Ir a contenido

DOS AÑOS DEL 17-A

El mosso que abatió al quinto terrorista de Cambrils: "Volvería a hacer lo mismo"

El agente explica que su vida y la de sus compañeros, que neutralizaron a los otros cuatro en el Club Nàutic, "no ha sido fácil"

El policía concede una entrevista con EL PERIÓDICO dos años después de los atentados que asesinaron a 16 personas

Guillem Sànchez

El mosso que abatió a uno de los terroristas de Cambrils

El mosso que abatió a uno de los terroristas de Cambrils / JOAN REVILLAS

El 17 de agosto del 2017, un terrorista arrolló la vida de 14 personas en la Rambla de Barcelona y asesinó a una más, Pau Pérez, para robar su coche durante su huida en el aparcamiento de la zona universitaria. A las 01.15 horas, ocho horas más tarde, otros cinco terroristas integrantes de la misma célula radicalizada en Ripoll –armados con cuchillos, hachas y cinturones explosivos (falsos)– atacaron Cambrils. Atropellaron y mataron a una mujer, y embistieron a una mossa d'esquadra de guardia frente al Club Nàutic. El compañero de esta policía abatió a cuatro de los cinco ocupantes de aquel vehículo. El quinto huyó con un cuchillo hacia el paseo marítimo, abarrotado de familias que cenaban en las terrazas. Acuchilló gravemente a un ciudadano antes de ser interceptado por dos agentes de Seguretat Ciutadana de los Mossos, que acudieron a su encuentro alertados por el agónico aviso por la emisora que pudo dar la mossa atropellada. El agente que tuvo que apretar el gatillo para detener la "pesadilla" concede una entrevista a EL PERIÓDICO dos años después:

¿Qué decía el aviso de la emisora?

Buf… lo recuerdo y se me eriza la piel otra vez. "Atentado, atentado. Por favor, venid rápido, agente herida". De fondo, se escuchaban los disparos.

¿Eran los disparos del mosso que abatió a cuatro de los cinco terroristas?

Sí. Los cinco iban en un Audi A3 y llegaron al Club Nàutic por la Rambla de Jaume I. Atropellaron a una mujer en un paso de peatones [que falleció horas después] y fueron a por mis dos compañeros de guardia en la rotonda del club, un punto previsto en el dispositivo Cronos activado tras lo de la Rambla de Barcelona. Tras arrollar a la agente, el A3 volcó. Comenzaron a salir por las ventanas del coche jóvenes con chalecos explosivos, armados con cuchillos, gritando "Allahu akbar". Él explica que enseguida tuvo claro que iban a por ellos y que no había más remedio que disparar. Entre los dos, ella a pesar de las heridas también abrió fuego, neutralizaron a cuatro.

¿Qué hicieron usted y su compañero al escuchar la emisora?

Nos pusimos el chaleco antibalas, colocamos la sirena sobre el techo del coche –era un vehículo de paisano– y fuimos hasta la avenida de Diputació, el paseo marítimo, rumbo al Club Nàutic. Nos topamos con una estampida de personas que huían en dirección opuesta. Un hombre se acercó, se identificó como policía local de Valls (estaba de vacaciones) y señaló a un joven magrebí de unos 20 años, justo a la altura del McDonalds, que llevaba un chaleco con explosivos.

¿Que hacía en ese instante?

No sé si había consumido drogas pero estaba completamente ido. No paraba de repetir en bucle "Allahu akbar". Nosotros cruzamos el coche en la calle y salimos tratando de que el vehículo nos hiciera un poco de escudo si explotaba su chaleco. Sabíamos por Alcanar que los terroristas tenían explosivos, llevaba el chaleco y, en la mano, sujetaba algo similar a un detonador.

El mosso que abatió a uno de los terroristas de Cambrils /JOAN REVILLAS

¿Un detonador?

Daba esa impresión. Después supimos que era la empuñadura de un cuchillo que le había clavado a un hombre [la hoja se había quedado incrustada en la víctima pero él seguía con el mango en la mano].

¿Cuándo decidió disparar?

Lo primero fue ordenar a gritos a la gente que se apartara de la trayectoria que podían seguir nuestras balas si abríamos fuego y chillarle a él sin parar: "¡Policía! ¡Al suelo!". Pero había enloquecido. Y no nos hacía ningún caso. Fueron segundos que se hicieron eternos.

¿Si se hubiera tumbado en el suelo, qué habría pasado?

Que habríamos abierto un perímetro de seguridad y habrían venido los TEDAX para sacarle el chaleco y detenerlo.

Pero no hizo caso…

No. Se movía sin parar. Pasaron unos 30 o 40 segundos y caminó hacia mí rodeando el coche y quedé expuesto ante una posible detonación. Entonces apreté el gatillo. Tras una primera ráfaga, de 4 o 5 disparos efectuados por mí y por mi compañero, el terrorista cayó al suelo. Pensamos que había terminado la pesadilla. Pero se levantó otra vez. Yo no entendía nada. No sabía si también llevaba chaleco antibalas o si habíamos fallado todos los disparos. Comenzamos a gritarle "¡Abajo!" y "¡Al suelo!". Pero no nos escuchaba. Seguía de un lado para otro, aunque ahora iba más despacio. Al final, vino directo hacia mí. Y cuando lo tenía a unos 3 metros, volví a dispararle. Entonces sí se acabó.

El mosso que abatió a uno de los terroristas de Cambrils /JOAN REVILLAS

¿Quedan secuelas de algo así?

Mi vida no ha sido fácil después de aquello. He tenido que aprender a digerirlo.

¿Fue una ejecución extrajudicial?

Traían hachas, cuchillos, atropellaron a la compañera… A mí si me preguntas si volvería a hacer lo mismo, te diría que sí. De haber sabido que el chaleco era falso, todo habría sido distinto. Pero sin esa información, lo que intentamos fue salvar vidas.

¿Le ofendió esa acusación?

Como policía nunca estás preparado para disparar a alguien. Tenemos un arma de fuego por si peligran vidas. Pero que tengamos ganas de ejecutar extrajudicialmente, como decía algún partido político [en alusión a la CUP], creo que es una barbaridad. La vida no ha sido fácil para los que tuvimos la desgracia de tener que abrir fuego. Yo he tenido que hacer una terapia psicológica. Igual que mis compañeros del puesto del Club Nàutic. No porque hiciéramos algo mal, porque habría sido mucho peor… [se emociona]. Esta acusación ha sido lo que más controversia me ha causado. No es fácil de asumir. Pero era una persona que quería hacer daño, querían hacer una masacre.

¿Esta historia tiene un lado positivo?

El cariño de la gente. La vorágine política que vino después se lo llevó en parte. Pero no del todo. Nosotros somos patrulleros y no tenemos la formación de las unidades de élite. Hicimos lo que pudimos. Y lo hicimos bien.