Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

JxCat consuma el pacto con el PSC para hacer a Núria Marín presidenta de la Diputación de BCN

La alcaldesa de l'Hospitalet de Llobregat ha sido elegida en segunda votación por mayoría simple

Una reunión 'in extremis' de la cúpula de JxCat con Puigdemont ha evidenciado las distintas posiciones sobre el pacto

Roger Pascual / Fidel Masreal

Núria Marín, presidenta de la Diputación de Barcelona con apoyo de JxCat. / ALBERT BERTRAN (VÍDEO: EUROPA PRESS)

No hubo sorpresas de última hora, y la protesta de los independentistas 'hiperventilados' en la calle fue testimonial. Socialistas y posconvergentes, como en los viejos tiempos, certificaron el pacto por el que la alcaldesa de l'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, se ha convertido en la nueva presidenta de la Diputación de Barcelona. Un acuerdo que se consumó en el pleno de constitución de la tercera institución, con el rechazo (con sordina) de ERC durante la sesión. La alianza, confirmada la semana pasada pero que lleva semanas gestándose, ha generado en las últimas jornadas la enésima crisis entre los dos socios del Govern de la Generalitat, los posconvergentes de JxCat y los representantes de Esquerra.

La decisión de JxCat no fue fàcil. Prueba de ello es que a primera hora de la mañana se reunió la cúpula del PDECat, incluido el 'expresident' Puigdemont, para analizar la situación. Fue una cumbre 'in extremis' en la que participaron una decena de dirigentes y en la que Puigdemont lanzó guiños en un sentido u otro respecto a si mantener la posición o no con el PSC, pero finalmente se impuso, tras un debate de más de dos horas, mantener el pacto firmado con los socialistas. Según fuentes conocedoras de la reunión, otros dirigentes fueron más reticentes que el 'expresident' a la hora de valorar el acuerdo de la Diputación. Pero ante el hecho de que ERC no había hecho gesto alguno en los ayuntamientos arrebatados a los posconvergentes y dado que las bases territoriales posconvergentes aplauden la operación, se optó por mantener la posición. También por el hecho de que no existía garantía alguna de que los 'comuns' facilitaran un pacto independentista en la Diputación.

El pleno de la Diputación transcurrió sin sorpresas e incluso con cierto aire de trámite en los discursos. En la primera votación, la mayoría de grupos salvo el de Junts per Catalunya y Tot per Terrassa, presentaron candidato o candidata propio para presidir la institución. Al no obtener Marín la mayoría absoluta en esta primera votación (consiguió 23 votos -16 del PSC y 7 de JxCat- frente a los 17 del republicano Dionís Guiteras) se procedió a una segunda eleccion en la que la alcaldesa socialista fue de nuevo la más elegida, y la mayoría simple con el apoyo de los diputados provinciales posconvergentes le dio la presidencia. Los 'comuns' siguieron votando a su propia candidata, lo que dio pie a ERC para denunciar que sí era posible una alternativa independentista de 24 votos, algo que el presidente del PDECat, David Bonvehí, presente en la sesión, se esforzaba en desdibujar tras el Pleno: "Podría haber sido así...o no".

Sordina de JxCat y dardos leves de ERC

El discurso del representante de JxCat y alcalde de Tordera, Joan Carles Garcia fue el más significativo, en especial por lo que no dijo. Apenas ni una referencia al 'procés' y en cambio una gran dosis de estilo convergente y transversalidad. "La diversidad de ideas y proyectos, todos válidos, enriquecen la institución y la hacen mas fuerte”, esgrimió. “Hacen falta grandes dosis de sentido común, confianza, realidad, conocimiento y reconocimiento, conocimiento del territorio, 'seny', un rasgo característico de los catalanes y catalanes”, remató. Tras él, Guiteras, el candidato de ERC, sí se refirió al acuerdo PSC-JxCat señalando a los convergentes: “Por sus hechos los conoceréis” y denunciando que con esta alianza no tiraran adelante los proyectos de poner las diputacions alienadas en favor del ‘procés’. ERC había amenazado en los últimos días con que el apoyo de JxCat al PSC comportará "consecuencias" en las relaciones entre ambos partidos, sin llegar a concretar cuáles. Tampoco este jueves Guiteras lo hizo.

El PP y Ciutadans cargaron contra el acuerdo de los socialistas con un partido independentista. El partido naranja se preguntó si existen acuerdos "inconfesables" entre ambos. En un sentido opuesto, los ‘comuns’ lamentaron que no se haya forjado un acuerdo de izquierdas entre el PSC, Esquerra y los ‘comuns’ y se desquitaron de las críticas por el acuerdo con "los carceleros" del PSC y el apoyo externo de concejales de Ciutadans en el ayuntamiento de Barcelona, mientras ahora cuando ahora JxCat "no ha dudado en ir a buscar" la alianza con los socialistas en la Diputación. Por ello, los 'comuns' pidieron superar la política de "lineas rojas".

En la misma línea apuntó Marín. En su primer discurso como presidenta hizo un alegato en favor de "la convivencia y el diálogo", señalando que al ámbito municipalista es "un terreno más que propicio para practicarlo". En este sentido destacó que, aunque no todos los miembros del plenario piensen igual, hablan el mismo lenguaje: el del municipalismo. "Trabajar juntos en lo que nos une es la mejor manera de empezar a aproximarnos en lo que nos separa", rubricó.

Cargo compatibilizado

La nueva presidenta compatibilizará ahora su cargo con la alcaldía de L'Hospitalet, como ya hizo Celestino Corbacho entre el 2004 y el 2008, cargos que dejó al ser designado ministro (que, como presidente de la mesa de edad, le ha hecho entrega este jueves de la vara de presidenta de la Diputación). El mismo recorrido había seguido su predecesor, José Montilla, que simultaneó la alcadía de Cornellà y la Diputación antes de poner rumbo al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Marín se convierte así en la segunda mujer que preside esta institución, después de Mercè Conesa, exalcaldesa de Sant Cugat del Vallès, del PDECat.