Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Casado desoye las pullas de Rajoy con el 155

El expresidente y Santamaría subrayan que buscaron el apoyo de PSOE y Cs

La actual dirección destaca que el exjefe del Ejecutivo no aceptó "mediadores"

Pilar Santos

El presidente del PP, Pablo Casado.

El presidente del PP, Pablo Casado. / EFE / JAVIER BELVER

El PP de Pablo Casado prefirió ayer mantener un perfil discreto a la hora de comentar las declaraciones de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en el Supremo. Una muestra de que algunos pasajes de los interrogatorios incomodaron a la actual dirección del partido, que defiende posiciones mucho más duras ante el independentismo catalán que las del Gobierno del expresidente.

Tanto Rajoy como Santamaría incidieron en que en 2017 aplicaron el artículo 155 de la Constitución con prudencia y con el apoyo del principal partido de la oposición, el PSOE, y Ciudadanos. Horas después, el exjefe del Ejecutivo subrayó su «esfuerzo» para conseguir el respaldo de otras formaciones. Una pulla directa a Casado, que llegó a la cúpula del PP tras vencer a Santamaría, que contó con la ayuda silenciosa de su exjefe, en las primarias. A mediados de agosto, el actual presidente de los conservadores empezó a reclamar ya el 155 y en septiembre propuso que el modelo de la intervención debería ser como el del Ulster, esto es, sin límite temporal. 

En Génova, sin embargo, no quisieron darse por enterados de estas críticas. «Casado le propuso al PSOE ir juntos con el 155 y no ha querido», respondió un portavoz. En la sede del PP estaban aliviados por el escaso impacto de las preguntas de Vox, que ejerce la acusación popular, y también porque Rajoy dejó claro que «no aceptó ni mediadores ni intermediarios». El político gallego tuvo que responder varias preguntas sobre el papel que jugó el lendakari Íñigo Urkullu en octubre del 2017, para evitar la intervención de la Generalitat, y le negó la consideración de mediador. También se resistió a hablar en esos términos de su emisario, Pedro Arriola, que mantuvo contactos con el PSOE y un representante del Gobierno catalán para evitar la consulta del 9-N de 2014, tal como desveló EL PERIÓDICO.

Mensajes a Rivera

Pero hubo más torpedos en el Supremo contra el argumentario del actual PP. Tanto Santamaría como Rajoy repitieron casi con las mismas palabras una frase en la que denunciaron el cambio de posición de «algunos», en referencia a Casado, sobre el tipo de 155 que se aplicó. En el 2017, cuando era portavoz del partido, el actual líder del PP no mostró ningún reparo a la manera de actuar del Gobierno y, ahora, cuando está en la oposición y es jefe de filas, subraya que Rajoy se equivocó al buscar el apoyo de PSOE y Ciudadanos. A su juicio, ese hecho hizo que aplicara un 155 más blando y corto de lo necesario. 

Ambos comparecientes no se olvidaron tampoco a Albert Rivera. El máximo dirigente de Ciudadanos ha extremado también su posición con el 155, pese a que en julio del 2017 descartaba utilizarlo: «Sería darle un titular fantástico a [Carles] Puigdemont», afirmaba.