CONSEJO DE MINISTROS

Sánchez pide a los catalanes que el 28-A elijan política y no lazos

El presidente apela a la "amplia mayoría" que prefiere soluciones a la crispación

El Gobierno defiende que ha sido "diligente", en contra las críticas de PP y Ciudadanos

Pedro Sanchez bromea con los primeros ministros  eslovaco,  belga, holandés,  luxemburgués, sueco y letón mientras posan en la foto de familia del Consejo Europeo, este viernes en Bruselas. 

Pedro Sanchez bromea con los primeros ministros  eslovaco,  belga, holandés,  luxemburgués, sueco y letón mientras posan en la foto de familia del Consejo Europeo, este viernes en Bruselas.  / JULIEN WARNAND / EFE

Se lee en minutos

Iolanda Mármol / Juan Ruiz Sierra

El Gobierno confía en que la polémica de los lazos amarillos no contamine la campaña electoral ni engrose el resultado de los partidos que han rentabilizado hasta ahora el pulso de los independentistas al Estado. Desde Bruselas, Pedro Sánchez pidió este viernes a los catalanes que den un “paso al frente” el 28-A en pos de la política: insistió en que las legislativas son una oportunidad para elegir la convivencia en lugar de atrincherarse en el conflicto.

A nadie se le escapa que el Ejecutivo prefiere que el pulso de Quim Torra al Estado no se convierta en el tema estrella de una campaña en la que los socialistas pretenden hacer girar en torno a la elección entre el futuro, encarnado por Sánchez, o las derechas nostálgicas unidas en el magma PPCiudadanosVox. En la Moncloa son conscientes de que el conflicto catalán da alas a sus adversarios y observan con atención como la polémica no se disipa, sino que aumenta con las sucesivas pancartas del 'president' en el palau de la Generalitat.

A cinco semanas para las generales, Sánchez evitó explicar si teme que los lazos reaviven el conflicto sobre la unidad de España y erosionen las buenas expectativas del PSOE para el 28-A. Su respuesta fue, en realidad, un llamamiento a los catalanes para que voten a favor de las respuestas políticas y no del repliegue provocador.

Resolver o enquistar

“Si hay una oportunidad que representa eso, el próximo 28 de abril es que haya una amplia mayoría de catalanes y del conjunto de españoles que demos un paso al frente y apostemos por la política como solución, un instrumento para resolver los conflictos y no agravarlos, y mucho menos para enquistarlos como desgraciadamente se ha hecho estos últimos años, y en particular en los últimos meses, partidos de distinta índole, que están en enquistar el problema, seguir justificando sus propuestas políticas en base a la confrontación”, respondió desde la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo.

No les concedió el placer de llamarles por sus nombres, no habló de pronósticos electorales. Pero se mostró convencido de que existe una “amplia mayoría de ciudadanos que quieren pasar página y centrarse en las soluciones” tras una década de conflicto. A ellos apeló. Volvió a repetir que “la independencia no se va a producir” y que es algo que “sabe la derecha y sabe el independentismo”. Desde ese convencimiento expresó su deseo de que la apuesta por la política se traduzca en un buen resultado en las urnas.

PSC ¿primera fuerza?

El equipo de Sánchez trabaja desde hace semanas con la expectativa de volver a ser primera fuerza en Catalunya en las elecciones legislativas, una plaza que en los dos anteriores comicios generales conquistaron los ‘comuns’. El declive que las encuestas pronostican a Podemos y sus confluencias y el ‘efecto Sánchez’ en la Moncloa, analizan, podrían llevar al PSC a la primera posición el 28-A. Fuentes gubernamentales indican que la elección de Meritxell Batet como cabeza de lista por Barcelona en lugar de otros nombres como Josep Borrell con perfil más duro puede estimular al votante moderado hastiado con la crispación.

Te puede interesar

PP y Ciudadanos, que han atacado al Gobierno de no actuar de forma más contundente contra Torra, criticaron este viernes a Torra. El abogado del Estado Edmundo Bal, fichado por Cs, le acusó de  "reírse" de los españoles.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, defendió el comportamiento del Ejecutivo. "El Gobierno ha sido absolutamente diligente y eficaz. No ha habido ninguna pasividad", explicó. "¿O están pidiendo una injerencia en el procedimiento electoral?" planteó en su comparecencia en la Moncloa tras el Consejo de Ministros.