19 oct 2020

Ir a contenido

PLENO SOBRE IGUALDAD

El feminismo pide paso en el Parlament

El Consell Nacional de les Dones pide a Torra y a la Cámara catalana "abolir el patriarcado"

Júlia Regué

El ’president’ Quim Torra,  en el Parlament.

El ’president’ Quim Torra,  en el Parlament. / EFE / QUIQUE GARCÍA

La asignatura pendiente de la igualdad irrumpió este martes en el Parlament. Los 135 diputados recogieron el testigo de un hemiciclo lleno de mujeres que en julio se hizo suya la tribuna para apremiar a un cambio de prioridades en la agenda política, y abordaron la ardua tarea de pasar de las palabras a los hechos.

El debate abrió muchos frentes, pero hubo poca concreción. Se evidenció una voluntad de entendimiento de mínimos en el diagnóstico y una gran falta de consenso en las políticas a llevar a cabo. Eso sí, el Govern prometió actualizar la ley de violencia de género para reconocer legalmente la violencia institucional y digital contra las mujeres y el 'president', Quim Torra, prometió una reforma legal para definir el consentimiento sexual.

La sesión se inauguró con un encargo claro: "Abolir el patriarcado". La vicepresidenta segunda del Consell Nacional de les Dones, Montse Pineda, puso deberes a los socios del Govern y a los 'comuns' para garantizar un presupuesto con perspectiva de género "que no legitime la desigualdad" e invierta en políticas feministas, y encomendó al resto de grupos custodiar sus maniobras y exigir más determinación en este asunto. "Tenemos una emergencia, que es la de las desigualdades provocadas por el patriarcado y que nos afecta mayoritariamente a las mujeres. Tenemos una emergencia, que es abolir el patriarcado", alertó.

El 'procés' se coló en el debate

Aunque avisó de que sobra retórica y faltan recursos, el choque entre bloques a cuenta del 'procés' se volvió a colar en el debate. JxCat y ERC aprovecharon el pleno para rendir homenaje a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a las 'exconselleres' y exdiputadas encarceladas o 'exiliadas'; mientras Ciutadans quiso vanagloriar la Constitución como garante de la igualdad y España como nido de oportunidades para las mujeres. Al igual que el PP, los naranjas criticaron la "patrimonialización del feminismo" que, a su juicio, se adjudica la izquierda.

El PSC pidió salir de las trincheras que propician un "debate identitario" porque "la agenda feminista es planetaria". Los 'comuns' y la CUP mostraron sintonía y cargaron contra el capitalismo como motor de desigualdades y avisaron de la regresión de derechos que supone el auge de la ultraderecha. El único hombre que intervino en el debate fue Torra, para defendió que hace falta la implicación de los hombres en la lucha feminista. Este jueves se votarán las propuestas de resolución que presentarán los grupos.