24 sep 2020

Ir a contenido

El PSOE da el vuelco al Senado en las elecciones generales del 28-A y arrebata la mayoría absoluta al PP

ERC se impone en Catalunya con 11 escaños, por tres del PSC y dos de JxCat

Rafa Julve

Papeletas para votar en las elecciones generales del 28-A.

Papeletas para votar en las elecciones generales del 28-A. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

El Senado es a la política española lo que el Ayuntamiento de Boston a la arquitectura. El segundo, como bien recuerda el ácido y genial Michel Houellebecq en 'Serotonina', es considerado por el portal 'Virtual Tourist' como el más horripilante del mundo. El primero siempre es el patito feo de las Cortes, el hermano opacado por el atractivo Congreso y al que no hay aliciente que le saque de la depresión. Ni el papel clave que jugó en octubre del 2017 para que se aplicara el artículo 155 de la Constitución en Catalunya disparó el interés por él durante la campaña, pero resulta que acabó deparando uno de los resultados más llamativos de la jornada electoral: el PSOE triplicó sus resultados del 2016 y se hizo con la mayoría absoluta que antes tenía el PP, arrojado a un nefasto resultado como en la Cámara baja. 

► Elecciones generales 2019: últimas noticiasen directo

Con el 99% escrutado, la suma de los 208 senadores en juego más los 58 que ya están designados por los parlamentos autonómicos (266 en total) sitúa al PSOE como partido más representado (139 senadores: 121 elegidos ayer y 18 escogidos en las cámaras regionales) y lanza al PP a los abismos de la irrelevancia al pasar de los 150 asientos de hace tres años a 75 (56 + 19). Tampoco fue un buen día para Unidas Podemos, que se quedó con el contador a cero, incluido en Catalunya, donde perdió las cuatro plazas que había obtenido en las anteriores elecciones. 

El caso catalán

Y es que el caso catalán también reviste un dato reseñable: de las 16 plazas que había en juego en esta comunidad para la denominada Cámara de representación autonómica, 11 las ocuparán candidatos de ERC, cuatro serán para el PSC y dos se las llevará Junts per Catalunya. Como cabía esperar dado que Esquerra ya logró 11 senadores en la anterior cita con las urnas, su cabeza de cartel, el 'exconseller' Raül Romeva, ahora juzgado en el Tribunal Supremo por el 'procés', logró un puesto como senador, al contrario que el también 'exconseller' Lluís Puig, abanderado de la lista de Carles Puigdemont en Barcelona y que se marchó a Bruselas con el 'expresident' para evitar su encarcelamiento. Él no, pero Josep Maria Matamala (amigo íntimo de Puigdemont) por Girona y Maria Teresa Rivero por Lleida sí han logrado los neoconvergentes entrar por la puerta delantera en la Cámara alta (con dos senadores que se suman a los dos que tienen por representación autonómica). En el anterior intento fracasó el televisivo Mikimoto. 

También se han desquitado en esta ocasión los socialistas catalanes. Venían de haberse quedado en blanco y ahora contarán con tres escaños, el primero, el del filósofo y expresidente de Federalistes d'Esquerres Manuel Cruz, que en el 2016 fue el número dos de Meritxell Batet al Congreso. 

Resto de autonomías

En cuanto al resto de comunidades autónomas, el color rojo socialista vuelve a predominar. El azul popular solo brilla en Castilla y León. En Murcia y en Galicia hay un empate entre ambas fuerzas y en Euskadi vuelve a imponerse el PNV. En Navarra, la victoria ha sido para la coalición Navarra Suma (PP-Cs-UPN).