Ir a contenido

Casado pide a Sánchez que mande el requerimiento a Torra para el 155

El líder del PP cree que hay que aplicar ya la ley de seguridad nacional para quitar al 'president' el mando de los Mossos

Reclama que la fiscalía actúe "de inmediato" contra el jefe de la Generalitat, Torrent, "los CDR y el Tsunami"

Pilar Santos

Pablo Casado, este miércoles en la sala de prensa de la Moncloa tras su reunión con Pedro Sánchez. 

Pablo Casado, este miércoles en la sala de prensa de la Moncloa tras su reunión con Pedro Sánchez.  / DAVID CASTRO

No sabe si Pedro Sánchez lo ha hecho para ganar tiempo o para aparentar que se mueve, pero Pablo Casado, explican en su equipo, se fue de la Moncloa sin entender muy bien para qué había sido convocado. El miércoles, tras las violentas algaradas en las calles de Barcelona la víspera, el presidente en funciones convocó a los dirigentes de los tres principales partidos de la oposición para estudiar la situación. El líder del PP, el primero en pasar por la Moncloa, pensó que saldría con una hoja de ruta, que Sánchez le explicaría qué pasos iba a dar según escenarios hipotéticos. Pero no fue así. Casado escuchó "generalidades". Los detalles los puso él, según explicó en rueda de prensa. El dirigente conservador pidió a Sánchez que mande cuanto antes un requerimiento de cumplimiento de la Constitución a Quim Torra, que es el paso previo y obligado para activar el artículo 155, y pidió que la fiscalía actúe "de inmediato" contra el jefe del Gobierno catalán; el presidente del Parlament, Roger Torrent; y contra "los CDR y el Tsunami Democràtic" por los delitos de "estragos, desórdenes y atentados contra la autoridad". 

Casado atendió a la prensa en la sala principal de la Moncloa tras la cita. El líder del PP vio "imprevisión" en Sánchez y teme que eso le lleve a "improvisar" en los próximos días. El dirigente conservador le propuso que el Consejo de Ministros envíe el requerimiento a Torra ya, para pedirle que cumpla con sus "obligaciones constitucionales y legales" y cese sus "actuaciones gravemente contrarias al interés general" de España. Casado leyó, de hecho, los argumentos que esgrimió Mariano Rajoy en el que le hizo a Carles Puigdemont el 11 de octubre del 2017.

La vía eslovena

El máximo dirigente de los populares considera que la participación del 'president' en una de las columnas que protestan contra la sentencia, con perjuicio de infraestructuras claves; su apelación a la "vía eslovena" y su mensaje de "apreteu, apreteu" a los CDR hace meses son motivos suficientes para mandarle ese documento, un paso obligado antes de poder aplicar el artículo 155 e intervenir la Generalitat. Casado ve que las materias más urgentes que habría que asumir el Estado son Interior, para controlar los Mossos, e instituciones penitenciarias, para impedir que los dirigentes del 1-O sean beneficiados en sus condenas. 

En este sentido, el líder del PP defendió la necesidad de aplicar ya la ley de seguridad nacional para que el Estado tenga el control de la policía autonómica catalana. En su opinión, esa norma permitiría que el Ejecutivo central sea el que dé órdenes a los agentes y "daría tranquilidad" a los ciudadanos. El Gobierno de Rajoy, hace dos años, descartó la aplicación de esa ley, aprobada para otras crisis como un ataque cibernético o una catástrofe natural, para aumentar la "coordinación" de todas las administraciones, según explicaba entonces el equipo de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. 

Casado empezó su comparecencia condenando la "escalada de violencia inadmisible" y dando su apoyo al "uso legítimo de la fuerza", a diferencia, apuntó, a lo que hizo el PSOE el 1-O, cuando las fuerzas de Seguridad del Estado la utilizaron para impedir el referéndum.

El máximo líder de los populares reclamó a Sánchez que "rompa" los acuerdos que tienen los socialistas catalanes con ERC y JxCat en 40 municipios catalanes y la Diputació de Barcelona si quiere ser "creíble". Y le recordó que llegó a la Moncloa con una moción de censura que estuvo apoyada por partidos que justifican "esas actitudes violentas". 

Ilegalizar partidos 

Según fuentes del PP, Casado está intentando "graduar" su respuesta como líder de la oposición y sus peticiones al Gobierno en funciones. En este sentido, el máximo dirigente de los conservadores cree que, "si la violencia fuera grave e institucionalizada", exigirá aplicar la ley de partidos políticos en vigor para ilegalizar las organizaciones políticas que "promuevan actos violentos o sabotajes graves".

El lunes, tras conocer la sentencia, ya hizo una lista de reformas legales que él impulsará tras el 10-N si llega al Gobierno: 

-reformar la ley del indulto para prohibirlos en casos de sedición o rebelión

-recuperar la tipificación del referéndum ilegal en el Código Penal

-recuperar el delito de rebelión impropio para dar respuesta a la proclamación de la independencia sin necesidad del uso de la violencia

-introducir el cumplimiento íntegro de las penas para condenados por rebelión y sedición

-recuperar las competencias en materia de administración penitenciaria

-modificar la ley de financiación de los partidos políticos para que los que tengan dirigentes condenados por rebelión o sedición no puedan recibir fondos públicos

-modificar la ley general audiovisual para evitar propaganda a favor de la independencia en medios públicos

-reforzar la alta inspección educativa para evitar el adoctrinamiento a favor de la independencia en las aulas

-solicitar la modificación del procedimiento de la euroorden para evitar que se repita el caso de Carles Puigdemont

-activar  la ley de acción exterior para cerrar de inmediato Diplocat y evitar la propaganda institucional del independentismo