Ir a contenido

JUICIO POR EL 1-O

El soberanismo se manifestará el 16 de febrero en Barcelona

Partidos y entidades consensuan propuestas para mantener la movilización durante el juicio del 'procés'

Júlia Regué

La manifestación en Plaça Universitat.

La manifestación en Plaça Universitat. / CARLOS MONTAÑES

El soberanismo ultima los preparativos para salir a la calle cuando arranque el juicio del 'procés'. Partidos y entidades han consensuado la celebración de una "gran manifestación" el próximo 16 de febrero en la capital catalana, además de una "jornada de protestas" el día 12, fecha en la que arranca la vista en el Tribunal Supremo.

Los partidos independentistas con representación en el Parlament -Junts per Catalunya, ERC y CUP- comparecerán junto a la ANC y Òmnium Cultural para explicar cuáles son sus planes para responder al juicio. Leerán también la nota acordada en la Junta de Portavoces en la que piden la libertad de los encarcelados. 

Asimismo, mostrarán su compromiso con la huelga general convocada por el sindicato minoritario Intersindical-CSC que finalmente ha aplazado el paro previsto para este jueves hasta próximo 21 de febrero para ganar tiempo y hacer que coincida con este ciclo de movilizaciones. La manifestación en Madrid se celebrará el 16 de marzo.

Fuentes conocedoras de estos contactos subrayan que no ha sido fácil configurar estas movilizaciones debido a la contraposición de estrategias de todos los actores. La ANC anunció las manifestaciones en capitales europeas con la campaña 'Self-determination is a right, not a crime', mientras que la entidad presidida por Jordi Cuixart se volcó con el 'Jo Acuso', aunque muestra su apoyo a los encuentros europeos. Los socios de Govern restaron a la espera de recibir y estudiar las propuestas mientras que la CUP se conjuró bajo la plataforma 'Alcemnos'.

La incógnita es conocer cuál será el papel de los Comités de Defensa de la República (CDR), ya que hasta el momento sus alegatos se han dirigido al paro general y han protagonizado acciones por su cuenta, como el arrojamiento de heces a distintos juzgados.