Ir a contenido

EL JUICIO DEL 1-O

Junqueras, Sánchez y Cuixart llaman a consensuar la respuesta a la sentencia del 'procés'

Evitan pronunciarse sobre las opciones de gobierno de concentración o elecciones e insisten en actuar para "fortalecer las instituciones"

ACN

Los líderes independentistas, durante el juicio en el Supremo.

Los líderes independentistas, durante el juicio en el Supremo.

A falta de pocas semanas para que el Tribunal Supremo dé a conocer la sentencia del juicio del 1-O y en pleno debate del independentismo sobre cuál debe ser la respuesta ante todo fallo que no sea la absolución de los dirigentes independentistas presos, el líder de ERC, Oriol Junqueras, el expresidente de la ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, coinciden en que que la mejor respuesta será la que genere mayor consenso. Así lo han manifestado este viernes en una entrevista por escrito en TV-3 en la que han subrayado la importancia de la unidad de acción independentista.

Junqueras ha señalado que tanto un gobierno de concentración como un adelanto de las elecciones al Parlament podrían fortalecer las instituciones catalanas, mientras que Sànchez opina que antes de tomar ninguna decisión es necesario que primero haya un debate discreto entre partidos y entidades. Por su parte, Cuixart avanza que Òmnium apoyará "aquello que genere el máximo consenso". Todos defienden en todo caso que las movilizaciones deben ser pacíficas.

Los tres dirigentes han insistido en pedir unidad de acción, en dar solo aquellos pasos que supongan acercarse al objetivo de la independencia y han destacado la necesidad de crear grandes mayorías como la del 3 de octubre. Un mensaje que se produce en plenas tensiones en el independentismo por las estrategias a seguir.

Consensuar la respuesta

En este sentido, Junqueras ha remarcado que lo más importante es que la sentencia genere un consenso mayoritario y que sirva para "fortalecer las instituciones" catalanas que, según augura, los poderes del Estado querrán debilitar. A la pregunta de elecciones o gobierno de concentración, el líder de ERC responde que las dos opciones podrían fortalecer las instituciones pero matiza: "Habrá que ver qué respuesta somos capaces de consensuar entre todos los actores del movimiento independentista y soberanista para avanzar a mayorías que se acerquen a la lograda el 3 de octubre".

Para Sànchez, "cuanto más unitaria y honesta sea la respuesta a la sentencia, más potente será y más recorrido tendrá". No ha querido pronunciarse sobre si las elecciones han de ser la respuesta pero tampoco las ha descartado. "Decidamos qué queremos que pase y después ya veremos si unas elecciones son un buen instrumento o una pésima idea", ha argumentado.

Por su parte, Cuixart ha calificado de "superfluo" el debate sobre gobierno de concentración o elecciones y ha destacado que lo que el independentismo debe preguntarse es "para hacer qué". "Nosotros daremos apoyo a aquello que genere el máximo consenso entre las partes y a ello dedicamos todos los esfuerzos, pero ha de ser una respuesta propositiva, que entienda todo el mundo, coherente y en la que se asuman plenamente las consecuencias". Y ha añadido: "Sin dejar a nadie por el camino", ha añadido.

El debate de la desobediencia

Sànchez y Cuixart han hecho hincapié en la importancia de la desobediencia civil. El expresidente de la ANC asegura que la fuerza de este instrumento está en la "capacidad de ser muchos" y ha puesto un ejemplo:  si 100 ciudadanos deciden no pagar impuestos, tendrán un problema, pero si lo hacen 300.000 personas, el problema lo tendrá el Estado. Ha matizado que, a su juicio, los políticos pueden desobedecer, pero no las instituciones.

Cuixart ha subrayado que la desobediencia es la "antítesis" de la unilateralidad porque lo que pretender es forzar al Estado a negociar. Junqueras ha pasado de puntillas sobre el debate sobre la desobediencia y se ha limitado a afirmar que siempre se deben utilizar "los instrumentos pacíficos y democráticos para conseguir la independencia y hacer posible la República".