Ir a contenido

CONCENTRACIÓN EN LA PLAZA DE COLÓN

PP, Cs y Vox flaquean en su manifestación contra Sánchez

La Delegación del Gobierno cifra en 45.000 los asistentes frente a los 200.000 de los organizadores

Casado, Rivera y Abascal se fotografían por primera vez juntos y exigen la convocatoria de elecciones generales

Pilar Santos / Madrid

Vista desde la calle de Génova de la manifestación en la plaza de Colón de Madrid.

Vista desde la calle de Génova de la manifestación en la plaza de Colón de Madrid. / AP / ANDREA COMAS

A veces después del subidón que generan las expectativas llega el bajón de la realidad. Es lo que les ha pasado este domingo en Madrid a PP, Ciudadanos y Vox, los tres partidos que llamaron a los españoles a protestar en la plaza de Colón contra Pedro Sánchez por su diálogo con la Generalitat de Catalunya. A la espera del recuento en las urnas, las derechas quisieron medir sus fuerzas en la calle y el resultado no fue el esperado. Los populares, incluso, llegaron a fletar autobuses gratis desde toda España para viajar a la capital.

La habitual guerra de cifras se volvió a repetir. La Delegación del Gobierno afirmó que habían participado 45.000 personas; Ciudadanos, en un primer momento, dijo 50.000, pero apenas unos minutos después acordó con el PP en informar de que los asistentes habían sido más: 200.000. Unos números, en todo caso, muy alejados de los que consiguió Mariano Rajoy cuando apoyó a la Asociación de Víctimas del Terrorismo para protestar contra José Luis Rodríguez Zapatero por negociar con ETA. En junio del 2005, reunió a 850.000 personas, según los cálculos del Ayuntamiento, gobernado por los populares entonces. 

Una foto de familia complicada

La concentración, organizada por populares y naranjas con el lema ‘Por una España unida. ¡Elecciones ya!’, se cerró con la primera fotografía conjunta de sus líderes, Pablo Casado y Albert Rivera, con el presidente de Vox, el ultra Santiago Abascal. Eso sí, no posaron los tres juntos en el escenario, algunos dirigentes se colocaron estratégicamente entre ellos y después los partidos dieron versiones contradictorias sobre lo que habían planeado para esa "foto de familia". Los tres estuvieron acompañados por representantes de las otras cuatro formaciones (UPN, Foro Asturias, Par y UPyD) que también subieron al estrado de la plaza de Colón para mostrar una imagen de unidad contra Sánchez. Manuel Valls, el candidato apoyado por Cs a la alcaldía de Barcelona, prefirió no salir en esa imagen y se quedó abajo. Inés Arrimadas no llegó a ir a Madrid por "problemas con el vuelo", informó su equipo.

La plaza se empezó a llenar a las diez de la mañana, dos horas antes del inicio de la concentración. “Hoy no es cuestión de partidos, es cuestión de banderas. ¡Es un día para emocionarse con la bandera que nos ampara y nos protege!”, exclamó por megafonía el dinamizador de la protesta, el 'dj' Carlos Moreno, alias ‘el Pulpo’.

El manifiesto

Pasadas las doce, tomaron la palabra tres periodistas que fueron los encargados de leer un manifiesto consensuado por PP y Ciudadanos, que los eligieron a ellos como representantes de la "sociedad civil". Carlos Cuesta, María Claver y Alberto Castillón pidieron la convocatoria de elecciones para poner freno a la "deriva suicida" en la que consideran que ha entrado el jefe del Ejecutivo al intentar negociar los Presupuestos de 2019 con ERC y PDECat. Los 12 minutos que duró el mitin de los tres oradores incluyeron varias informaciones erróneas, entre otras algunas que no tuvieron en cuenta que el viernes el Gobierno dio por roto el diálogo con los independentistas tras una intensa semana en la que la Moncloa había llegado a anunciar que aceptaba la figura de un "relator" para organizar las reuniones entre los soberanistas y el PSC.

Un ejemplo. El manifiesto señaló que Sánchez “cedió al iniciar unas negociaciones para aprobar los Presupuestos ofreciendo a cambio la soberanía nacional”. El Ejecutivo aseguró el viernes que rompía con el PDECat y ERC porque ambas formaciones mantenían su exigencia de hablar del "derecho de autodeterminación", algo que el Gobierno rechaza, razón por la cual ambos partidos presentaron enmiendas a la totalidad de las Cuentas.

Y otro ejemplo de ‘fake news’. “Sánchez cedió al aceptar las 21 condiciones de Torra”, se leía en el texto. El presidente no ha aceptado el documento de la Generalitat y la relación entre ambas partes se ha roto, al menos por ahora.

Fuentes del PSOE celebraron que la convocatoria fuera "un fracaso" porque demuestra, en su opinión, que "las ideas unen, la crispación, no". El jefe del Ejecutivo, en un mitin en Santander, se quejó de que el PP no se comporte con la misma "lealtad" que él tuvo con Rajoy cuando aplicó el 155.