19 feb 2020

Ir a contenido

NOMBRAMIENTO EN LA JUNTA

Enric Millo, nuevo secretario de Acción Exterior de Andalucía

El exdelegado del Gobierno en Catalunya representará al Ejecutivo andaluz ante la UE

El PSOE reprocha que el PP convierta la Junta en un "cementerio de elefantes" de los cargos caídos en las elecciones

Julia Camacho / Júlia Regué

Enric Millo, exdelegado del Gobierno en Catalunya

Enric Millo, exdelegado del Gobierno en Catalunya / ACN / RAFA GARRIDO

El exdelegado del Gobierno en Catalunya durante la era de Mariano Rajoy, Enric Millo, será el nuevo secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía, según han confirmado fuentes del ejecutivo regional. Millo, una de las figuras más cuestionadas por el independentismo durante los incidentes que rodearon la consulta del 1 de octubre de 2017, estará adscrito a la Consejería de Presidencia, en manos del PP. Y tendrá rango de viceconsejero.

El nombramiento se ha producido a propuesta del presidente de la comunidad, Juanma Moreno, según ha adelantado el diario 'Ara' y ha confirmado este diario. El exdirigente del PP catalán, que quedó fuera de las listas autonómicas, municipales y europeas, representará ante la Unión Europea al Gobierno andaluz, conformado por el PP y Ciudadanos y apoyado por Vox, con quien la formación conservadora suscribió un acuerdo de investidura. Entre otros cometidos también tendrá que encargarse de las relaciones con otras comunidades autónomas.


Su declaración ante el Tribunal Supremo en el juicio del procés le valió no pocas críticas del independentismo. En su comparecencia, aseguró que los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil le transmitieron “testimonios estremecedores” acerca de la situación “difícil y compleja” que vivieron esos días. “No era nada fácil, pude ver dedos rotos, alguna fractura de piernas, un chaleco antibalas rajado de extremo a extremo, y esto con una uña no se puede hacer, hay que utilizar un objeto punzante”, detalló entonces. Sus palabras más polémicas fueron cuando relató lo que consideró la “trampa del Fairy en la que habían caído los agentes: el vertido de “detergente en la entrada de un colegio para que cuando los policías entraran, resbalaran, cayeran y luego les patearan en la cabeza”. Unas declaraciones que le valieron numerosos insultos en redes sociales.

En la comunicación oficial de la Junta de Andalucía, se limitan a resaltar su trayectoria profesional, que incluye actividad tanto en el sector privado como en el público. Así, además de la Delegación del Gobierno de España en Catalunya (2016-2018), Millo Rocher ha pasado por la delegación territorial de la Consejería de Trabajo de la Generalitat en Girona entre los años 1991 y 1995. Asimismo, ha sido diputado en el Parlament de Catalunya, donde ha desempeñado distintos cargos, y hasta su nombramiento ejercía como economista, asesor y consultor.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del ejecutivo andaluz --adelantada este martes para que Moreno Bonilla pudiera acudir al comite ejecutivo nacional del PP--, el consejero de Presidencia y hombre fuerte del PP andaluz, Elías Bendodo, ha justificado el nombramiento atendiendo a su dilatada experiencia y trayectoria laboral. Millo era el candidato, ha dicho, con "la mejor cualificación". Tras hacerse público el nombramiento, Millo se ha referido en las redes sociales a su nuevo puesto agredeciendo la confianza del presidente andaluz y apuntando que será un "gran reto profesional y político que afronta con ilusión y voluntad de servicio público" tanto "a Andalucía como al conjunto de España".

Las críticas al nombramiento no se han hecho esperar. Desde el PSOE andaluz, el exvicepresidente Manuel Jiménez Barrios lamentó que el gobierno que preside Juan Manuel Moreno Bonilla trate de convertir la Junta de Andalucía “en un cementerio de elefantes de los caídos del PP en las diferentes elecciones” tras el “varapalo” de los votantes y reprochó que se designe a una de las personas que participaron en unas circunstancias que contribuyeron a tensionar al país. “El PP vive en estos momentos una crisis potente y tiene un problema de ubicación de su gente”, subrayó, cuestionando que “no hubiera ningún andaluz para poder nombrarlo en este gobierno de la propaganda y las realidades virtuales”.  “¿No había otra persona más adecuada que quien ha tenido un protagonismo importante en la gestión del 155 del gobierno del PP en Catalunya, uno de las situaciones fundamentales que propiciaron la crispación actual en nuestra sociedad?”, se lamentó.