Ir a contenido

Vox insiste en que quiere derogar la ley de violencia de género y expulsar a los 'simpapeles'

El portavoz ultra centra su discurso en la defensa los símbolos nacionales, la religión y las críticas a las normas de "ideología de género"

Moreno pide al partido de Abascal "encapsular" las diferencias entre ambas formaciones para dotar de "estabilidad" al Gobierno

Pilar Santos

El líder de Vox en el Parlamento de Andalucía, Francisco Serrano, durante su discurso. / FOTO: EFE/ JULIO MUÑOZ / VÍDEO: EUROPA PRESS

Hasta ahora habían defendido su ideario en tertulias, en entrevistas, en mítines, pero desde este miércoles, Vox ya tiene una tribuna privilegiada: la del Parlamento andaluz. En ese estrado se escuchó el programa de la primera formación de ultraderecha que ha logrado entrar en las instituciones españolas tras obtener 12 diputados en las elecciones autonómicas de diciembre, unos escaños que han sido clave para que el candidato del PP, Juan Manuel Moreno, se haya convertido en presidente.

Francisco Serrano, el portavoz de Vox en la Cámara autonómica, fue claro. En estos momentos, no tienen mayoría para imponer sus iniciativas. El Gobierno será una coalición entre populares y naranjas con el apoyo externo de los ultras, pero tiempo al tiempo, vino a decir. El partido de Santiago Abascal ha conseguido representación, apuntó, porque ha logrado ocupar el vacío de "españoles indignados" que no encontraban respuestas en otras siglas y llega para quedarse. "Vox no va a renunciar a ninguno de sus planteamientos, incluida la derogación de las leyes de ideología de género", avisó Serrano, que mintió al decir que la norma de violencia de género no ha servido para reducir el número de mujeres asesinadas. Desde que se tienen estadísticas, en el 2003, el número ha bajado de 71 a 47 (2018). Serrano también advirtió de que tampoco dejarán de reclamar la expulsión de los inmigrantes 'simpapeles', por mucho, reconoció, que ninguna de esas dos medidas se incluyeran en el pacto de 37 puntos que cerró con el PP para respaldar a Moreno. Vox aspira a ganar peso en el futuro y llevarlas a cabo en Andalucía y en toda España.

En el cara a cara, el candidato popular respondió que él no va a exigirles que cedan en sus reivindicaciones, aunque les sugirió "encapsular" las discrepancias y fijarse en las coincidencias para dar "estabilidad" a la legislatura.

Más contemporizador con los ultras estuvo Moreno cuando prometió que defenderá "a todos los grupos que sean atacados". Serrano le había pedido que condenara los "ataques" que su formación está sufriendo, se quejó. Se refería a las manifestaciones contra la petición de derogar la ley de violencia de género. 

La referencia a Jesucristo

En su alocución, Serrano destacó el mérito de Vox por haber dado a 400.000 votantes una opción que defiende el himno, la bandera, la cultura, las tradiciones religiosas, la tauromaquia y la caza. «Somos muy diferentes de los radicales extremistas de izquierda, nos basamos en la ideología de un revolucionario que vivió hace más de 2000 años y que basaba toda su doctrina en el amor", en referencia a Jesucristo, declaró.