06 abr 2020

Ir a contenido

CITA EN LA MONCLOA

El Gobierno y ERC presionan a Torra al acelerar la mesa de diálogo

Socialistas y republicanos proponen que la primera reunión se celebre el 24-F sin pactarlo con JxCat

Los posconvergentes exhiben su malestar, pero evitan dar un portazo y siguen pidiendo un mediador

I Mármol / J.R. Sierra/ X.Barrena

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha propuesto constituir el lunes 24 de febrero la mesa de diálogo pactada con el Govern catalán para empezar a hablar del conflicto político en Cataluña / VÍDEO: / EUROPA PRESS

El Gobierno y ERC quieren que la mesa de diálogo sobre el conflicto en Catalunya avance cuanto antes, pese a las dudas y recelos de Quim Torra. Decididos a preservar el foro de entendimiento ante lo que consideran una táctica dilatoria de JxCat por intereses electoralistas, socialistas y republicanos acordaron este miércoles dar un paso adelante para que los posconvergentes no bloqueen el inicio de las conversaciones. El Ejecutivo, con el visto bueno de los de Oriol Junqueras, propuso que la primera reunión del nuevo organismo sea el próximo lunes, 24 de febrero, en la Moncloa. El anuncio enojó al entorno del 'president', que evitó aclarar si este asistirá, denunció la unilateralidad de la decisión por parte de la Moncloa y continuó reclamando un relator para las reuniones del organismo, una figura que el Gobierno rechaza.

A primera hora de la mañana del miércoles, el jefe de Gabinete de Pedro Sánchez telefoneó a su homólogo en la Generalitat. Fuentes conocedoras de la conversación señalan que, en un tono apresurado porque estaba a punto de entrar en una reunión, le trasladó la fecha que iba a defender el Gobierno, sin esperar el plácet de Barcelona. La maniobra enervó a Presidència de la Generalitat. Hasta entonces, las citas se habían consensuado antes de hacerse públicas, pero en esta ocasión el entorno de Torra conoció la oferta solo unos pocos minutos antes de que la Moncloa la hiciese pública. Si ya había recelos en el entorno del 'president', esta forma de actuar los reforzó.

Falta de fe

Así que JxCat no ocultó su malestar, al contrario, pero tampoco llegó a dinamitar la convocatoria. Los convergentes no tienen ninguna fe en el organismo pactado entre el PSOE y ERC a cambio de la abstención de los republicanos en la investidura de Sánchez. Lo consideran insuficiente, porque insisten en que allí nunca se conseguirá ni el referéndum de autodeterminación ni la amnistía de los presos del 'procés'. En privado, hablan de "mesa 'fake'". Pero al mismo tiempo reconocen que están atados a ella, que no pueden levantarse, porque si lo hacen serían señalados como culpables del fracaso del diálogo.  

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, evitó dar por hecho que Torra acudirá al encuentro. En todo caso, fuentes de JxCat sostienen que, si la agenda del 'president' lo permite, la reunión se celebrará el lunes, aunque sea sin la figura del mediador que reclaman y a pesar de que consideran que las formas no han guardado la cortesía mínima. Los posconvergentes subrayan que la "unilateralidad" en este tipo de decisiones revela la necesidad de la presencia de un mediador. Además, lamentan que el modo de actuar no es el que Sánchez y Torra acordaron en la reunión en Barcelona el pasado 6 de febrero. Según el entorno del mandatario catalán, entonces se comprometieron a crear un equipo técnico para gestionar la primera gran reunión, pero el Gobierno no les habría trasladado siquiera con qué personas deben hablar.

Solo una propuesta

Desde la Moncloa defienden que no se trata de una fecha cerrada, sino de una propuesta que tendrá que ser acordada. Fuentes conocedoras de las conversaciones confirman a este diario que el día ha sido pactado entre el PSOE y ERC. Los portavoces parlamentarios de ambas formaciones, Adriana Lastra y Gabriel Rufián, cerraron los detalles de la fecha. Sus dos partidos han llegado a la conclusión de que Torra trata de poner palos en la rueda de una mesa de diálogo que lleva el sello de los republicanos para evitar que los de Junqueras lleguen con una conquista tangible ante las urnas. La decisión de hacer pública una fecha, por lo tanto, es una forma de empujar a JxCat para evitar que la cita se vaya alejando 'sine die'.

Fuentes conocedoras de las conversaciones recuerdan la importancia de que la primera reunión, que Sánchez y Torra se comprometieron a presidir, se celebre cuanto antes. En primer lugar, para evitar que JxCat la haga fracasar enrocándose en la idea de que sin mediador todo es en vano. Y también para neutralizar el acto programado para el 29 de febrero en Perpinyà, con un esperable protagonismo del 'expresident' Carles Puigdemont. El diálogo no parece sencillo, cuando las partes evidencian sus roces incluso para pactar una fecha.