Ir a contenido

EL ENDIABLADO TABLERO POLÍTICO

El calendario judicial enmaraña la negociación de la investidura de Sánchez

Los presos del 1-O podrían tener los primeros permisos en plenos contactos PSOE-Esquerra

La justicia europea dirime el día 19 si Junqueras dispone o no de inmunidad como eurodiputado

Xabi Barrena / J. G. Albalat

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid.

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

El complejo calendario judicial, en un sentido amplio conceptual y geográfico, se yergue cual enredadera en la negociación, posible acuerdo y eventual sesión de investidura de Pedro Sánchez. No es nada nuevo y no será la última vez. La siembra de querellas en su día lleva y llevará a una continua interferencia de los asuntos de la ley en cualquier negociación política que se pergeñe. La situación de los presos y su itinerario hacia los distintos grados de libertad; la vista para la extradición o no de Carles Puigdemont, y el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre si Oriol Junqueras goza o no de inmunidad como eurodiputado se enredan con las patas de la negociación entre PSOE y ERC

Las juntas de tratamiento de las cárceles donde se encuentran presos los nueve dirigentes del 1-O realizarán antes del 14 de diciembre la propuesta para clasificar a cada uno de ellos en un régimen penitenciario, atendiendo su situación personal y penitenciaria. Esta propuesta deberá ser aprobada después por la Secretaria General de Serveis Penitenciaris de la Generalitat, que tiene un plazo máximo de dos meses para hacerlo. Es decir, el 14 de febrero

A partir de esta clasificación, los internos podrán disfrutar de permisos (a partir del segundo grado y tras cumplir un cuarto de la condena) o de régimen penitenciario de semilibertad. Una de las posibilidades es que se les aplique desde el primer momento el llamado tercer grado penitenciario, que permite al recluso únicamente ir a dormir a la cárcel. Un 40% de los internos sin antecedentes lo tienen, puesto que la ley solo exige haber cumplido la mitad de la condena para acceder a la semilibertad en caso de delitos especialmente graves como terrorismo, pederastia y crimen organizado, pero no en el resto. Si la secretaría general concediera al final este régimen abierto, la decisión puede ser recurrida por la fiscalía y el Tribunal Supremo (TS).

No obstante, el segundo grado u ordinario también permite flexibilizar el régimen de los presos hasta condiciones muy similares a las de la semilibertad, mediante dos artículos del reglamento, el 100.2 –que se aplicó al exdirigente de CDC Oriol Pujol– y el 117, que ha propiciado las salidas de Iñaki Urdangarin para llevar a cabo actividades de voluntariado con una onegé. En ambos casos, los concede la junta de tratamiento. 

El tribunal de la UE

No es el único círculo rojo en el calendario de Junqueras. El 19 de diciembre, el TJUE sentenciará sobre la inmunidad o no del presidente de ERC. El Abogado General de la UE, Maciej Szpunar, sostiene que Junqueras adquirió su condición de eurodiputado, y por ende, la inmunidad, con la proclamación de los resultados electorales del 26 de mayo. Es decir, que no se precisa el cumplimiento del ritual que cada país impone para acreditarse como parlamentario europeo y que, en el caso de España, Junqueras no siguió porque se le negó la salida del Centro Penitenciario Madrid VII, donde estaba recluido. 

Szpunar reconocía que la condena de Junqueras, especialmente la inhabilitación, hacía estéril toda discusión. Desconocía entonces el abogado general que en la ejecutoria de la sentencia, el Supremo suspendió la pena de inhabilitación hasta que el TJUE resolviera las cuestiones prejudiciales requeridas por el juez del TS Manuel Marchena. 

Puigdemont, al acecho

Súmese a todo ello que un fallo favorable a los intereses de Junqueras abriría la puerta a que Puigdemont presentara un recurso al mismo TJUE sobre su inmunidad parlamentaria vedada. Lo que, sumado a la libre circulación de que de momento goza, podría suponer otro cóctel explosivo.

Eso sí, la libre circulación del 'expresident' depende de lo que decida la justicia belga el 16 de este mes, día de la vista oral sobre la nueva euroorden dictada por España para la extradición de Puigdemont y los 'exconsellers' Toni Comín y Lluís Puig. El 12, la defensas, tras el escrito del fiscal, tendrán ocasión de contraargumentar. El mismo día de la vista sobre la euroorden de Clara Ponsatí en Escocia. La enredadera crece descontrolada.