29 mar 2020

Ir a contenido

EL NUEVO TABLERO POLÍTICO

El Síndic de Greuges reclama la amnistía para los presos

Su informe considera que sería la salida "idónea" al conflicto político en Catalunya

Ribó propone derogar el delito de sedición e iniciar "un diálogo valiente e imaginativo que incluya una consulta en Catalunya sobre su futuro político".

Roger Pascual

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó (en la foto, junto a Roger Torrent), reclama la amnistía para los políticos presos. / MIQUEL CODOLAR / ACN / VÍDEO: PARLAMENT / ACN

El Síndic de Greuges reclama la amnistía para los condenados del procés. "Que haya nueve personas en prisión condiciona el conflicto político", ha sentenciado Rafael Ribó, que ha entregado a Roger Torrent su duro informe sobre la sentencia del Tribunal Supremo en el que propone derogar el delito de sedición, poner en marcha los mecanismos para la salida de los presos e iniciar "un diálogo valiente e imaginativo que incluya una consulta en Catalunya sobre su futuro político".

RIbó no solo carga contra la "desproporcionada" sentencia, sino también contra la forma en la que se desarrolló el juicio y hasta el mismo hecho de que se celebrara en el Supremo, considerando que no era el juez ordinario predeterminado por ley. Denuncia el uso que se ha hecho del delito de sedición, que ha tildado "decimonónico y arcaico", y del de rebelión, cuya acusación inicial cree que ha "viciado toda la causa". Pone en duda muchas de las decisiones de Manuel Marchena, como por ejemplo que impidiera el interrogatorio cruzado de los testigos o que prohibiera hacer preguntas a algunos de estos sobre su ideología y apunta que se podrían haber vulnerado derechos constitucionales de los condenados. Advierte que la indefinición del "alzamiento tumultuario" podría suponer una restricción excesiva del derecho de reunión y manifestación en futuras protestas ciudadanas. "La sentencia culmina un largo proceso de intervención de los tribunales en el funcionamiento del Parlament (...) y presciende de la inviolabilidad del Parlament y sus miembros y, indirectamente, del derecho de participación política de la ciudadanía y de la separación de poderes", lamenta el texto, que hará llegar también al gobierno español y catalán, al Congreso y a la comisaria europea de Derechos Humanos.

Contra el gobierno de los jueces

En su exposición de las conclusiones, Ribó reitera que el "conflicto político reclama soluciones no judiciales y menos aún penales". En esta línea, el Síndic ha dibujado las tres vías para la libertad de los presos: la "idónea", que según él sería la amnistía, a la que ha añadido también el indulto y la reforma del Código Penal. "Este es un conflicto político y tiene que estar en manos de los políticos. No podemos permitir que esto derive en el gobierno de los jueces", ha advertido.