02 jun 2020

Ir a contenido

TRAMITACIÓN PRESUPUESTARIA

El Congreso avanza en retirar al Senado el veto sobre los objetivos de déficit

ERC, PNV y JxCat apoyan la iniciativa del PSOE para modificar la Ley de Estabilidad

Los nacionalistas vascos adelanta su apoyo al techo de gasto en la votación del jueves

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y su antecesor, Cristóbal Montoro, en una imagen de archivo.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y su antecesor, Cristóbal Montoro, en una imagen de archivo. / JOSÉ LUIS ROCA

El Congreso de los Diputados dará este martes el primer paso para despojar al Senado de su actual capacidad de veto sobre los objetivos de déficit y deuda y su reparto entre las administraciones públicas (Estado, Seguridad Social, autonomías y corporaciones locales).

La mayoría de los grupos parlamentarios se ha mostrado a favor de tramitar la proposición de ley presentada por el grupo socialista para retirar la capacidad de veto que el Gobierno del PP otorgó al Senado en la ley orgánica de estabilidad presupuestaria, del año 2012, cuando el grupo popular tenía mayoría absoluta en la Cámara Alta.

El PP, Vox y el diputado de Foro Asturias se han expresado en contra de la tramitación de la proposición socialista. A favor de tramitarla se han manifestado PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNVERC y JxCat, entre otros del grupo mixto.

Cámara de segunda lectura 

La proposición socialista busca devolver al Senado el papel de cámara de segunda lectura que ejerce con carácter general en la tramitación de todas las leyes.  El texto de la iniciativa cuestiona la "anormalidad normativa" que supone otorgar al Senado una "capacidad de bloqueo" en la aprobación de los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública que la Cámara Alta, sin embargo, no tiene en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.  

En la tramitación de la ley orgánica en el 2012, el entonces ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro, defendió la capacidad de veto del Senado sobre el reparto de los objetivos de déficit atendiendo a su carácter de cámara de representación territorial.

Después, en septiembre del 2018, el Gobierno socialista intentó, sin éxito, acabar con el derecho de veto del Senado que permitió tres meses más tarde, en diciembre, tumbar los objetivos de déficit que impulsaba la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. 

La actual proposición socialista establece que si el Senado veta la senda de objetivo, estos volverán a ser sometidos a la consideración del Congreso, como cualquier otra iniciativa legislativa. que podría levantar el veto con la mayoría simple de sus votos.  

"El Tribunal Constitucional ha sido muy claro al destacar la diferente posición que ocupan el Congreso de los Diputados y el Senado en el procedimiento legislativo", se afirma en la proposición socialista, que ha defendido el diputado Pedro Casares.

Aperitivo del jueves

El debate sobre la proposición socialista en el pleno del Congreso, este martes, constituye solo un aperitivo respecto al que tendrá lugar el jueves para discutir y votar la senda de objetivos de déficit y deuda del 2020 al 2023 para cada una de las administraciones públicas y el techo de gasto de 127.600 millones acordado por el Consejo de Ministros para el próximo proyecto de Presupuestos del Estado del 2020

El voto de este martes no anticipa el del jueves, según se ha encargdo de subrayar el diputado de JXCat, Ferran Bel. El PNV sí ha adelantado su apoyo al techo de gasto; pero ERC no despejará la incógnita hasta el jueves, tras la reunión entre Gobierno y Generalitat.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha subrayado que la senda de objetivos de déficit y deuda que plantea el Gobierno "favorece al país y es buena en la distribución de esfuerzos" entre las administraciones.

En su opinión, el objetivo de déficit del 1,8% del PIB para este año forma parte de "una senda realista, alejada de la fantasía del anterior Gobierno y del exministro Montoro". En su opinión, "no tendría ningún sentido que no se aprobara una senda, que forma parte del proceso natural de confección de los Presupuestos", antes de entrar en la fijación de sus prioridades.