Ir a contenido

PRESUNTA CORRUPCIÓN

La Audiencia Nacional cita al empresario que confesó la financiación ilegal de CDC

Parra ha admitido que cobró de una productora audiovisual servicios prestados al partido

Tiene en su poder la grabación de una conversación con el exdiputado y 'exconseller' Gordó

J. G. Albalat

Joan Manuel Parra, en una foto de archivo.

Joan Manuel Parra, en una foto de archivo. / GUILLERMO MOLINER

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga el 'caso 3%' de presunto pago de comisiones a Convergència Democràtica (CDC), ha citado a declarar como testigo para el próximo lunes al empresario barcelonés Joan Manuel Parra González que ha confesado haber cobrado trabajos realizados a ese partido en la campaña electoral del 2010 al Parlament a través de facturas giradas a una productora audiovisual que trabajó para TV3. El total: 750.000 euros. Como prueba de la presunta financiación ilegal del partido, Parra aportó en un juzgado de la capital catalana que tramita un proceso contra él por otro asunto una conversación que mantuvo en octubre del 2011 con el exalto cargo del Govern y exdiputado de Junt pel Sí Germà Gordó, tal y como avanzó el pasado jueves EL PERIÓDICO. 

El empresario está condenado a ocho meses de prisión por la Audiencia de Barcelona por la financiación de CDC a través del Palau de la Música en la época en la que esta entidad cultural estaba presidida por Félix Millet. En el juicio, Parra reconoció que facturó a esta institución servicios prestados al partido, entre ellos parte de la campaña electoral al Congreso de los Diputados en el 2014 (más de 800.000 euros), lo que le permitió rebajar la pena incialmente solicitada. Es decir, admitió una operación muy similar a la ahora confesada por Parra y que investigará la Audiencia Nacional.

El administrador de las sociedades Hispart, Audiovisual Exit y Esterorent y habitual proveedor de servicios ha realizado esta nueva confesión en el seno de un proceso que tiene pendiente en el Juzgado Penal número 23 e Barcelona contra él y David Madí, el que fuera mano derecha de Artur Mas y exsecretario de comunicación del Gobierno catalán. Los dos y otras personas están acusados de colaborar en una presunta trama de facturas falsas. Su juicio se ha fijado para el mes de septiembre y se enfrentan a una petición de pena de dos años de prisión.

Operación bajo sospecha

A principios del mes de julio, Parra presentó un escrito en ese juzgado Penal en el que admite que las tres empresas que administra no han prestado servicios a una productora de televisión a la que había girado y cobrado una serie de facturas, sino que esas labores las realizó "en realidad" para CDC en la campaña del  2010. El empresario asegura que dicho partido le "forzó" para que utilizara ese sistema para poder percibir sus honorarios.

Para acreditar su versión, el empresario entregó en el juzgado un cedé que contiene una conversación que mantuvo el 17 de octubre del 2011 en la entonces sede de CDC en la calle Còrsega de Barcelona con Germà Gordó, entonces secretario del Gobierno de la Generalitat. Al cabo de unos minutos, se sumaron a esa reunión otros dos altos cargos del partido para intentar calmar a Parra, enfadado porque no se le pagaba una deuda. Según sostiene esta persona, esta grabación prueba que los servicios no fueron prestados a la productora audiovisual, sino a la formación política, y que tuvo bastantes dificultades para cobrar por sus trabajos. También ha entregado en el juzgado albaranes de estas labores y otra documentación, como planos de instalaciones para mítines, así como un álbum de fotos en el que Artur Mas le agradece su colaboración con las campañas.

Papeles devueltos

Días después de la entrega del escrito y de la documentación, ese juzgado Penal de Barcelona, que deberá celebrar el juicio contra Parra y Madí, acordó unir el escrito a la causa y tener "por hechas las manifestaciones contenidas en el mismo". Sin embargo, al tratarse de papeles que se aportan como cuestión previa, decidió devolvérselos a Parra para que los entregue, como estipula la legislación penal, al inicio de la vista oral de septiembre. De esta manera, los documentos podrán ser sometidos a "contradicción" de la fiscalía y las defensas antes de que el juzgado decida si acepta o no ese material. Este diario ha intentado estos días ponerse en contacto con el abogado de Parra para recoger su versión, pero el letrado ha declinado hacer comentarios al respecto.

Las fuentes consultadas aseguran que esa conversación es bastante comprometedora para Gordó. Este exdiputado y 'exconseller' de Justícia ha asegurado a este diario que no tenía constancia de esa reunión con las citadas personas. El exdirigente de CDC figura como imputado en la Audiencia Nacional por el 'caso 3%', en el que se investiga presuntos pagos de comisiones a CDC a cambio de obras públicas.