28 oct 2020

Ir a contenido

Junqueras, Sànchez, Forn y Mas no declararán en el juicio de Trapero

La abogada del mayor renuncia a su testimonio y no los proponía otra parte por lo que quedan fuera

El secretario del número dos de Baena insiste en que el exjefe de los Mossos "asesoraba" al Govern

Ángeles Vázquez

Imagen de la segunda jornada del juicio de Trapero que se celebra en la Audiencia Nacional.

Imagen de la segunda jornada del juicio de Trapero que se celebra en la Audiencia Nacional. / ACN

El juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra el mayor Josep Lluís Trapero y la excúpula política de los Mossos empezó esta semana a tomar declaración a los guardias civiles que hicieron distintos atestados. Constituirán el grueso de los testigos después de que del listado se hayan caído el presidente de ERC, Oriol Junqueras, el expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez y el exconseller de Interior Joaquim Forn, los tres condenados por el Tribunal Supremo a penas de entre 9 y 13 años de prisión por sedición

Tampoco comparecerá ante el tribunal el que fue presidente de la Generalitat Artur Mas. La defensa de Trapero, que ejerce la abogada Olga Tubau, era la única parte que había solicitado estos testimonios y tras escuchar al principal investigador de los procedimientos abiertos contra el 'procés', el teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, optó por renunciar a ellos. Como no los solicitó otra defensa o la fiscalía, quedan excluidos de la testifical del juicio. 

Tubau también renunció al testimonio del 'exconseller' de Interior Jordi Jané, pero como también lo había solicitado la defensa del exsecretario general de Interior César Puig, sí tendrá que declarar en el juicio, lo que se prevé para el último tramo de la prueba testifical. 

Inconscientemente

Durante este martes comparecieron varios guardias civiles que participaron en distintas diligencias de investigación. El número dos de Baena insistió en la línea de su superior y destacó el ascenso a mayor que era "vitalicio" para añadir que sus sospechas pasan por entender que él "asesoraba al Govern en materia de seguridad", aunque lo hiciera "de forma inconsciente". Sostuvo que los Mossos, como el CTTI formaban parte de las estructuras ya existentes que se pusieron al servicio de los fines independentistas. 

El guardia civil también mostró su asombro por la protesta que se encontraron durante los registros ordenados por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona el 20 de septiembre de 2007, en la que resultó imposible trasladar a los arrestados al registro de sus oficinas en la Consejería de Economia. "Habíamos tenido operación  anticorrupción de alto nivel y no había habido una protesta semejante", aseguró.

Más adelante el motivo de su sorpresa fue que resultara imposible hacer un pasillo para los arrestados de la Anubis y el entonces vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, accediera sin problema.