04 abr 2020

Ir a contenido

MITIN EN TARRAGONA

Casado avisa de que pondrá "orden" para que España "no sea un apartheid"

El líder del PP vuelve a exigir a Sánchez un 'cara a cara' al margen de los debates a cuatro en RTVE y Atresmedia

Júlia Regué

Pablo Casado, el pasado 11 de abril, en el inicio de la campaña electoral del PP.

Pablo Casado, el pasado 11 de abril, en el inicio de la campaña electoral del PP. / DAVID CASTRO

Pablo Casado ha aterrizado este lunes en Tarragona para dejar claro que su propósito es llegar a la Moncloa para "poner orden en Catalunya" y evitar un "apartheid en España". "Catalunya nunca ha sido independiente y conmigo de presidente del Gobierno nunca va a serlo", ha prometido ante un centenar de simpatizantes, al ritmo de una cacerolada de protesta de algunos vecinos.

El líder del PP se ha erigido como la derecha "moderada, tranquila e imparable", preparada para poner fin a una Catalunya "secuestrada por aquellos que quieren romper la convivencia que con esa endogamia xenófoba. "Cuando decimos que queremos recuperar la legalidad en Catalunya no lo decimos con una amenaza de opresión, todo lo contrario, lo decimos como una oferta de liberación", ha apuntado.

En una circunscripción en la que el PP ve peligrar su escaño en el Congreso, ha cargado con dureza contra Pedro Sánchez para evitar una fuga de votos hacia Ciudadanos y Vox. "Su disfraz de moderación ya no engaña a nadie, es usted el presidente más radical, más prepotente y más extremista que ha tenido la historia democrática de España", ha insistido, y ha vuelto a hurgar en sus posibles aliados, a los que ha tachado de "terroristas y golpistas confesos".

'Cara a cara'

Casado ha reinterpretado los 21 puntos de Pedralbes y ha disparado contra la negativa del líder del Ejecutivo de celebrar un 'cara a cara', al tiempo que se sienta a dialogar con Quim Torra. "¿Por qué Sánchez no quiere debatir en un 'cara a cara? Porque voy a volver a preguntarle si indultará a los golpistas y no puede decir que no porque ya lo hizo, el general Armada", ha resuelto, potenciando un argumento que lanzó su candidata por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, en el debate de RTVE. 

"Quiero debatir con usted como se ha hecho siempre entre el líder de la oposición y el presidente del Gobierno, con una cuestión que le debería animar más en esta ocasión, que le saco 50 escaños en el Congreso, que es usted el presidente más débil de la democracia", se ha envalentoda, y ha dicho estar dispuesto a hacerlo "cuándo quiera, cómo quiera y dónde quiera". "Elija la televisión, el formato, el presentador, los bloques, pero dé la cara, no sea tan cobarde", ha añadido, y ha confirmado sus asistencia al debate de RTVE y en Atresmedia el martes día 23.

Reparto de carteras

A modo de reparto de carteras ministeriales, ha emplazado a los asistentes a imaginarse un Gobierno "con Iglesias de ministro del Interior, con Puigdemont de ministro de Exteriores, con Torra de ministro de Administraciones Territoriales, y con Otegui de ministro de Justicia".

El dirigente popular ha sacado a relucir sus propuestas estrella para Catalunya: la prohibición de indultos a condenados por rebelión y sedición, la ley de lenguas -para que el castellano sea lengua vehicular en la escuela y administración-, una ley de símbolos -que prohíba insignias independentistas en el espacio público-, un refuerzo de la ley de financiación de partidos políticos para cortar subvenciones "a los que atenten contra la unidad y los intereses de la nación", una reforma del Código Penal para volver a tipificar como delito la convocatoria de referéndum ilegal y una reforma de la ley de partidos. 

También ha repasado sus políticas de vivienda y ha asegurado que eliminará el impuesto de actos jurídicos de las hipotecas, al tiempo que ha patrocinado su ley 'antiokupas', presentada junto a Xavier García Albiol en Badalona.