Ir a contenido

elecciones generales

Ciudadanos ficha al abogado del Estado purgado por defender que hubo rebelión en el 'procés'

Edmundo Bal afirma que lo "cesaron porque querían que mintiera"

Casado plantea el 28-A como un plebiscito para frenar el independentismo

Á. V. / J. C.

Ciudadanos ficha a Edmundo Val, el abogado del Estado cesado por el Gobierno de Sánchez por el 1-O. / FERNANDO ALVARADO (EFE / VÍDEO: EFE)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dado este domingo un golpe de efecto al anunciar la incorporación del abogado del Estado Edmundo Bal a las listas de la formación como número cuatro por Madrid para las elecciones generales del 28 de abril. Bal fue destituido como jefe de lo Penal de los Servicios Jurídicos del Estado por defender que había que acusar por un delito de rebelión a los líderes independentistas que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo. La Abogacía del Estado les acusó finalmente de sedición.

Durante un acto de la formación para presentar a sus candidatos por Madrid, Bal tomó la palabra para lamentar haber sido noticia en los periódicos "por cumplir con la obligación de una persona honrada". "Me cesaron porque quería que mintiera y me negué", afirmó. En un tono apasionado, habitual en él, el flamante candidato aseguró que "España se encuentra muy mal, muy baja de valores". "El que cumple su obligación, tendría que hacerlo sin miedo, trabajando por el país", como él ha hecho hasta ahora como abogado del Estado, y hará "desde otro lugar mucho más relevante". En su opinión, Cs llega a "cambiar las cosas" con "un proyecto que va a unir ciudadanía con política y a los distintos sectores de la vida española para trabajar por los que piensan" como ellos y los que no.

Rivera, que calificó a Bal de "héroe", destacó que "la principal labor de un líder es rodearse de gente buena y trabajadora". "La purga de (el presidente del Gobierno, Pedro) Sánchez es echar a gente como Bal y luego pactar con (el presidente de la Generalitat, Quim) Torra. Sánchez tiene de aliado a Torra y yo tengo en mi equipo a Edmundo Bal", se jactó. "¿Os imagináis a Bal concediendo indultos a los que han intentado cargarse este país? ¿Os imagináis a (Inés) Arrimadas negociando y pidiendo perdón bajo una pancarta que pone presos políticos? ¿Me imagináis a mí sentado con Torra y poniendo un mediador?, se preguntó Rivera, informa Europa Press.

O PP o independentismo

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, calificó este domingo desde Málaga de "sonoro pinchazo" la manifestación independentista del sábado en Madrid, asegurando que ha permitido comprobar la "tolerancia" hacia el planteamiento de las ideas soberanistas. "Pero una cosa es que lo puedan plantear en las calles y otra que tengan claro que legislativamente no se puede producir”, dijo. Por eso, retó al presidente de la Generalitat a acudir al Congreso a defender su proyecto de independencia. Ante el convencimiento de que este escenario no se producirá, el líder de la oposición planteó los próximos comicios generales como un plebiscito "en el que sí votan todos los españoles". "¿No quieren referéndum? El referéndum será el 28 de abril, cuando haya que elegir entre el Gobierno de Frankenstein de Pedro Sánchez junto a los independentistas, Torra, Puigdemont, Batasuna y Podemos o uno del PP rescatando a España de la indignidad de estar a los pies de quienes quieren romper España”, apuntó.

Casado viajó para acompañar a Francisco de la Torre en la presentación de su campaña para la reelección como alcalde de Málaga, la mayor ciudad que gobiernan los populares. Desde allí se refirió a la manifestación independentista de Madrid. "Nos duele ver cómo en el centro de España se está pidiendo la ruptura de la unidad de la nación", dijo. Destacó la asistencia de "60 organizaciones bien subvencionadas" y que "pudieron ver que no hubo ningún altercado, ni 'kale borroka' ni nadie les insultó por llevar esteladas o insultar a la justicia". "Había tolerancia, una sociedad madura que consagra el derecho a manifestarse", dijo, poniendo el foco de sus críticas en la presencia de Carlos Sastre, "terrorista de Terra Lliure" a quien se pudo ver en la cabecera. 

"Fue un escarnio verle en Cibeles, o que vaya a los colegios a hablarles a nuestros hijos del futuro de España. Hay que acabar con el adoctrinamiento educativo y con las ikastolas de los independentistas en Cataluña".

Por eso, prosiguió, "una cosa es que entendamos que haya gente que viene a Madrid a pedir la independencia y otra cosa es que se les ponga alfombra roja desde el Gobierno y el presidente se reúna con ellos en Pedralbes para pactar con ellos 24 medidas”, dijo en alusión al último encuentro entre el líder socialista y el president de la Generalitat. "Está permitido, pero no es admisible”, abundó, resaltando que "por eso hay que desalojar a Sánchez de La Moncloa”.