'expresident', a quien muchos consideran el impulsor del 'procés' aunque acabase fagocitado en uno de los giros de su larga trama, lamentó que el independentismo "no haya sabido administrar sus éxitos". Y, con respecto a la negociación actual con el Gobierno, añadió: "Espero que sobre lo que no hemos acertado hayamos ido aprendiendo. Si es así tendremos más posibilidades de éxito". Porque en el libro se pregunta si los catalanes "saben trabajar, pero no hacer política", y ayer advirtió de que el Estado español "sabe más, porque siempre la ha hecho".