Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Sánchez cierra en Barcelona la campaña más catalana

El presidente pide el voto para "frenar a los franquistas y tener un gobierno progresista"

Iceta y Borrell cargan contra el independentismo ante 3.000 personas

Roger Pascual Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en el mitin de final de campaña en Barcelona.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en el mitin de final de campaña en Barcelona. / JORDI COTRINA

Pedro Sánchez ha despedido en Barcelona la campaña más centrada en Catalunya. El domingo se decidirá como le sale su arriesgada apuesta de repetir elecciones antes que pactar con Unidas Podemos.

excepción del CIS, ninguna de las otras encuestas le auguran un aumento de escaños que si pronostican a Vox y PP, que se atisban como los dos grandes beneficiados por la repetición electoral. En un principio desde el PSOE se calculaba que podrían subir de los 123 actuales hasta la frontera de los 140. Calculaban por entonces que se hablaría más de crisis económica, del brexit y no sería un monotema de Catalunya, un asunto que pensaban que también les iba a reforzar, en contra de lo que está ocurriendo. Ahora consideran que, aún en el caso que se quedaran casi con los mismos escaños, el panorama sería totalmente distinto, ya que el resto de partidos tendrían que abandonar las posturas de bloqueo para no ir a unas terceras elecciones.

Como en abril, el presidente en funciones ha intentado no cometer errores, pero ha tenido un par de tropiezos que le pueden penalizar: el lío con el federalismo en su programa del PSOE y, sobre todo, el de la fiscalía y Carles Puigdemont. Desde las filas socialistas valoran que este último percance tampoco les costará tantos votos y lo achacan al cansancio del final de campaña en el que Sánchez ha multiplicado sus entrevistas para intentar frenar el auge de Vox. En este último tramo, el líder del PSOE ha vuelto a azuzar el fantasma de los ultras para movilizar a sus votantes. En este sentido la preocupación en la Moncloa es que si se producen incidentes en Catalunya esto termine de lanzar a la extrema derecha en las urnas.

"El PP dice querer salvar a Catalunya, pero los catalanes no quieren ser salvados por el PP"

Pedro Sánchez

En mes y medio, Sánchez ha estado cinco veces en Catalunya: tres actos de precampaña, uno en campaña y una fugaz visita tras una semana de disturbios en las calles. Un centenar de personas han protestado por la visita del presidente en funciones este viernes en los alrededores de la Fira de Barcelona, donde se ha celebrado el mitin final, pero sin que hubiera incidentes. "Por primera vez un presidente cierra campaña de generales en Barcelona -ha destacado-. Tenía ganas de estar aquí, donde está la Catalunya que defendemos. Hay muchas, afortunadamente, igual que hay muchas Españas. Pero esta es la Catalunya de las soluciones, la quiere convivencia y no confrontación". A los socialistas y a los indecisos les ha pedido el voto para garantizar que "haya gobierno, frenar a los franquistas y tener un gobierno progresista que luche por la justicia social". Un gobierno "moderado" frente a los "extremistas", como ha definido a Vox y a los independentistas, que permita "romper el muro del bloqueo".

Tanto Sánchez como Miquel Iceta han aludido metafóricamente a la caída del muro de Berlín, de la que se cumplen 30 años. "No permitiremos que el odio nos gobierne (...) El amor volverá a derribar los muros del odio. No permitiremos más fronteras, más divisiones ni más trincheras", ha avisado el primer secretario del PSC antes de cargar contra la derecha y el independentismo, señalando que están acomplejados por Vox y la CUP, respectivamente. 

El PSC ha vivido una campaña anómala. No solo porque haya durado solo una semana y porque la sentencia del 'procés' lo haya salpicado todo. Sino también porque no ha podido contar con Meritxell Batet, ausente toda la campaña por problemas de salud y que ha enviado un vídeo a los 3.000 socialistas que se han reunido este viernes en Fira de Barcelona. La cabeza de lista, que ha hecho un llamamiento al voto, ha agradecido que en su ausencia Iceta se haya multiplicado, asumiendo el peso de la mayoría de los actos, como también ha hecho en el último.

Acompañado de Manuel Cruz, presidente el Senado, y del ministro Josep Borrell, Iceta ha calentado el escenario hasta la llegada de Sánchez. Borrell ha empezado su intervención recordando Yugoslavia y los "150.000 muertos" en las guerras de los Balcanes y criticando que haya quien dice "que tenemos que ser como Eslovenia o Kosovo" en alusión a Quim Torra. "¿Solo son catalanes los que piensan como ellos? Ya estoy harto de escuchar al señor Torra diciendo que habla en nombre del pueblo de Catalunya", ha clamado, levantando una de las primeras ovaciones, cargando contra el independentismo. "No nos iremos a ninguna parte, porque esta es nuestra tierra", ha sentenciado el próximo responsable de la diplomacia europea en el que ha dicho que seguramente será su último mitin.