05 ago 2020

Ir a contenido

PERMISO

Forcadell y Bassa salen de prisión para cuidar a familiares ancianos

La expresidente abandona la cárcel de Mas d'Enric para hacer voluntariado y cuidar de su madre

Efe / ACN / Barcelona

Carme Forcadell sale por primera vez de la cárcel de Mas d’Enric. / TWITTER CARME FORCADELL / VÍDEO: ROGER SEGURA / ACN

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell ha salido esta mañana de la prisión de Mas d'Enric de El Catllar (Tarragona) para llevar a cabo labores de voluntariado y cuidar a su madre, de edad avanzada. Horas después, a mediodía, ha sido Dolors Bassa la que ha podido abandonar la cárcel de Puig de les Basses, en su caso para atender a un familiar anciano.

El pasado 12 de febrero, la junta de tratamiento de Mas d'Enric acordó permitir a Forcadell salir de prisión varios días a la semana para realizar estas actividades mediante la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

En concreto, el plan de salidas previsto por la junta de tratamiento permite a Forcadell abandonar la cárcel un total de tres días entre semana, a razón de nueve horas diarias, incluido el desplazamiento de ida y vuelta al centro penitenciario.

Dolors Bassa sale de la prisión de Puig de les Basses. / MARINA LÓPEZ / ACN / VÍDEO: XAVIER PI / ACN

La expresidenta del Parlament y de la ANC, condenada a once años y medio de cárcel por el Tribunal Supremo, ha logrado beneficiarse del 100.2 tras entregar la documentación pertinente al centro penitenciario que acredita que en las salidas que le concedan llevará a cabo labores de voluntariado y se hará cargo de su madre anciana.

En las últimas semanas la junta de tratamiento de la cárcel de Lledoners (Barcelona) también ha acordado flexibilizar el régimen de los Jordis: el expresidente de la ANC podrá salir tres días a la semana y cinco el líder de Òmnium Cultural, para ir a trabajar y participar en actividades de voluntariado.

Asimismo, el exconseller de Interior Joaquim Forn y la de Trabajo Dolors Bassa podrán salir de prisión para ir a trabajar y a cuidar de familiares, una vez que las cárceles donde cumplen condena por el 'procés' -Lledoners y Puig de les Basses, respectivamente- acordaron la pasada semana aplicarles el artículo 100.2.

El 100.2 lo proponen las juntas de tratamiento de las cárceles -integradas por juristas, psicólogos, educadores sociales, médicos y maestros- y los eventuales recursos se agotan en la Audiencia de Barcelona, a diferencia de la clasificación penitenciaria, en que la última palabra la tiene el tribunal sentenciador.