Ir a contenido

Millo asegura que policías cayeron en la "trampa del Fairy" el 1-O

El exdelegado del Gobierno asegura que se vertió detergente ante los colegios para que los agentes cayeran y después golpearlos

Asegura que concentrados recurrieron a "artes marciales" para atacar a las fuerzas de seguridad del Estado

El Periódico

Enric Millo entra a declarar al Supremo, este martes.

Enric Millo entra a declarar al Supremo, este martes. / EFE / FERNANDO ALVARADO

El exdelegado del Gobierno, Enric Millo, ha cerrado filas en su declaración en el Supremo con la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O y ha señalado que en días posteriores les visitó para conocer de primera mano cómo habían vivido aquella jornada, ante lo que oyó "testimonios estremecedores" ya que tuvieron que afrontar una situación "difícil y compleja", cumpliendo con su deber de manera "ejemplar".

 [Siga aquí el juicio del 'procés' en directo con 'streaming']

"No era nada fácil, pude ver dedos rotos, alguna fractura de piernas, un chaleco antibalas rajado de extremo a extremo, y esto con una uña no se puede hacer, hay que utilizar un objeto punzante", ha detallado Millo.

Un agente también le contó que había caído en la "trampa del Fairy: verter detergente en la entrada de un colegio para que cuando los policías entraran, resbalaran, cayeran y luego les patearan en la cabeza".

Reacción de Marchena

Ahí, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, ha tenido que parar al testigo ante el murmullo en la sala: "Forma parte de la normalidad más absoluta que la declaración del testigo pueda no gustar... pero lo que yo les pido por favor a todos los que están hoy en esta sala es que eviten las muestras de aprobación y desaprobación".

Según Millo, los agentes también relataron que algunos de los concentrados para entorpecer la labor policial emplearon "artes marciales" para golpearles, también en la nunca.

Por el contrario, ha negado que días después al 1-O pidiese disculpas en una entrevista por la actuación policial: "Nada más lejos de mi voluntad".

A su juicio, se desnaturalizó su mensaje, con el que realmente se disculpaba ante los ciudadanos que participaron el 1-O "engañados por su gobierno" y se encontraron "una situación totalmente desagradable", algo que debía haber hecho Puigdemont, el "único responsable" de todo aquello.

Durante la declaración de Millo, la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) ha vuelto a difundir este martes en redes sociales un vídeo en el que se aprecia que "sí hubo patadas en la cabeza a guardias civiles" por parte de grupos afines al independentismo.

"Sí; sí hubo patadas en la cabeza a guardias civiles", ha comentado en su cuenta de Twitter Aprogc, asociación profesional con representación en el Consejo de la Guardia Civil.

En el tuit se enlaza a un vídeo con la actuación de la Guardia Civil en el centro de votación de Sant Esteve de Sesrovires, lo que derivó en varias detenciones días después por los delitos relacionados con atentados contra la autoridad, resistencia, desobediencia y amenazas.

La Guardia Civil informó que el 18 de octubre se había identificado y detenido a un hombre de 22 años como el autor de la patada que el 1-O por la tarde propinó contra un agente del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) que estaba procediendo al arresto de un individuo que, a su vez, también acababa de propinar una patada a otro guardia civil que había caído al suelo.