Ir a contenido

FORO PRIMERA PLAN@

Asens: "Somos el voto útil del independentismo sensato"

El candidato de En Comú Podem participa en el ciclo de conferencias que organiza EL PERIÓDICO con los cabezas de lista catalanes de cara al 28-A

Roger Pascual

Jaume Asens asiste a Primera Plan@: Hay que recuperar la memoria democrática, republicana y antifascista. / ZML

En Comú Podem parte en esta campaña como el defensor del título, aunque las encuestas les sitúan muy lejos del triplete. Mucho ha cambiado el panorama político a todos los niveles desde su doble victoria en Catalunya en las generales del 2015 y el 2016, capitaneadas por Xavier Domènech. Aunque la gran obsesión de los 'comuns' no es el triunfo local el 28-A, sino mantener la alcaldía de Barcelona el 26-M, buscan ahora, con Jaume Asens como abanderado, remontar los sondeos agoreros. "Somos el voto útil del independentismo sensato", ha sentenciado el teniente de alcalde de Barcelona en el foro Primera Plan@ de EL PERIÓDICO durante su intervención en el ciclo de conferencias que los cabezas de lista de los partidos catalanes ofrecen de cara a las generales.

Con la mirada puesta en la defensa de Barcelona, la joya de la corona, los 'comuns' han decidido afrontar este carrusel electoral con el lema de "tres elecciones, una campaña". El 28-A es solo el partido de ida de una eliminatoria donde el resultado final, clave para el futuro de la confluencia, se tendrá que leer tras el 26-M. En esta primera contienda, ERC y PSC, las dos formaciones que lideran las encuestas y con las que En Comú Podem tienen frontera electoral, están siendo las principales dianas de sus ataques.

Ruleta rusa

"Estamos en una ruleta rusa donde puede pasar cualquier cosa. Hay una amenaza real de que Franco pase del Valle de los Caídos a la Moncloa", ha advertido el cabeza de lista de los 'comuns', afeando a los republicanos que se muevan en función del cálculo electoral. "ERC no nos parece muy creíble (...). Votar a ERC es tirar una moneda al aire". 

Tras señalar que la declaración de Pedralbes era un buen inicio para el acercamiento entre el gobierno catalán y español, Asens ha lamentado la "irresponsabilidad de ambos lados" hiciera saltar por los aires la mesa de diálogo. El abogado ha acusado a posconvergentes y republicanos de tumbar los presupuestos por su duelo por la hegemonía independentista ("la competición entre ERC y PDECat va en detrimento de todos") y a Pedro Sánchez de romper la baraja por miedo a la manifestación (después fallida) de Colón. "La foto de Colón le hizo temblar las piernas al PSOE y por eso estamos hoy aquí". En este sentido, el teniente de alcalde barcelonés ha considerado que sería "un error" que los socialistas prefirieran una nuevas elecciones a negociar con los republicanos. 

Sin líneas rojas

Asens, al que se ha visto cómodo en este formato de conferencia, ha hecho bandera del diálogo y de la negociación. Sin líneas rojas. Por eso ha reconocido que su propuesta del doble referéndum, uno sobre la independencia en Catalunya, y otro sobre la monarquía en España, tampoco sería una exigencia irrenunciable para una investidura. "No es bueno ir con líneas rojas. No nos presentamos con líneas rojas". 

"Solo hay una forma de conseguir la independencia: negociar con el Estado", ha asegurado, a la vez que descartaba la otra vía histórica que ha conducido a la independencia, "la guerra". Su hoja de ruta hacia el referéndum catalán pasaría primero por una ley de la claridad, como en Quebec. "Es la solución más limpia y democrática al conflicto", considera. Una propuesta que Miquel Iceta lanzó al aire en la ponencia del último congreso del PSC, en el 2016, pero que finalmente no llegó a debatirse tras las críticas recibidas. "El PSC ha renunciado a que Catalunya sea una nación, cosa que reivindicaba al 2012. Defendemos el socialismo de Pasqual Maragall. Lamentamos que la plurinacionalidad haya desaparecido del vocabulario del PSC", ha reflexionado antes de criticar también que el PSOE ya no hable de federalismo. En este punto ha lamentado que los socialistas no hagan una oferta concreta en esta línea porque "en muchas ocasiones detrás de un independentista hay federalistas frustrados".

Muy crítico con el "independentismo mágico", ha denunciado cómo, a su parecer, se está distorsionando la figura de Lluís Companys. "Lo tienen secuestrado. No dice lo que quieren que diga", ha asestado a los partidos separatistas, recordando el día en el que 'expresident' se levantó en el Congreso y gritó "viva España" después de que se aprobara el Estatut y que consideraba que España no podía avanzar sin Catalunya, y al revés, porque están interrelacionadas

Su papel en la marcha de Puigdemont

Los 'comuns' intentan potenciar el papel de activista de Asens, remarcando que también ayudó a la acusación popular en los casos Bárcenas y Palau, aunque sin ocultar que asesoró a Carles Puigdemont y a su Govern cuando se plantearon su marcha de Catalunya. Preguntado sobre este punto por Enric Hernàndez, director de EL PERIÓDICO, ha querido aclarar qué papel jugó en la marcha del 'expresident' a Bruselas. "Las semanas previas había un clima de crispación muy grande. Cené con mi amigo Toni Comin y le dije 'terminaréis todos en prisión'. Mi consejo fue ese: 'busca un país y habla con un abogado'. Esa fue mi única intervención".

"¿A qué candidatura recomienda que votemos los independentistas?"

[Respuesta a la pregunta del lector Roger Obon] 

"A nosotros. Defendemos el republicanismo de las cosas concretas, no de la gesticulación. Tenemos un aliado estatal que permite cambiar las reglas del juego. Están bien los tuits ingeniosos, pero la política se mide en resultados. Y estos se consiguen desde el gobierno. Le diría que la única formación catalana soberanista que puede estar en el Gobierno somos nosotros. Somos el voto útil del independentismo sensato. Somos los que podemos impulsar una reforma del Código Penal que pueda comportar la libertad de los presos y el retorno de los exiliados. A ese independentista le diría que solo hay dos formas de lograr la independencia: la guerra, que está descartada, y el pacto. Nosotros somos la garantía que algún día alguien esté dispuesto a negociar un referéndum".