Ir a contenido

JxCat se encomienda a Puigdemont, que insiste en no dar un "cheque en blanco" en Madrid

La lista posconvergente se autodefine como la auténtica unidad

El 'expresident' marca como objetivo recuperar un grupo parlamentario en el Congreso

Fidel Masreal

JxCat se encomienda a Puigdemont, que insiste en no dar un "cheque en blanco" en Madrid

EFE

No es candidato pero es el auténtico líder de la campaña electoral de Junts per Catalunya (JxCat)Carles Puigdemont, en un mansaje grabado, cerró el mítin de Manresa de la candidatura independentista, con dos mensajes con los que se pretende marcar distancias con el principal rival, ERC: la lista de JxCat es la unidad y la que mantendrá la exigencia en Madrid, negándose a firmar un "cheque en blanco" y poniendo lineas rojas. Todo en un acto sin ninguna propuesta programática concreta.

"No llevaremos un cheque en blanco en el bolsillo cuando vayamos a Madrid", avisó Puigdemont. "Somos los de las garantías para Catalunya, con las lineas que no dejaremos que se pisen, que no son negociables", añadió. Laura Borrás habló de lineas rojas como la lengua, la escuela catalana, TV3, Catalunya Ràdio ("Catalunya es esto", aseveró) y la defensa de las libertades.

Este es el mensaje insistente con el que JxCat trata de desmarcarse de la actitud más abierta de ERC cara a la próxima legislatura en las Cortes. Así, el candidato Jordi Sànchez, en un texto leído por la número dos Laura Borràs, insistía en ir a Madrid a defender la autodeterminación y a combatir el "nacionalismo rancio" en el que incluyó tanto a Vox como al PSOE "que también tiene mucho de nacionalismo español y rancio".

La unidad sin unidad

Y pese a que no existe -es una evidencia- unidad independentista, JxCat se atribuye ser la lista de la unidad. "La unica lista realmente unitaria, abierta y transversal es la lista de JxCat", proclamaba Francesc de Dalmases, diputado. Míriam Nogueras, candidata, también sacaba pecho afirmando que la suya es la lista que "más miedo da en Madrid". 

Puigdemont acabó con un mensaje en clave interna: reclamando votos útiles para lograr algo que ha perdido la posconvergencia en Madrid fruto de su progresivo declive electoral: tener grupo parlamentario propio.