30 mar 2020

Ir a contenido

NOVEDAD EDITORIAL

Mas: "Cuando nadie puede ganar, la solución es que ganemos todos"

El 'expresident' propone un referéndum no solo sobre la independencia

Confirma que Puigdemont no fue su primera opción como sucesor, sino Neus Munté

Fidel Masreal

El expresidente de la Generalitar, Artur Mas.

El expresidente de la Generalitar, Artur Mas. / DAVID ZORRAKINO (Europa Press)

El 'expresident' Artur Mas, en su libro 'Cap fred, cor calent' (Cabeza fría, corazón caliente) propone la celebración de un referéndum diferente a los planteados hasta ahora por el independentismo. Se trataría, según Mas, de aceptar "que puede haber más de una opción sobre la mesa".

El 'expresident' advierte al soberanismo de que mantener la misma exigencia que hasta ahora "llevará a chocar contra el mismo muro de hormigón" por lo que ofrece que una de las alternativas de la consulta sea votar a favor de la propuesta del Estado. "Hay que poner toda la energía en el hecho de que esta propuesta estatal exista".

Mas sostiene que en lugar de constatar las lineas rojas del Gobierno español y del independentismo, puede existir un terreno de acuerdo basado en que el Estado acepte que la decisión corresponde a los catalanes, que se acuerda los términos de una consulta en la que escoger la mejora del autogobieron o la independencia, y se asume que si gana la independencia "se concede al resultado valor político, pero no jurídico" y el Estado "se compromete a promover los canvios normativos o legislativos que permitan implementar el resultado, de manera legal y acordada". Y si vence la opción de mejorar el autogobierno, esta sí tiene valor jurídico y entra en vigor de manera inmediata.

Mas hace autocrítica respecto a los déficits del independentismo. Y si bien se felicita por el aumento de este objetivo entre la ciudadanía, es claro al afirmar que "no se ha ha podido constatar todavía una mayoría inapelable" para lograr la independencia porque sólo con estas mayorías "se gana la legitimidad externa y la cohesión interna".

En su reflexión, el 'expresident' asume que ni el independentismo puede desvincularse de la legalidad española ni el Estadio puede poner fin a las mayorías soberanistas. "Y cuando nadie puede ganar, la única solución es que ganemos todos", concluye.

Sobre la apuesta de su sucesor, Carles Puigdemont, de mantener el conflicto abierto con el Estado para lograr la independencia, Mas advierte: "Requiere calcular bien los costes de todo tipo, explicarlos y asumirlos".

Alternancia en la presidencia y distancia con Puigdemont

Mas propone repetir la candidatura unitaria independentista o bien una alternancia en la presidencia de la Generalitat entre JxCat y ERC  en dos legislaturas consecutivas para tratar de lograr "unidad interna". El 'expresident' y ex líder de CDC, propone que el Consell per la República tire adelante el proceso por la autodeterminación mientras que el Govern gestione el día a día para "negociar con Madrid sin necesidad de poner el acento en la autodeterminación".

Respecto a los hechos de octubre del 2017, Mas confirma que previamente propuso a Neus Munté ser su sucesora cuando la CUP forzó este cambio y que esta se negó de forma rotunda. Fue entonces cuando se propuso el cargo a Carles Puigdemont.

Sobre la hoja de ruta de Puigdemont, la del "referéndum o referéndum", Mas deja claro de lo que avisó: "No dejar de lado nunca la posibilidad de convocar elecciones si el plebiscito quedaba abortado o era incompleto". Y recuerda que de entrada dirigentes de ERC no eran partidarios del referéndum. También considera que el 'exconseller' Jordi Baiget no merecía ser cesado por Puigdemont. Se desmarca con matices de la polémica aprobación de las "leyes de desconexión" y afirma claramente que no vio recorrido en la de "transitoriedad jurídica".

En especial, Mas critica la gestión post-referéndum por falta de previsión y recuerda que recomendó "insistentemente" llevar la declaración de independencia al Parlament seguida de la convocatoria inmediata de elecciones para ratificar el resultado del 1-O, porque en la consulta no se había pasado del 42% del censo. Revela que tanto Puigdemont como el 'vicepresident' Oriol Junqueras eran claramente contrarios a la opción de la DUI acompañada de una resistencia continuada de la ciudadanía en la calle. También califica de "reprobables" algunos movimientos y actitudes de ERC durante esos días, y tacha de "gran deslealtad" la amenaza a Puigdemont de salir del Govern si convocaba elecciones. Unas elecciones que afirma que eran inevitables y sólo se dirimía si las convocaría Puigdemont o bien Rajoy mediante el 155.

Las razones del cambio de Puigdemont

Y subraya que Puigdemont le confirmó su decisión de convocar elecciones el miércoles día 25 de octubre, antes de la reunión en la que convocó al Govern y las entidades soberanistas, entre otros actores. Pero cambió por la actitud de Rajoy de mantener el 155, la posición de ERC, la división en el PDECat y el peso de las redes sociales.

Y sobre la huida de algunos 'consellers' y de Puigdemont tras la DUI, Mas evita dar detalles pero confirma: "No había indicaciones, no había un plan común, no había una estrategia conjunta".